El 20 por ciento de los españoles estaría presto a implantarse un chip en el cuerpo para substituir al ‘smartphone’ y sus funciones, conforme se desprende de un informe efectuado por Línea Directa, en el que se aborda el futuro de la tecnología y la posibilidad de que los ciudadanos accedan a añadir componentes electrónicos en su cuerpo -reemplazando a sus dispositivos móviles- para progresar sus condiciones de vida.En este sentido, poder guardar miles y miles de datos (46 por ciento), tener una cámara de fotografías o bien vídeo integrada (31 por ciento) y contar con un GPS (27 por ciento) son las funcionalidades preferidas por los ciudadanos para instalarlos en su cuerpo. Algo que semeja sacado de las películas de ciencia ficción, mas que puede estar más cerca de lo que semeja, como examina este informe, titulado ‘Y tras los Móvil inteligente, ¿qué? Ciudadano Cyborg’ y basado en 1.700 entrevistas efectuadas entre octubre y noviembre. Pese a que muchos ciudadanos se muestran abiertos a transformarse en cyborg, asimismo apuntan las desventajas que acarrearía implantarse un chip. De esta manera, posibles problemas de salud por tener un cuerpo extraño en el organismo (59 por ciento), tener que ceder datos de su vida personal a terceros (57 por ciento) y no poder desconectar digitalmente (53 por ciento) son las primordiales desventajas señaladas por los encuestados. Por otra parte, estar siempre y en toda circunstancia localizables (31 por ciento) y no tener que llevar dispositivos físicos encima (30 po ciento) formarían los beneficios preferidas por los españoles. La Rioja (28 por ciento), Andalucía (26 por ciento) y Canarias (24 por ciento), son los territorios donde sus habitantes están más abiertos a transformarse en cyborg. En el lado contrario, se ubican Navarra (10 por ciento), Asturias (14 por ciento) y Aragón (16 por ciento), donde la enorme mayoría de los ciudadanos lo considerarían “una barbaridad”.

¿Camino cara la inmortalidad?

La posibilidad de prolongar indefinidamente la vida por medio de la tecnología cyborg asimismo produce muchas dudas entre los encuestados. En verdad, el 13 por ciento de los ciudadanos no están a favor de hacerlo, por considerarlo “contrario a la naturaleza” y acarrear serias consecuencias sociales. No en balde, el 60 por ciento de los encuestados considera que, de generalizarse la tecnología cyborg, solo los más pudientes podrían acceder a ella, condenando a los más desfavorecidosa una fallecida prematura. ’Línea Directa, que apuesta por liderar la transformación digital en su ámbito, busca examinar cuál va a ser la siguiente revolución digital tras el ‘smartphone’, al tiempo que ahonda en el grado de dependencia de la sociedad actual cara este dispositivo móvil. El 21 por ciento de los españoles reconoce “sentir ansiedad” si no llevan el móvil encima -hasta el punto de ser capaces de regresar a casa a por él-, al paso que el 30 por ciento es inútil de efectuar cualquier actividad a lo largo de más de una hora sin cosultar su ‘smartphone’.“La irrupción de las nuevas tecnologías, que cada vez ocupan una parte más esencial de nuestras vidas, y nuestra dependencia de ellas ya es un hecho indiscutible. De ahí que, en Línea Directa, en nuestra apuesta por liderar la Transformación Digital, deseamos analizar la evolución y el impacto de las nuevas tendencias tecnológicas, singularmente el ‘smartphone’, en la sociedad”, apunta Francisco Valencia, directivo de Gobierno Corporativo de Línea Directa Compañía aseguradora.El estudio resalta que los españoles reconocen que la excesiva dependencia de la tecnología les resta capacidades cognitivas. El 46 por ciento de los encuestados acepta haber perdido capacidades desde el instante en que tienen móvil, el 56 por ciento no recuerda más de 4 teléfonos y más del 50 por ciento tendría muchas contrariedades para llegar a un nuevo destino sin contar con de GPS. Además de esto, dos de cada tres encuestados aseveran que su adicción afecta a sus relaciones personales.Hace ya más de 180 años, Poe fue el primero en imaginar un personaje mitad hombre, mitad robot, lo que podría considerarse la primera fantasía del humano con el cyborg. En nuestros días, en países como Suecia más de cuatro.000 personas se han implantado un dispositivo electrónico en el cuerpo con la intención de facilitar su vida diaria, en muchas ocasiones como sustitutivo de alguna función del ‘smartphone’: abonar en comercios, abrir la puerta de casa, acceder al trabajo o bien validar un billete de tren, entre otras muchas. Ep

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *