Cambio de rumbo, y para mejor, de OnePlus, una compañía que se disputa el título de la «Apple china». Tras unos ciclos de venta en donde se subió a la vid comercializando productos poco a poco más costosos, retorna a su esencia en su nuevo navío insignia, el OnePlus 8T. Escasamente 6 meses tras lanzar el precedente modelo en el que, por el camino, apostó por la gama media con un interesante modelo llamado Nord.

En contraste a otros lanzamientos, no hay (de momento) una versión «Pro», si bien dadas sus capacidades es, siendo francos, prácticamente superfluo. El terminal cumple. Con unos bonitos acabados en cristal que recuerdan en verdad al Nord, el terminal resulta sólido y manejable pese a sus seis.55 pulgadas. Lo que más llama la atención es su poderoso panel sin curvas (y simétrico, todo sea dicho) de tipo Amoled que resalta por su fenomenal fluidez. Esto se debe a la tasa de refresco de 120 Hz que da un extra de actualización.

Una tecnología de la que, por poner un ejemplo, se había rumoreado en los últimos meses que llegaría a los nuevos iPhone 12, mas que no ha sido de esta manera. En cambio, la han adoptado otros navíos insignias del mercado y deja sacarle más jugo en los juegos móviles, entre otras muchas cosas. Es una cosa que se aprecia y consigue una enorme experiencia pese al impacto energético. La resolución, no obstante, algo mejorable. Ofrece espacio para Full HD, suficiente mas algo escaso en comparación con otros equipos. Para el tamaño del dispositivo el resultado es bueno. Incluye un sistema de brillo automático, en ocasiones algo inestable.

Tiene caballos para rodar bien en todos y cada uno de los terrenos. El chip Snapdragon 865 consigue rascar un notable desempeño. Es fluido, veloz y solvente, conforme la experiencia a lo largo de estos primeros días y los diferentes test de desempeño. Es marca de la casa procurar darle una vuelta de tuerca a otras posibilidades como la memoria RAM, algo preciso para el «multitasking» por poner un ejemplo, y que en esta edición alcanza los 12 GB en su versión más potente (seis GB para el modelo intermedio).

Cámara conservadora y mejorable
El equipo sostiene otros atributos como la cámara. Apenas se ha tocado esta fórmula. 4 lentes de 48, 16, cinco y dos megapíxeles combinan un módulo trasero bastante reservado (en forma de ficha de dominó como Samsung) en comparación con otras propuestas de contendientes. Da buenos resultados. El sensor primordial, de 48 megapíxeles, deja atrapar imágenes con gran información si bien tiende a fortalecer los contrastes. Se equilibra con un sensor ultra gran angular de 16 megapíxeles con apertura focal de F2.2. Este propósito es bastante polivalente y juguetón. Se presta a las escenas más creativas en los viajes si bien tiene a desfigurar.

Ficha técnica
Pantalla
seis.55 pulgadas
Resolución
dos.400 x 1.080 (Full HD+)
Dimensiones
160,7 x 74,1 x ocho,4 mm
Peso
188 gramos
Chip
Snapdragon 865
RAM
ocho / 12 GB
Memoria
128/256 GB
Cámara
4 en la parte posterior
SO
Android 11 con OxygenOS
Batería
cuatro.500 mAh
Costo
desde 599 euros
Viene compensado por una lente macro de cinco megapíxeles (apertura focal de F2.4) algo inestable en su enfoque con baja iluminación. Más creativo es la existencia de una lente monocromática de dos megapíxeles que se integra a los diferentes modos de disparo en blanco y negro. Es una alternativa que está ahí y que no molesta. Posiblemente muchos usuarios apenas le saquen un empleo diario. Las cámaras tienden, por norma general, a requerir de una buena iluminación.

Si bien no alcanza a otros equipos, deja atrapar vídeo en 4K a 60 cuadros por segundo. Se puede grabar asimismo en diferentes modelos como cámara veloz y cámara lenta (hasta 480 fps), mas por norma general precisa de una buena iluminación para lograr un buen resultado. Para la cámara frontal, de 16 megapíxeles, se ha optado por «agujerearla» en un rincón superior.

Que el modelo Nord hubiese dado el salto a las redes 5G, no podía faltar en el repertorio de este terminal más avanzado esta compatibilidad. Sí, aguanta esta tecnología todavía en fase de despliegue. Otros aspectos interesantes es la presencia del sensor de huellas digitales integrado en la propia pantalla (que toma en herencia de sus predecesores) y un equipo de audio que consigue sonido estéreo.

Si bien, indudablemente, lo más interesante se halla quizás en su batería, de cuatro.500 mAh, que garantiza un par de días de empleo moderado, mas que vuele sorprender con su sistema de carga rápida: se carga en 40 minutos. Y lo mejor: en una cuarta parte de hora se puede tener suficiente para todo el día. Asimismo un aspecto señalado que sostiene su seña es la capa de personalización del sistema operativo llamada Oxygen, que le da un toque muy minimalista y limpio. Indudablemente, un buen aspirante a móvil de Android del año.

Recensión elaborada desde una unidad cedida por la marca

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *