Cuando apenas faltan unas horas a fin de que Europa lance su misión más ambiciosa al Sol, uno de sus máximos responsables científicos ha explicado a ABC cuáles son los objetivos y qué podemos aguardar de la Solar Orbiter, la nave más completa de cuantas se han mandado hasta el momento cara nuestra estrella. En esta entrevista, Yannis Zouganelis deja totalmente claro que, pese a todo cuanto sabemos, el Sol prosigue guardando abundantes secretos que los científicos todavía no han logrado desvelar. Y ciertos de ellos pueden resultar vitales para nuestra supervivencia.

-¿Qué nuevos datos aportará Solar Orbiter respecto a los de misiones precedentes?

Sabemos muchas cosas sobre el Sol, tenemos muchos modelos y observaciones, mas todos hechos desde cerca de la Tierra. Es verdad que a mediados de los setenta del pasado siglo se lanzaron las 2 misiones Helios, hechas por Alemania y la NASA, y que se aproximaron tanto como lo haremos ahora, mas no llevaban instrumentos ópticos, telescopios.

Y lo mismo sucede con la Parker Solar Probe, lanzada hace solo unos meses por NASA. Esa misión se aproximará al Sol más que ninguna, a «solo» seis millones de km del Sol, mas no lleva cámaras ni telescopios. Es demasiado pequeña para llevar telescopios y va a estar demasiado cerca del Sol para que cualquier cámara resista. Esta, puesto que, será la primera vez que una sola misión, que se aproximará hasta los 42 millones de km del Sol, lleve tanto instrumentos ópticos como sensores de medición de partículas, viento solar, campos magnéticos… Tendremos imágenes del Sol a una resolución jamás vista hasta el momento.

-¿Se podría decir, entonces, que la Solar Orbiter es la misión solar más completa hasta el momento?

Sí. Y esa es una de las razones por las cuales la NASA asimismo está interesada en esta misión europea y se hayan ofrecido a lanzarla desde Cabo Cañaveral. Además de esto, aportan uno de los instrumentos de a bordo, que va a estudiar las erupciones solares. Las dos naves, la Parker Solar Probe y la Solar Orbiter, cooperarán para medir el viento solar en múltiples puntos al unísono. Saber de qué manera se produce y de qué manera evoluciona el viento solar es, exactamente, uno de los principales objetivos de nuestra misión.

-¿Qué género de imágenes va a tomar la Solar Orbiter?

Imágenes en diferentes frecuencias, ultravioleta, rayos X…, para poder estudiar lo que sucede en el Sol en todos y cada una de ellas. Una de las cámaras, además de esto, primero va a tomar imágenes directas de una zona determinada de la superficie solar, y también justo después retratará asimismo los campos imantados en esa zona. En el punto de máximo acercamiento, vamos a tener una resolución de 180 km, la mayor que se ha logrado hasta el momento. Mas lo más esencial no es la resolución de las cámaras, sino más bien el hecho de que vamos a estar tan cerca del Sol que el viento solar y las erupciones no habrán tenido tiempo de mudar cuando las midamos. O sea, las advertiremos en su origen.

-¿Puede explicarlo mejor?

Conforme el viento solar o bien las erupciones se extienden cara la Tierra, se alteran, debido a los efectos de múltiples interactúes, cambios de dirección de las partículas, choques entre ellas, etc. Si las medimos a medio camino, o bien aun más cerca de la Tierra, no las vemos tal como salieron, sino más bien ya muy perturbadas. Jamás hemos podido ver los puntos desde los que parten las erupciones o bien se produce el viento solar. Ahora vamos a poder hacerlo, y equiparar los datos con lo que miden los telescopios más cerca de la Tierra.

-La misión va a estudiar asimismo las máculas solares…

Ya hace 4 siglos que se observan las máculas solares, mas todavía guardan muchos secretos. Una mácula solar es una zona más fría de la superficie, y con un campo imantado más intenso, y eso es parte de el interrogante sobre de qué manera se producen precisamente los campos imantados del Sol, de qué manera marchan, de qué manera se mueven… Al final, las máculas solares son parte de los ciclos de actividad solar de 11 años, y no sabemos por qué razón esos ciclos son como son.

«No sabemos por qué razón los ciclos de 11 años del Sol son como son»

-Las máculas solares se relacionan con las eyecciones de masa coronal, enormes emisiones de plasma que el Sol lanza al espacio y que pueden ocasionar muchos inconvenientes en la Tierra…

Sí. Tampoco sabemos pronosticar en qué momento se generará una eyección de masa coronal. Exactamente, un enorme inconveniente que tenemos con Solar Orbiter es que, para tener mucha resolución en las imágenes, tenemos la obligación de escoger zonas pequeñísimas a fin de que los telescopios las observen. O sea, que para observar una eyección de masa coronal debemos escoger anteriormente una zona en la que creamos que se marcha a generar una erupción solar. Mas no sabemos pronosticar las erupciones, ni dónde ocurrirán.

-O sea, que va a haber que confiar en la suerte…

Si (ríe), va a haber que tener algo de suerte. Vamos a emplear todos y cada uno de los modelos de los que disponemos y confiar en que vamos a poder atrapar una eyección de masa coronal en el instante en que se genera. Y si lo logramos no va a ser por casualidad. Vamos a aplicar cada uno de ellos de los modelos existentes a lo largo de múltiples días y vamos a ver si alguno es adecuado y nos deja observar una erupción solar justo cuando se genera.

-La actividad solar cambia en ciclos de 11 años, mas no se ha observado a nivel científico el Sol a lo largo del tiempo preciso para saber si hay otros ciclos de mayor duración, no se, por servirnos de un ejemplo de 1.000 años…

Si existen ese género de ciclos, en 400 años de observación científica no nos ha dado tiempo todavía de verlos… Mas sí sabemos que, aparte de los ciclos de 11 años, hay otros que se generan cada 22, que deben ver con la inversión de los polos imantados. Y asimismo hemos apreciado que ahora la intensidad de los ciclos de actividad de 11 años se está desgastando. Los 2 últimos ciclos, y en especial el último, han sido los más enclenques de los últimos 200 años. No sabemos por qué razón, ni tampoco si exactamente la misma situación va a seguir en el futuro. Lo único seguro con el Sol es que no podemos estar seguros de nada.

«Lo único seguro con el Sol es que no podemos estar seguros de nada»

-O bien si puede ser la calma que antecede a la tormenta… o sea, a una próxima actividad solar exageradamente fuerte…

Sí, claro… Vimos algo de esta manera en la pasada década de los treinta, con ciclos menores de lo habitual… No tanto como ahora, mas más enclenques de los normal.

-¿Y tras esta calma van a llegar ciclos considerablemente más fuertes?

Bueno, depende. No es seguro. La verdad es que no lo sabemos, y eso asimismo es parte de los objetivos de esta misión.

-Otro objetivo es saber por qué razón la temperatura de la corona solar es considerablemente más alta que la de la propia superficie.

Es cierto. Ignoramos por qué razón la corona solar está tan caliente, más de un millón de grados, en frente de los seis.000 que hay en la superficie. Además de esto, esa temperatura no es exactamente la misma en toda la corona… Es diferente cuando la medimos sobre las máculas solares, no es exactamente la misma si no hay máculas. Y en periodos de mayor actividad solar la cuestión es todavía más difícil.

No sabemos de dónde viene esa temperatura de un millón de grados. Es exactamente el mismo inconveniente que tenemos con el viento solar, el flujo progresivo de partículas que sale del Sol. Meridianamente, la energía precisa para lograr esas temperaturas procede del mismo Sol, y posiblemente las olas imantadas puedan apresurar y calentar estas partículas, mas no sabemos de qué manera. Existen muchas teorías, mas ninguna certidumbre. ¿De qué manera se calienta la corona? ¿De qué manera se acelera el viento solar?

-Creía que el viento procede de todo el Sol y no de partes concretas…

«Hay 2 géneros de viento solar. Uno al que llamamos lento y otro que es el rápido»

Sí, viene de todo el Sol, mas hay 2 géneros de viento solar. Uno, al que llamamos lento, que se mueve a 400 km por segundo, y otro que es el veloz y que viaja al doble de esa velocidad, a 800 km por segundo. El viento solar es algo similar a la evaporación del agua, si bien considerablemente más veloz. El viento solar veloz brota de los polos, al paso que en el ecuador hay de todo. El inconveniente es que conforme el viento solar se distancia, su temperatura debería bajar muy deprisa, y eso no sucede, sino se sostiene. Lo que quiere decir que en el propio viento solar hay una energía que ignoramos, que no sabemos de qué manera se genera. Y tampoco sabemos por qué razón hay un viento solar lento y otro rápido… Consideramos que los dos proceden, como he dicho, de zonas muy, muy diferentes del Sol, mas no podemos estar seguros.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *