Muy cerca de la celebración de la IX Copa del Planeta de Rugby, que se festejará en el país nipón del 20 de septiembre al dos de noviembre de este 2019, el equipo más conocido del planeta en este deporte y actual vencedor del planeta, los All Blacks de Nueva Zelanda prosiguen con su preparación para la cita más esencial del deporte del rugby. Y lo hacen de la mano de Tudor, la marca relojera que tiene en su nómina de embajadores a la selección kiwi y al que es considerado el mejor jugador del planeta, Beauden Barrett. Tudor lanzó en 2017 una campaña llamada “Born To Dare”, que reflejaba tanto la historia de la marca como lo que es el día de hoy en día: una marca relojera cuyos modelos pueden resistir las condiciones más extremas en tierra, mar y aire. Los All Blacks son de esta forma llamados por el color negro de su uniforme, que en la cultura maorí es un símbolo de vida y fertilidad. La camiseta negra con el helecho plateado como insignia fue formalmente adoptada por el equipo nacional de rugby de N. Zelanda en 1893 y es un icono de orgullo nacional. Un símbolo de patrimonio y cultura de los All Blacks que se sostiene leal al original y “nunca cambiará”. Como afirman los jugadores del equipo:”no eres dueño de la camiseta, solo eres un guardián cuyo trabajo es dejarla en una situación mejor de la que la encontraste”. En un partido de rugby no se puede olvidar el temor al fuerte contacto físico que se genera. Los All Blacks hacen en frente de ello con uno de los espíritus de equipo más intensos y unidos que existe, y lo proyectan cara sus contrincantes por medio de la haka: una danza ritual polinesia de identidad, pasión y vigor; una coreografía excepcional y universalmente conocida. Es el ritual propio anterior a los partidos de los All Blacks desde 1906, más de 113 años. Sus movimientos valientes, ritmo intenso y ademanes intimidantes son un sorprendente estilo de retar al contrincante. Su esmero, sus ganas de superarse cada día y su saber hacer ha llevado a la selección de rugby de N. Zelanda a percibir el distinción más esencial que se entrega en España, el Premio Princesa de Asturias de los Deportes, fue en 2017. Unos de los premios más reputados reconociendo la tarea de figuras señaladas en el campo científico, técnico, cultural, social, humano y deportivo.

Por otra parte, Beauden Barrett, mejor jugador de rugby del planeta en 2016, es el apertura de los All Blacks, La situación número 10, el número que lleva Barrett, en el rugby se confía a jugadores con el sentido táctico más ocurrente. Aquellos que organizan el ataque. Aquellos que se exponen. No obstante, no siempre y en todo momento ha sido apertura, y ha jugado asimismo como zaguero y ala. Jugador polivalente y atlético, reta los límites del juego. El manifiesto “Born To Dare” fue firmado y apoyado por los All Blacks y su jugador franquicia, Beauden Barrett, Los dos van a llevar el Black Bay Dark, un reloj de submarinismo de acero en PVD negro de inspiración tradicional que combina con perfección con sus colores de equipo. El solidez y contundencia del Black Bay Dark supera las pruebas más extremas conforme con la filosofía relojera de Tudor. El Black Bay Dark de Tudor tiene caja de 41 mm de acero con tratamiento PVD. Su movimiento, MT 5602, se trata de una variación del calibre de manufactura elaborado por la marca desarrollada particularmente para el modelo Black Bay. Incluye indicación de horas, minutos y segundos. Tiene una reserva de marcha de 70 horas y una frecuencia de 28.800 alternancias a la hora. Este modelo está libre con un brazalete de acero tratado con PVD, una correa de piel avejentada con cierre desplegable de acero asimismo tratado con PVD en color negro, o bien una correa de tejido gris con cierre de hebilla tratado con PVD en negro. Su coste es de cuatro.280 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *