El futuro del viaje
podría estar en
no viajar, o bien cuando menos eso considera All Nippon Airways. La compañía aérea nipona, que es una de la más esenciales de todo el continente asiático, ha creado una línea de robots llamado ANA AVATAR; entre ellos el ‘NewMe’, una versión que dejará viajar sin moverse del sillón.
Tiene un altura de uno con cinco metros, de aspecto afín a una aspiradora mas con una tableta como cabeza, es muy simple mas la compañía tiene altas esperanzas, y espera que revolucione la forma de explorar nuevos destinos o bien visitar a familiares lejanos. El robot reemplazará al pasajero, y en su pantalla va a mostrar la cara del usuario, y por su parte, una cámara de alta resolución van a ser los ojos del viajante, lo que le dejará interaccionar con otras personas.

data-YouTube-vid>

La robótica semeja un negocio extraño para una aerolínea, mas hay múltiples razones por las que podría ser una innovación precisa. Por un lado se reduciría el exceso de visitantes en los puntos turísticos más masificados, y por otra, facilitaría los ‘viajes’ a personas mayores o bien con movilidad reducida, en los dos casos potenciales clientes del servicio para la compañía.
El funcionamiento es sencillo: un empleado de la compañía transportará al robot al destino, y una vez en el sitio podrá ser controlado remotamente desde un móvil inteligente o bien una tableta. Son viajes virtuales en tiempo real y en el planeta real.

Viajes virtuales en tiempo real y en el planeta real

Los ANA AVATAR no van a llegar al mercado hasta el año próximo, mas ya hay otras experiencias de viajes simulados. First Airlines, por servirnos de un ejemplo, es una aerolínea virtual que opera desde una oficina en Tokio a la que llaman el ‘Aeropuerto Internacional de Ikebukuro’.
En este supuesto campo de aviación hay una réplica del interior de una aeronave, con sonido entorno que simula el motor, y en el que se puede probar la sensación de volar en primera clase mientras que se está en tierra. Hay tripulación y se sirve una comida sibarita a los pasajeros. En los últimos diez minutos del ‘vuelo’, unas lentes
de RA permiten
vivir un tour por diferentes destinos turísticos: los ‘viajes’ a N. York, París y Roma con frecuencia están llenos.

Los vuelos virtuales no presentan peligros para aquellos que padecen aerofobia, y es mucho más asequible viajar en primera clase con First Airlines que con una compañía aérea normal: un billete cuesta apenas cuatro.980 yenes (41 euros).

Mas la tecnología que torna posible viajar virtualmente no tiene pues estar limitada al ocio. Las propuestas de Air Nippon Airways van más allí, desde su empleo en el sistema educativo para facilitar visitas guiadas a acuarios o bien museos, o bien dejar que un estudiante hospitalizado continue asistiendo al colegio, hasta cultivar campos de fruta y verdura en recóndito.

Cultivar por medio de un avatar
(sompong_tom / Getty Images/iStockphoto)

Los científicos que trabajan para la compañía han planeado pruebas para valorar la aptitud de ofrecer un servicio de ocio en el que el cliente del servicio podría pescar con el avatar, y al concluir se le entregaría la atrapa conseguida en su domicilio.
Además de esto, la compañía aérea ha colaborado con la Agencia Nipona de Exploración Aeroespacial para crear AVATAR X, un proyecto que pretende facilitar viajes a la Luna y Marte con el propósito de lograr vida humana en el espacio.

Los ANA AVATAR no van a llegar al mercado hasta el año próximo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *