Un Will Smith «clonado» rejuvenece 20 años en «Geminis»



Nacido en la ciudad de Filadelfia, como su conocido personaje de «El príncipe de Bel-Air», Will Smith se ha labrado una pasmante trayectoria en Hollywood. A sus recién cumplidos 51 años, tiene ya más de 70 películas a sus espaldas. De esta forma, uno puede imaginar que esté habituado a ver su cara por doquier, mas de ahí a verse prácticamente veinte años más joven hay un recorrido. Y eso es exactamente lo que le ocurre en «Géminis», donde interpreta a Henry Brogan, un mercenario que decide retirarse. De súbito se ve perseguido por un joven agente que semeja irrefrenable. Pronto se percatará de que se trata de un clon de sí y va a deber enfrentarse no solo a él, sino más bien asimismo a quien lo ha creado. El filme esta dirigido por Ang Lee y producido por Jerry Bruckheimer, con el que Smith ha trabajado ya en múltiples ocasiones. –¿Es verdad que Ang Lee le solicitó no llevar maquillaje a lo largo del rodaje? –Si, me afirmó que no por el hecho de que las cámaras que emplean en el filme son de semejante resolución que se ve todo. –¿Y qué le respondió? Por el hecho de que eso no es una cosa que se genere con cierta frecuencia. –Le dije: «¡Temo que te tendrás que buscar a otro actor!» (risas). Mi dieta debió ser sanísima por el hecho de que la cámara capta cada poro de la piel. Cuando vi el producto final me pareció increíble. Es una forma bien interesante de imbuirte en la película. Como espectador te sientes una parte de cada escena. Se trata de un lenguaje completamente novedoso para mí. Jamás había trabajado de este modo, con escenas larguísimas, donde puedes sentir la acción de primera mano. Como la de la prosecución con la motocicleta, que está rodada prácticamente a minuto por plano. –¿Es más difícil que rodar una película al empleo? –Es complicado en el sentido de que es muy, muy diferente. De alguna manera te desnudas frente a la cámara. Ang Lee me afirmaba con frecuencia que actuase con el instinto, no con la cabeza. Debes lograr un estado mental muy relajado por el hecho de que la cámara lo capta todo. –¿De qué manera es verse a sí mismo en una versión tan joven? –No se trata de un técnica «de-aging», o bien eliminar las arrugas para hacerme parecer más joven, es una versión cien por ciento digital. Es mi versión digital de 23 años. Las posibilidades con esta técnica son infinitas. No hay límite. –¿Qué «feedback» ha tenido de su versión digital? –La gente que lo ha visto sale del cine pensando que es completamente real. Ven aWill Smith, mas con 23 años. Si esta tecnología prosigue, y tenemos mucha fe en ella, a lo mejor vamos a poder ver una película con Will Smith y Marlon Brando. Las posibilidades son infinitas. –El proyecto lleva 2 décadas procurando hacerse. –Cierto. Jerry Bruckheimer ha debido aguardar veinte años a fin de que la tecnología se desarrollase. –Tengo entendido que se hizo una prueba con Jack Nicholson. –Sí, eso me ha comentado Jerry, mas no daba el pego. Ha debido aguardar a Ang Lee para poder realizarlo. –Hay bastantes localizaciones en el filme, mas resalta Budapest. ¿Por qué razón se escogió? –Es una urbe increíble con edificios muy cinematográficos, mas asimismo moderna. Como es un enjambre de historia y modernidad. Gocé mucho el rodaje. Me traje a mi familia, con la que pude hacer muchas actividades. Es una urbe de texturas y colores. La gocé mucho. –¿Era su primera vez allá? –Sí, no había estado ya antes. Desde ese momento he ido 3 veces. –En «Géminis» tenemos la ocasión de ver su versión joven. ¿Qué echa de menos de su juventud? –Entonces era bastante inocente. No tenía ni la más mínima idea de qué deseaba hacer ni cuales eran verdaderamente mis objetivos. Esa inocencia creó una cierta imprudencia que era fantástica. En verdad, en los últimos un par de años he intentado atrapar nuevamente esa libertad y, en cierta manera, ese lado salvaje. El año pasado por mi aniversario hice «puenting» en el Gran Cañon, si bien quizás eso sea un tanto extremo (risas). Mas creo que en ocasiones con la edad pierdes esa lozanía y no te expones a hacer cosas que en la juventud habrías hecho sin dudar. Era capaz de explorar y probar, y deseo recobrar eso. –¿Qué hizo Ang Lee para fundamentarse en su versión clonada del filme? –Cogió muchas de mis películas y me mostró ciertas opciones que escogió diciéndome lo que le agradaba y lo que no debía reiterar. Ahora veo escenas de ciertos grabes que he hecho y me pregunto exactamente en qué pensaba al interpretar a determinados personajes. Es tal y como si hubiese habido una etapa de mi carrera, cuando comencé a hacerme conocido, donde mi interpretación estaba más constreñida, tal y como si me hubiese limitado a hacer un fantasma de papeles muy reducido. –Si pudiese, ¿qué le afirmaría a su versión más joven? –Al joven que comenzaba no le afirmaría mucho, mas cuando comencé a ser verdaderamente conocido creo que le afirmaría que rompiese los moldes en los que se había atascando. –A estas alturas de su carrera, ¿qué busca? –Siempre nuevos desafíos, no puedo aburrirme. Es fundamental para mí que el motor se prosiga moviendo. –En Hollywood es conocido con Mr. Cautivador. ¿Es verdaderamente de este modo? –Sí. Cada mañana tienes la opción de tener una actitud positiva o bien negativa. Prefiero procurar ser edificante y solventar los inconvenientes que se me presenten a lamentarme y estar de mal humor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *