La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, se ha lamentado de que las empresas no se “han tomado en serio” la entrada en vigor este domingo del
registro de jornada
, aunque ha reiterado que la Inspección de Trabajo “dará un margen de maniobra” ya antes de empezar a sancionar, como se había apuntado días atrás.
En declaraciones a los medios al acudir a un desayuno informativo, la ministra de Trabajo ha dicho que las compañías han tenido “dos meses para planificar”, mas “han aguardado al último día” para abordar el sistema con el que van a supervisar la jornada de sus trabajadores.

En líneas afines, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Pelado, ha afirmado que “no ha habido precipitación” en su implantación. Sin embargo, ha entonado un mea máxima culpa y reconoce que desde el Ejecutivo han ido “muy tarde” a resguardar los derechos de los trabajadores, que “han visto de qué manera millones de horas de trabajo no han sido reconocidas ni remuneradas” y que por lo tanto han “entregado sin costo al país”.

Crítica

Las compañías “han aguardado al último día”

La Inspección de Trabajo “va a actuar”, ha indicado Valerio, mas “si llega a una compañía y afirman que están en fase de negociación, se va a dar un margen para maniobrar, en el respeto y del cumplimiento de la ley, para arrancar el registro de jornada”.

“Si hubiéramos concretado un registro de jornada nos habrían dicho que el sistema era inflexible”, ha señalado Valerio, tras destacar que se ha establecido un sistema flexible para dar cobertura a modalidades como el trabajo a distancia o bien a personas que trabajan en otro país, mas dependen de empresas españolas.

Con todo, “hay que cumplir con las jornadas, pues el tiempo parcial es tiempo parcial y las horas extra son horas extra”, ha dejado claro la ministra, mientras que ha recordado que esta ley favorece a las compañías, a los trabajadores, a la conciliación y a las arcas de la Seguridad Social.

Advertencias

Las sanciones pueden llegar a seis.000 euros, mas va a haber una moratoria, aunque no va a ser indefinida

Con respecto al plazo que aguardará la Inspección para empezar a sancionar, la ministra ha señalado que “no se pillará las manos”, mas que “debe ser razonable. La moratoria no es sine die”.
Sobre la cuantía de las multas establecida en la regla, ha dicho que “se podía haber establecido una sanción por cada trabajador que no cumple”, mas que “se ha decidido comenzar por una global”, considerando una falta grave –con entre 600 y seis.000 euros– que se graduará dependiendo de la entidad.
Valerio ha explicado que, tras la entrada en vigor del plan directivo por un trabajo digno, la Inspección de Trabajo vio imposible supervisar en qué momento una persona estaba en el horario en contrato o bien fuera ni revisar si hacía horas extra, lo que motivó la obligación de registrar el tiempo de trabajo de todos y cada uno de los empleados.

¿Te semeja bien la nueva ley de control de la jornada de trabajo?

No

La encuesta está cerrada

Votar
Total votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *