Barajan la posibilidad de crear un marco general para el artículo seis separado de la parte técnica, debido a las discrepancias que imposibilitan llegar a un pacto por la postura de Brasil, EE UU y Australia. Y dejar de este modo los «escollos» para la COP de Glasgow

Poco margen para la esperanza. La Cima del Tiempo debería haber terminado el día de hoy, y la verdad es que no semeja que vaya a ser de este modo. Sigue habiendo exactamente los mismos inconvenientes embarrancados que había comienzo. El primordial, el artículo seis del Pacto de la ciudad de París, que rige los mercados de carbono. «Unos temas están más avanzados que otros, como la agenda de género. Respecto al artículo seis, existe la posibilidad de fijar un marco general separado de las cuestiones técnicas», aseveró Andrés Landerretche, organizador de la presidencia de la COP. Como explicó barajan la posibilidad de crear un conjunto de trabajo para la parte técnica que pueda avanzar en la letra pequeña de acá a Glasgow (2020). Y es que prosigue habiendo 2 posturas enfrentadas sin carices de lograr un pacto. En juego está el dinero. Lo afirmó bien claro uno de los ministros de C. Rica en la presentación de la postura de los estados que son parte de la Alianza de Ambición Elevada: «Muchos de los textos que hay hasta la data son incompatibles con el Pacto de París», en referencia a la postura que sostienen «Brasil, Australia y EE UU, que desean una doble contabilidad y que prosigan exactamente los mismos mecanismos que en el Protocolo de Kioto»; lo que provocaría que los mercados se llenasen de créditos, haciendo bajar todavía más el costo de la tonelada de CO2. Además de esto, permitir que hubiese una doble contabilidad (que comprador y vendedor cuenten una misma reducción), pondría en alerta el sistema.«La postura de C. Rica es que muchos de los aspectos hasta la data son inaceptables. Hay unas líneas rojas clarísimas para nosotros (las descritas). Eso no es discutible. No nos moveremos de ahí», agregó.Opinión que comparte Laurence Tubiana, ex- asesora del gobierno francés para el Pacto de la ciudad de París y directiva de la Fundación Europea por el Clima: «El inconveniente es que estos 3 países deseaban unos mercados de carbono que les dejara no hacer nada. Y esto no es posible. Hay que decir ‘‘no’’ en algún momento». En lo que se refiere a se está advirtiendo regresión en la ambición, afirmó tajante que «no», lo que ocurre es que «todo el planeta espera lo que pasará en las elecciones norteamericanas. China, por poner un ejemplo, se está proponiendo a dónde va a raíz de los factores económicos exteriores. Todo el planeta espera a ver que succede en 2020. Lo que debe acontecer acá es que los países se pongan serios sobre el mercado de lignito por el hecho de que, en caso contrario, existe el peligro de crear un orificio por donde puede desplomarse todo el Pacto de París» que arranca en 2020. «Es mejor que un tema lleve un tanto más de tiempo –prosigue–que aprobar algo que no es sólido. Que quede claro que no compraremos créditos que no valen».Otro frente es la carencia de ambición mostrada por India y el país nipón, que no están por la tarea de presentar sus respectivos planes nacionales en alza en 2020.«Ningún país va en la dirección correcta», sentenció una representante de las I. Marshall, que agregó que «lo afirmado por la ciencia no es negociable». Etiopía resumió en una oración el sentir de muchos: «Esperamos que haya un pacto, mas para tener un pacto malo, mejor no tener acuerdo». Algo que contrasta con la posibilidad que se baraja del artículo seis. A ello se aúna que, como explicó Landerretche, «algunos países han preguntado –en las las últimas horas– por más financiación para sus planes de mitigación y adaptación». No va a ser simple llegar a un pacto, por eso tenga «un optimismo moderado», si bien aseguró que «no saldremos de Ifema sin un buen resultado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *