El secretario general de Unión General de Trabajadores, Pepe Álvarez, ha cargado con dureza contra las propuestas del Gobierno para asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones, expresadas el día de ayer por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Álvarez ha demandado al Gobierno que se focalice en la creación de empleo en lugar de proponer medidas para endurecer las condiciones de prejubilación. “La mayoría de la gente que se jubila ya antes de la edad de jubilación no lo hace por propia voluntad, sino más bien por el hecho de que se ha quedado sin empleo y no tiene posibilidades de seguir trabajando”, ha recordado el líder sindical. “Hay que crear empleo para las personas de más de 55 años que se han quedado en paro, para no forzarles a que se jubilen adelantadamente a los 61 años”, ha añadido. “Con el nivel de desempleo que hay es un insulto a la inteligencia proponer incentivos para prolongar la edad de jubilación”, ha destacado, tras aseverar que España no es un país para prolongar la edad de jubilación, sino hay un inconveniente “muy grande” con relación a el uso juvenil y la carencia de ocasiones de los jóvenes para localizar un empleo. En esta línea, ha señalado que va a plantear a Escrivá, cuando se forme la mesa de diálogo social, promover el contrato de relevo en todos y cada uno de los ámbitos, a fin de que los jóvenes puedan incorporarse al planeta del trabajo. Con respecto a las pensiones, ha señalado que “la misión del ministro son las pensiones públicas”, puesto que, desde su opinión, el sistema privado es complementario y primarlo o bien no, “tiene que ver con las políticas fiscales y a ver qué plantea”. No obstante, ve “muy bien” que las bonificaciones fiscales a estos planes no se sostengan, pues “quien se aprovecha de la fiscalidad en los planes de pensiones no son los trabajadores con un nivel medio de poder adquisitivo, sino más bien personas que tienen un muy alto nivel adquisitivo”.

Críticas por el castigo a los planes individuales

Las gestoras privadas de planes de pensiones criticaron asimismo la propuesta de ir transvasando gradualmente las desgravaciones de los planes individuales a los de empresa. De esta manera, el consejero encargado de Mapfre Iberia, José Manuel Inchausti, ha jaleado el anuncio del Gobierno de estimular los planes de pensiones de empresa, mas no entiende que se haga a costa de suprimir la fiscalidad conveniente a los planes de pensiones individuales, puesto que estima que los dos son pilares complementarios precisos para promover el ahorro privado en España. De esta manera lo ha señalado a lo largo de la presentación de la estrategia de la compañía para este año, tras ser preguntado por el anuncio del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en su comparecencia frente a la Comisión de seguimiento y evaluación de los pactos del Acuerdo de Toledo el Congreso. Inchausti ha reconocido que desde el momento en que se lanzaron los planes de pensiones de empleo, su desarrollo ha sido inferior a las esperanzas, con lo que cualquier medida destinada a promoverlos es “bienvenida” y “una buenísima noticia”. “Lo que no comprendemos realmente bien es por qué razón debe hacerse a costa de planes privados. No comprendemos qué debe ver promover una cosa con quitarle fuerza a la otra, por el hecho de que comprendemos que son 2 pilares totalmente complementarios, puesto que cuanto mayor ahorro privado en España, mejor”, ha manifestado. En este sentido, Inchausti piensa que lo adecuado sería promover los planes de pensiones de empleo y, por su parte, los planes de pensiones individuales, puesto que los dos son “una solución a inconvenientes que se marchan a proponer y que todos y cada uno de los medios serán pocos para paliarlos”, refiriéndose a las pensiones públicas. “El sistema público de pensiones siempre y en todo momento existirá, mas la cuantía de las pensiones no será la que es el día de hoy. Es un ‘gap’ que se marcha a producir y ahí no acabamos de comprender por qué razón uno de los elementos que tenemos para cubrir ese ‘gap’ tenemos ahora que demonizarlo, por el hecho de que solo ha traído beneficios y la pena es que no esté más desarrollado”, ha apostillado el consejero encargado de Mapfre Iberia.Por su parte, KPMG piensa que la previsión social colectiva debería haberse impulsado en España hace muchos años y que las pequeñas y medianas empresas, que conforman más del 80% del tejido empresarial de España, no deberían quedar fuera de estos incentivos, al unísono que ha cuestionado que se supriman incentivos fiscales en el ahorro individual, lo que puede desgastar el sistema de previsión social. En lo que se refiere al anuncio del ministro de desviar desgravaciones fiscales de los planes individuales a los de empresa, Álvaro Granado, responsable de Pensiones de KPMG Abogados, ha advertido de que»eliminar incentivos fiscales en el ahorro individual puede no ser la mejor nueva para muchos ciudadanos que están fuera del campo de la previsión social colectiva (autónomos, trabajadores de empresas con escaso número de empleados, etc.). “Si suprimimos una de las 3 patas (Seguridad Social, ahorro colectivo y ahorro individual) que mantendrán las pensiones futuras, podríamos no tener un sistema de previsión completo y suficiente, en la medida en que los 3 pilares son y van a ser precisos para asegurar nuestra pensión”, ha alertado.En exactamente la misma línea se ha pronunciado el presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama. “Estamos conforme en que hay que promover el sistema de empleo progresivamente. Esto no va contra los planes del sistema individual, sino está alineado», ha sostenido. “En la medida en que el sistema de empleo aumente su cobertura, entonces no va a haber que suprimir una deducción al sistema individual, sino, sencillamente, de manera voluntaria, los individuos no los van a hacer, por el hecho de que ya van a tener la cobertura empleo”, ha añadido.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *