El pasado febrero, Disney mostró al planeta el primer «teaser» de «Frozen II». Los entusiastas llevaban tiempo tras la pista de esta secuela esperadísima. Desde ese momento, el estudio ha ido repartiendo los avances, sacando un tráiler oficial en el primer mes del verano y otro en el mes de septiembre. A medida que estas pildoritas iban viendo la luz, los seguidores de Elsa, Ana, Olaf y Kristoff se formaban una idea de lo que depararía esta entrega que reanuda las aventuras de una cinta, la de 2013, que fue un éxito de taquilla. Colectó en verdad unos aplastante 1.274 millones de dólares estadounidenses en el mundo entero. Con este precedente, la firma más poderosa de Hollywood no podía sino más bien continuar la tendencia de sagas que lleva años dominando el mercado. Mucho se ha hecho aguardar la secuela a juzgar por los más de 5 años pasados.Al igual que la primera película, inspirada en el cuento de hadas de 1845 de Hans Christian Andersen «La reina de las nieves», «Frozen II» integra un planeta de personajes de cuentos de hadas y mitología que sirvieron en aquella temporada como parábolas. La historia de la secuela es totalmente nueva y se desarrolla 3 años tras la conclusión de la primera película: Elsa es la reina y su hermana Ana es feliz pues tiene a su lado a sus seres queridos: Elsa, Kristoff (el leñador), Olaf (el muñeco de nieve) y Sven (el reno). El vínculo entre las hermanas es realmente fuerte y totalmente esencial para la historia. Mas los realizadores aseveran que subyace una sensación de inquietud y sofocación que termina empujándolos a vivir una enorme aventura que nos va a dar las contestaciones a todo cuanto no sabemos de los personajes. «Esta cinta tiene más extensión y épica que la primera –dice Chris Buck, codirector al lado de Jennifer Lee–. Mas lo esencial es que al final, las dos encajan perfectamente para formar una historia completa».Esta cinta tiene más extensión y épica que la primera. Mas lo esencial es que al final, las dos encajan perfectamente para formar una historia completaChris BuckEl capo de PixarLa producción de «Frozen 2» tuvo lugar en un instante tumultuoso para el estudio. Jennifer Lee tomó el relevó de John Lasseter, directivo creativo y gran capo de Pixar/Disney que el pasado junio fue acusado de abuso sexual. Lee de súbito había pasado de ser heredera a reina. Si ha sido perjudicial o bien no este contexto es una cosa que se ver´a la luz de las cantidades. De instante, sabemos que las aventuras del reino de las nieves prosiguen desarrollando los poderes mágicos de Elsa y lanzando luz sobre el desgraciado accidente que padecieron los progenitores en el hundimiento de un navío. La visión de Lee y Buck sobre el filme brotó tras un viaje a Noruega, Finlandia y también Islandia para pesquisar en la mitología de estos países. La idea del contraste entre mito y cuento de hadas brotó en algún sitio de Escandinavia. «Los bosques de Noruega y Finlandia desprenden una fantástica sensación de cuento de hadas –afirma Chris Buck–. Islandia, en cambio, es diferente. Sugiere una sensación de riesgo, de algo legendario. Allá nos sentimos pequeñísimos pues es obvio que la naturaleza manda en Islandia».Los bosques de Noruega y Finlandia desprenden una fantástica sensación de cuento de hadas. Islandia, en cambio, es diferente. Sugiere una sensación de riesgo, de algo legendario. Allá nos sentimos pequeñísimos pues es obvio que la naturaleza mandaChris BuckPara Lee, «Ana es el personaje perfecto de un cuento de hadas, es una heroína mas no mágica, exuda optimismo, al paso que Elsa semeja más sacada de una historia mitológica. Ella sí es mágica. Lleva el peso del planeta sobre sus hombros y hace cosas que el resto de nosotros no puede hacer. Además de esto, estos personajes acostumbran a padecer un destino trágico, algo que en verdad podría haberle sucedido a Elsa en la primera película si no fuera por su hermana». Aparte de codirigir la cinta, es autora de un guion que deja bien claro desde el comienzo la llamada interior, la vocación de la reina Elsa: «Intenta ignorarla, mas no consigue silenciarla. Le afirma que hay cosas en su pasado que ignora, le promete contestaciones para saber por qué razón es como es. Semeja ser algo magnífico y enigmático, conque se ve arrastrada a hallar esa voz». Ana va a ser su contrapunto, su protectora.Inclusión y diversidadPara Lee, era esencial dar una visión diferente a la que había creado John Lasseter en 2013. Para ella fue clave el ahínco de colaboración con el equipo, como dar cabida a temas como la inclusión y la diversidad, que aletean de alguna o bien otra forma en el filme. Lee desea recalcar la diferencias entre las hermanas, mas al unísono la historia debía estar conectada con la primera entrega. «Descubrimos este viaje de enorme magnitud mas al tiempo sentíamos que la historia siempre y en toda circunstancia estuvo ahí, solo estaba aguardando a que la descubriéramos y nos sentimos bien con el trabajo que hemos hecho», explica.Según Chris Buck, en «Frozen. El reino del hielo», los personajes habían descubierto el planeta, «intentaban saber quiénes eran. Ahora es tal y como si se hubieran diplomado. Sus vidas semejan ir por el camino adecuado, mas asimismo se preguntan muchas cosas. Había que pesquisar qué es lo que significa para ellos esa nueva etapa de sus vidas. Y de esta manera, el planeta se vuelve un tanto más difícil para nuestros personajes, más descarnado. Hay muchos cambios durante la cinta. El otoño refleja la madurez de nuestros personajes y con el cambio de estaciones llega una nueva y preciosa paleta de colores otoñales que no habíamos explorado jamás. Basta ver los tonos de un solo fotograma para comprender las diferencias entre las dos cintas», concluye.Jennifer lee, una mujer tras el escándaloLa caída en desgracia, amortiguada por una salida a tiempo con la que contrarrestar el escándalo, de John Lasseter pudo haber perjudicado a Pixar/Disney más con seriedad de lo que semeja haberlo hecho. Jennifer Lee (en la imagen), de 48 años, tomó el relevo en el verano de 2018 de Lasseter al frente de la dirección creativa de Disney. Desde ese momento ha introducido pequeños cambios, múltiples proclives a fortalecer la imagen de diversidad y también integración de las producciones. Mas, a nivel de títulos, ha señalado por sostener la línea de continuidad con los proyectos que estaban en marcha. Un caso de ello es este «Frozen II» en el que Lee, además de esto, se siente en su salsa. Y es que en 2013 efectuó el guion y dirigió la cinta original, su segundo trabajo para la compañía tras el texto de «¡Rompe Ralph!». Y para 2020, «Raya y el último dragón» es su gran apuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *