El Gobierno precisa actuar ya a favor del campo del vehículo, conforme los sindicatos. Pedro Hojas, secretario general de FICA, la federación de Industria de Unión General de Trabajadores, ha reclamado este jueves un apoyo «urgente» al campo, tanto para estimular la demanda de vehículos para asegurar que siguen invirtiendo en España. Mas primeramente, ha demandado al ministerio de Trabajo, en manos de Yolanda Díaz (Unidas Podemos), que abone los ERTE pendientes.

«Hago una demanda al ministerio de Trabajo a fin de que de una vez por siempre abone las cantidades debidas de los ERTE que aún no cobran los trabajadores. Ya no hay excusa. Llevamos más de un par de meses. Los trabajadores y trabajadoras precisan cobrar», ha asegurado Hojas en una conferencia de prensa telemática.

A juicio del sindicato, el vehículo vive una situación «terrible», al sumarse el impacto del coronavirus a una situación que, ya antes de la pandemia, ya era «muy complicada», en la que, debido a la inseguridad sobre el futuro de los motores diésel y gasolina y la transición a la electrificación, ya caía el uso y la carga de trabajo en las factorías de automóviles. «Estamos en un instante de tormenta perfecta», ha asegurado Hojas, categórico.

Por este motivo, Unión General de Trabajadores FICA demanda al ministerio de industria que tome «con urgencia» medidas para un campo que representa más del 10% del Producto Interior Bruto, y prácticamente el 15% si se aúna la actividad de talleres y concesionarios, con centenares de miles de trabajos ahora bajo riesgo. «Tenemos que producir un ambiente afable. Los centros de resolución, que no están en este país, deben ver que España prosigue siendo atrayente para invertir. Precisamos declaraciones claras y pasar de las palabras a los hechos».

Entre las medidas que plantea, aboga por estimular la demanda. «Se puede hacer por múltiples vías, como las ayudas directas. Nosotros haríamos alguna distinción: la mayor parte de las factorías en España generan modelos del segmento medio-pequeño. Las ayudas pueden de alguna manera dirigirse a lso automóviles que fabricamos en el país, valorando el costo del vehículo que se puede primar. No centrarlo solo en el vehículo eléctrico, en el que desgraciadamente no somos punteros. Mas los automóviles nuevos que se fabrican en España cumplen con todas y cada una de las normativas de la UE y son de bajas emisiones», ha detallado.

De no proponerse dichas medidas de forma veloz, dirigiendo al mercado a su reactivación, la situación de las diecisiete fábricas que los productores automovilísticos en España puede ser peligrosa. «Si no se reactiva el mercado todas las compañías nos están trasladando que habrá una bajada en la producción. Y el campo no trabaja de el día de hoy para mañana, sino más bien con una previsión a medio y a largo plazo. Si ahora no nos tienen en psique los fabricantes, en breve vamos a tener inconvenientes. Debemos reactivar la demanda, y asimismo meditar a medio y a largo plazo. Las multinacionales deben regresar a ver que España es un país atractivo», ha insistido Hojas.

En lo que se refiere al detalle de cada planta, Unión General de Trabajadores recuerda que el inconveniente «más acuciante» es el de Nissan en Barna. «Llevamos más de veinte días de huelga y no tenemos contestaciones positivas por la parte de la compañía. Todos y cada uno de los inputs son negativos. Corren un grave peligro de que la instalación se cierre. No lo podemos permitir». Hojas ha asegurado que la federación europea de sindicatos se reunirá con los comisarios de Empleo y también Industria de la UE para tratar la situación. «En un instante en el que haremos planes de apoyo al campo automovilístico, con cantidades ingentes de dinero, debemos impedir que se tomen resoluciones de cierres de fábricas en la UE. En ningún caso se pueden primar otras fábricas que están fuera de la Unión Europea con dinero de la UE», ha asegurado, en referencia a las informaciones que aseguran que la factoría de Nissan en Sunderland, R. Unido, podría verse favorecida tras un posible cierre de la planta catalana.

Asimismo otras fábricas encaran inconvenientes en un corto plazo, conforme Unión General de Trabajadores. «Iveco la capital española y Valladolid ya nos han dicho que tienen inconvenientes de exceso de capacidad de producción. Si no se toman medidas hablamos de que nos marchamos a hallar velozmente con un posible ERE». Mientras que, en Seat «el conjunto Volkswagen está repensando sus estrategias comerciales. Desean proponer la retirada del turismo eléctrico el-Born a Seat, cuya ingeniería se iba a hacer en el centro de investigación de Seat. Puede tener consecuencias muy graves en el empleo». Por otra parte, en Ford Almussafes «negociamos un expediente de extinción de empleo. Nos habían pedido más de 400 despidos y estamos negociando con la compañía para poder ver de qué manera se puede disminuir al mínimo la afectación».

Hojas se ha mostrado asimismo preocupadísimo por las declaraciones del ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, pidiendo a las compañías receptoras de ayudas un plan para relocalizar su producción. «Tenemos 7 plantas en conjunto de empresas francesas, 4 de Renault y 3 de PSA. Nos preocupa muhcísimo ese anhelo nacionalista que ha manifestado el ministro francés. Está demandando relocalizaciones a cambio de capital. Eso sería gravísimo para este país. Esperamos que la Unión Europea lo logre paralizar».

Aparte de estimular la demanda, el sindicato demanda estímulos a la inversión, como poder alargar los ERTE hasta el 31 de diciembre, en vez de hasta el 30 de junio, que «se nos queda escaso. Precisamos que conforme vaya mejorando la demanda los trabajadores puedan ir saliendo de los ERTE. Si no tenemos esta figura los datos de paro se pueden acrecentar de forma gravísima. Y los puestos que se destrozarían son los que queremos: con protección social, con condiciones dignas… si perdemos eso podemos tener inconvenientes sociales muy graves».

El Gobierno, «consciente»
Este jueves, en un seminario organizado por la patronal de las compañías de componentes de automoción, Sernauto, el secretario general de Industria y Pyme, Raül Blanco, aceptado que el Gobierno debe tomar en el «corto plazo», de forma «urgente» y «rápidamente», medidas de apoyo a la demanda de automóviles.

En el encuentro, en el que asimismo han estado presentes la presidente de Sernauto, María Helena Antolin; el presidente de Gestamp, Francisco Riberas; el presidente de FAE, Francisco Yerro, y la asociada directiva de Industria de KPMG, Begoña Cristeto, Blanco ha recordado que el pasado viernes España lideró la propuesta europea para destinar hasta un 10% de las ayudas a la reconstrucción al campo del vehículo. Sin embargo, ha recordado que el Gobierno no ha podido sacar adelante todavía unos Presupuestos Generales, y se sostiene con los de 2018, lo que complica la aprobación de ayudas, a menos que las desbloquee Bruselas.

Por su lado, Francisco Riberas ha señalado la «urgencia» de lanzar un plan de apoyo a la automoción, en tanto que las resoluciones sobre las plantas situadas en España se toman «fuera» del territorio nacional. A su juicio, hay que realizar estas medidas antes que «los cotilleos se conviertan en resoluciones irreversibles». Para Riberas, desarrollar un plan de incentivos a la adquisición sería una señal «inequívoca» para los centros de resolución de las compañías de que España es un país «amigo» del vehículo. Por su lado, María Helena Antolín, presidente de Sernauto, ha letrado por una «estrategia país, como la que tienen otros países europeos» para proteger el campo en España.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *