Ya habían advertido los meteorólogos de que iba a ser una borrasca «histórica» mas pocos aguardaban que su entrada a la península fuera de semejante virulencia. Los efectos de «Gloria» han dejado el día de hoy rota a una familia asturiana que pretendía gozar de una amena jornada de esquí en Fuentes de Invierno. Una acumulación de nieve en el puerto de San Isidro forzó al padre de familia y conductor del vehículo a bajarse del turismo para poner las cadenas, como hacían ya otros conductores. Una furgoneta que viajaba por la carretera AS-253 y que perdió el control a raíz de la nieve amontonada (había alarma naranja por 20 centímetros de nieve) consiguió sortear a múltiples de esos conductores mas no pudo hacer lo mismo con este hombre de 43 años. El accidente se generó sobre las 11:20 horas y se movilizaron 3 bomberos del parque de Mieres y un helicóptero medicalizado. Tras media hora de maniobras de reanimación, los sanitarios solo pudieron confirmar su muerte. Era Misael García González, un ingeniero de minas de 43 años, viajaba en su turismo particular con su mujer y sus 2 hijos de nueve y cuatro años.Por muchas toneladas de nieve que deje «Gloria» por el resto de España, esta vida es, indudablemente, la peor cara de la borrasca. El puerto de San Isidro, donde ocurrió la desgracia que es investigada por la Guarda Civil, es uno de los 8 puertos de montaña donde era obligatorio circular con cadenas.Pero los inconvenientes de circulación fueron los grandes protagonistas en una buena parte de las carreteras españolas en tanto que hubo 64 vías perjudicadas (7 de ellas de la red primordial), siendo los puntos más conflictivos la Comunidad Valenciana, Castilla La Mácula, Teruel y Asturias. Uno de los primordiales incidentes en viajes fue la caída de un árbol debido a las fuertes ráfagas de viento en Palencia, que provocó la colisión entre un camión y un autobús en el que viajaban 45 menores, todos indemnes, en la A-62. Ocurrió sobre las 13:55 horas en el quilómetro 67,900 de la autovía A-62, a la altura del término municipal de Torquemada (Palencia). El árbol caído invadió una parte del carril derecho y el arcén, lo que provocó un choque frontal en el que se vieron implicados un camión y un autobús en el que viajaban 45 menores de entre 10 y 15 años, aparte de 5 adultos, si bien todos resultaron indemnes.Aunque estos 2 acontencimientos hayan tenido sitio en el interior, la verdad es que donde «Gloria» ha azotado con más fuerza es en la Comunidad Valenciana y también Islas Baleares, donde se activó la alarma roja. Las medidas de prevención se sucedieron durante la jornada siendo la más señalada el cierre del aeropuerto de Alicante desde las 13:00 horas de el día de ayer hasta exactamente la misma hora de el día de hoy por las fuertes ráfagas de viento. El cierre afectará a 190 vuelos programados, si bien se va a tratar de reprogramar una parte a otros aeródromos próximos a Alicante, cuyo aeropuerto no ha recuperado toda la normalidad tras el incendio ocurrido el pasado miércoles en una de las cubiertas de las zonas de embarque.Y es que se han registrado ráfagas de hasta 130 kilómetros/hora. El fuerte oleaje (se registraron olas de hasta 8 metros) empujó a Policía de Valencia a desocupar una urbanización llamada Casbah de El Saler y al municipio de Xàbia (Alicante) a fortalecer el dique de protección de la playa del Médano.La nieve asimismo hace ya sus estragos si bien se espera que la borrasca se profundice significativamente a lo largo de las primeras horas de este lunes, cuando los avisos colorados se extenderán por nieve a Teruel y por fenómenos ribereños a la costa norte de Cataluña. En Cantabria, la nieve hizo el día de ayer preciso el empleo de cadenas en Alto Campoo (CA-183) y en Estacas de Trueba (CA-631), donde además de esto está prohibido el paso de camiones y buses, conforme notificó en su página la DGT. Los primeros copos empezaron a caer asimismo dentro de Castellón, donde los bomberos debieron intervenir para acudir a múltiples automóviles atrapados, si bien las nevadas más abundantes de la Comunidad Valenciana, de hasta 40 centímetros, se aguardan dentro de Valencia y Alicante. En Baleares, los avisos colorados afectan a las islas de Ibiza y Formentera por fenómenos ribereños, con olas de 7 metros y rachas de viento de hasta 120 quilómetros por hora. Las lluvias más intensas se registraron en Tarragona y Mallorca, donde se podían recoger hasta 120 litros por metro cuadrado en 12 horas. El este de Castilla-La Mácula está bajo avisos naranja y amarillo por vientos y nevadas, que pueden amontonar de 5 a veinte centímetros en Albacete y zonas de Cuenca. Y, como no, redes sociales como Twitter y también Instagram empezaron a llenarse de imágenes de lugares neviscados poco frecuentes. Si no ha tenido tiempo, sosegado, aún van a tener ocasión para captar alguna instantánea el día de hoy y mañana, conforme la previsión de la Aemet.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *