Si se proponen adoptar un can, es cada vez más simple. Solo es suficiente con una buena compañía y adquirir unas cervezas. La factoría Fargo, ubicada en Dakota del norte, USA , donde se sirven buenas cervezas pese a las temperaturas en negativo que caracterizan sus inviernos, ha puesto en marcha una original iniciativa: la unión de la entidad de Fargo con la protectora de animales cuatro Luv of Dog. Fargo ha incluido etiquetas de perros en las latas de su cerveza para darles la mayor visibilidad posible. Por un lado, comprándolas, una parte de las ganancias van a ir destinadas al cobijo de animales, y, por otra, ofrecen la posibilidad de pedir la adopción de ciertas mascotas que se reflejan en las latas. La causa no es más que el deseo de las dos entidades por salvar todas y cada una de las vidas posibles y otorgar una segunda ocasión para perros que quedaron abandonados y carentes de destino. Otra de las razones que motivaron este proyecto es que los cobijos de animales de USA están llenos, tanto que aun se han visto reducidas las tarifas de adopción de mascotas en los últimos tiempos. Por servirnos de un ejemplo, en la ciudad de Atlanta, la protectora LifeLine Animal Project notificó a la CNN en una entrevista que en el último mes ingresaron más de 400 mascotas. Mas Dakota no fue el primer sitio donde nacieron este género de actos solidarios. Ya en 2007 James Watt y Martin Dickie crearon la compañía Brewdog, una compañía escocesa dedicada a la fabricación de cerveza y que en su sede (Aberdeenshire), 50 perros son considerados como miembros del personal. Su filosofía facilita que se dé a los trabajadores del tiempo que requieran para conjuntar el trabajo con sus mascotas. O sea, respetar un periodo suficiente a fin de que los dueños establezcan vínculo con sus perros. Conforme publicó Antena tres noticias en su web, «Brewdog es una de las compañías cerveceras artesanales que más veloz ha crecido por todo el planeta y ha pasado de tener 2 miembros en 2007 a un equipo total de 540 en 2015. Hoy día cuenta con 32.000 accionistas y ha roto los registros de crowdfunding de capital». Por otra parte, en México, el diario «Milenio» publicó que la cerveza mexicana Apolo, de origen artesanal y producida por personas que luchan contra el maltrato y en defensa del respeto a los animales, dona una parte de sus ganancias para salvar a canes que se hallan en la calle perdidos y sin hogar. Ideas de este modo han atravesado el charco y llegado a España. Las cervezas artesanas de la marca Mustache, elaboradas en Galicia, pusieron en venta una edición limitada titulada ‘Mustache & Las Muy Perras’, una pluralidad blanca de trigo en la que una parte de las ventajas logrados de sus ventas son destinados a asistir al rescate y protección de los galgos. Además de esto, en el mes de febrero de 2019 llegó a la capital el renovador local The Doger Café (ubicado en la calle de los Mesejo, número 14), bajo el leimotiv de: «¡Come, toma, adopta!». Se trata de un local conocido por ser el primero en España que ofrece cachorros para su adopción o bien con los que se puede gozar de un rato agradable si es amante de los animales, si bien está prohibido darles comida. Esta cafetería ofrece un menú vegano, café ecológico y cervezas artesanales. Asimismo, su comercio va destinado a los animales, como piensos naturales y servicio de peluquería. Una parte de lo colectado se destina para cuidar de las mascotas que se recogen en las protectoras. Sus trabajadores insisten en que las adopciones deben hacerse con responsabilidad y siendo coherentes cuando se toma una resolución tan esencial. 138.000 abandonos Estas son ciertas ideas que, como otras muchas, así sea hoteles que funcionen como casas de acogida o bien tiendas de venta de productos para animales en las que asimismo se adoptan canes, procuran facilitar una relación más próxima con las personas y que se sientan más cómodos que en las protectoras, donde pueden llegar a padecer mucho agobio. La fundación Affinity, creada en 1987 para la investigación, acción y promoción de las ventajas de los animales, publicó que el abandono de animales de compañía forma el primordial inconveniente en España. 17 de cada 1.000 perros entraron el último año en cobijos y protectoras. Sus investigaciones señalan que el 40% de los canes que llegan logran amoldarse, si bien los cachorros lo hacen con más sencillez que los adultos. Las cantidades señalan que en 2018 fueron recogidos un total de 138.407 animales de compañía (de los que, 104.000 eran perros y 33.619 gatos). De los animales salvados , un nueve% son abandonados por familias y un 91% proceden de la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *