Mejor avancemos juntos y, sobre todo, compartiendo conocimiento y tecnología. Las urbes inteligentes dibujan un futuro que se nos ubica bien próximo y marcado por la globalidad. La novena edición del Smart City Expo World Congress (SCEWC), festejada en el circuito de Gran Vía de l’Hospitalet de Fira de Barna, lucía este año el leimotiv Urbes hechas de sueños y contó con la presencia de más de 700 urbes de los 5 continentes. Mostró innovaciones tecnológicas plenamente incorporadas a la vida urbana, aparte de dejar abiertos debates éticos, como el referido al reconocimiento facial y los datos biométricos de los ciudadanos, tratado por especialistas de todo el planeta en la cima Digital Future Society.Transformación digital, medioambiente urbano, movilidad, gobernanza y finanzas, y urbes inclusivas y compartidas fueron los 5 ejes que estructuraron el congreso. Se abordó el big data, la conectividad del 5G, las urbes resilientes, las inclusivas y la elitización, los sistemas de transporte autónomos y los impulsados por energías limpias, la gobernanza multinivel y asimismo la economía colaborativa y la circular. Aquello que se pudo percibir fue que lo que eran propósitos hace solo 9 años, el número de ediciones que ostenta el SCEWC, en la actualidad son una realidad a máximo rendimiento. 

Dar forma a las ciudades inteligentes al servicio de las personas

En este sentido, Huawei mostró la plataforma digital Horizon, implantada en unas 50 urbes del planeta, entre ellas Amsterdam, que combina diferentes tecnologías -IoT, inteligencia artificial, inteligencia avanzada, big data y analítica de datos-,  da la posibilidad de incorporar nuevos servicios, marcha a alta velocidad y con una exorbitante capacidad de almacenamiento. Horizon es algo como el cerebro de una urbe inteligente: planea las infraestructuras urbanas, examina las vías urbanas, se adelanta al caos y aporta soluciones. La conducción segura llega con la ayuda de sensores y cámaras. Mobileye presentó un dispositivo de pequeño tamaño que, puesto en el parabrisas de vehículos y autobuses o bien buses, informa con un leve pitido cuando se reduce en demasía la distancia de separación con el vehículo que los antecede, activa el frenado frente al cruce inopinado de presentes y muestra la visión, mediante una cámara situada en el salpicadero, de los ángulos fallecidos del vehículo. Mobileye asimismo aprovechó el marco del SCEWC para anunciar una cooperación con la Dirección General de Tráfico (DGT) y el Municipio de Barna, cuyos detalles se van a hacer públicos el dos de diciembre (¡allá vamos a estar!).Grandes marcas automovilísticas presentaron versiones de automóviles de 2 o bien 4 ruedas eléctricos para una movilidad poco a poco más sustentable. Sistemas de carga veloz, detección de parking libres, soluciones de analítica de datos para una mejor distribución del tráfico en las urbes y pequeños automóviles autónomos destinados al transporte de personas en zonas de baja densidad de población o bien para la entrega de paquetería en última milla, una solución inteligente que asistiría a la preservación del medioambiente y mejoraría la congestión en las urbes ante el aumento de las operaciones de logística que ha provocado el desarrollo de las transacciones en línea.Pero una de las cuestiones que está tomando fuerza es el convencimiento de que el futuro de las urbes inteligentes pasa por compartir ideas y tecnología, ubicando a las personas en el centro de este desarrollo. Han tomado impulso proyectos como GrowSmarter, creado en el programa Horizon2020 de la Comisión Europea, que conecta las urbes de Barna, Colonia y Estocolmo, esta última merecedora del premio Smart City 2019. En GrowSmarter, las urbes comparten ideas en la industria de la innovación y la transformación urbana, con el propósito de administrar una mejor calidad de vida y un inmejorable ecosistema para los negocios.También el programa Sharing Cities Action Encounter, creado en 2016, une 70 urbes de 3 continentes. Urbes en red, como Atenas, N. York, Milán, Montreal, Melbourne, Estocolmo y Singapur, y Barna, la capital española, A Coruña, Terrassa, Valencia y Vitoria en España, discutieron líneas de acción para impulsar la innovación pública, fomentar políticas y crear un estándar de negociación con grandes compañías y plataformas a fin de que tengan impactos positivos sobre las urbes, y amoldar los derechos laborales y digitales a los nuevos tiempos. En suma, las ciudades inteligentes al servicio de las personas. El futuro ya toma forma.

Discute sobre la movilidad urbanaParalelamente al SCEWC, se desarrolló el Smart Ports Summit Barna, centrado en la actividad portuaria en las urbes del futuro, y la tercera edición de Smart Mobility Congress, centrado en el transporte urbano y también interurbano inteligente. Bajo el leimotiv Leading the way, abordó los desafíos que plantea la movilidad en unas ciudades que van a contar con la mayor concentración de personas famosa hasta el momento. Se discutieron cuestiones sobre movilidad compartida, bajo demanda y sostenible; el transporte público; las infraestructuras de transporte inteligente; y la micro movilidad, el transporte multimodal y la movilidad aérea. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *