La pequeña Tafida Raqeeb, de 5 años, nació con una malformación de las arterias que provocaron el estallido de un vaso sanguíneo en el cerebro y entró en estado de coma. Los médicos de Royal Centro de salud de la ciudad de Londres (R. Unido) que la trataron hicieron todo lo que resulta posible por conseguir que recuperara la consciencia a lo largo de 3 meses, mas la pequeña no reaccionó a los tratamientos. Eso llevó a los facultativos a proponerle a los progenitores la aplicación de la eutanasia, a fin de que dejase de padecer, mas sus progenitores estaban persuadidos de que podía recobrarse. Al pasar con ella la mayoría del día, vieron que presentaba ciertos signos de que en ciertos instantes tenía cierta consciencia y decidieron combatir por su vida.Así, decidieron comenzar una solicitud por el derecho a vivir, por medio de la plataforma CitizenGo. » Pensamos que Tafida debería tener la ocasión de vivir, y la ocasión de recobrarse y el centro de salud de pequeños Gaslini en Génova, Italia, comparte nuestra opinión. Los médicos están prestos a tratar a Tafida, pero el centro de salud Royal London trata de detenernos y, por tanto, niega nuestros deseos y probablemente nuestro derecho como padres a actuar en lo que sabemos que es lo mejor para nuestra amada hija», señalaron en la solicitud. Gracias la iniciativa, que fe apoyada durante más de 30.000 personas y cerca de 20.000 euros en donaciones, R. Unido dejó el traslado de la pequeña a otro país para proseguir con el tratamiento y que no fuese desconectada.Tafida llegó a la localidad italiana de Génova el pasado 15 de octubre y fue trasladada al Instituto Gaslini. 3 meses tras su llegada, la pequeña ha abierto los ojos, le han retirado la respiración asistida y ha sido trasladada a una unidad para pequeños con enfermedades crónicas, donde ha empezado con la terapia de rehabilitación. “Ya no precisa más cuidados intensivos», señaló Andrea Moscatelli, directivo del área neonatal del centro de salud, al diario británico “The Guardian”.“En casos de daños neurológicos muy graves como estos, el pronóstico es casi imposible. Lo vamos a saber con el tiempo. Estamos tratando de darle tiempo a fin de que saber si va a haber una mejora potencial, y una gran parte de esa mejora potencial todavía no la conocemos”, añadio Moscatelli.Shelina Bergum, madre de la pequeña afirmó que «cualquiera que pudiese ver ya a Tafida, quedaría sorprendida. Ya no tiene ningún cilindro en la nariz y abre los ojos. En la unidad de rehabilitación tiene una habitación grande. Cuenta con equipos de fisioterapia y hay una piscina de hidroterapia en la unidad. Su restauración, esencialmente, empieza el día de hoy, con todas y cada una estas cosas que no podía hacer antes”.Por otro lado, la portavoz de la plataforma Derecho a vivir, Rosana Ribera, manifestó su emoción por la nueva al saber que el derecho de la pequeña a vivir fuera respetado. “Estamos contentísimos de que Tafida, poquito a poco, vaya teniendo una mejor calidad de vida. Esta nueva prueba la relevancia de la preservación de la dignidad humana y la relevancia de combatir por el derecho a la vida de los más frágiles en nuestra sociedad”, agregó.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *