La trayectoria del Hyundai Tucson ha estado marcada por el éxito en sus 3 generaciones y con más de 16 años en el mercado. Natural de el año 2004, en su línea de tiempo hay que anotar el haberse transformado en el primer vehículo de serie de pila de hidrógeno en su segunda generación de 2009, o bien haber superado la cantidad de 7 millones de unidades vendidas con su tercera generación, la presente.

En España el modelo ha logrado en un par de ocasiones el premio al Mejor Vehículo del año ABC, en 2008 bajo la denominación de ix35, y en 2016 recobrando nuevamente su nombre original. Esto ha supuesto ser el primer SUV de la historia en conseguir hacerse con el premio más reputado de la automoción en España.

La firma coreana está presta a proseguir por la ruta del éxito, y para lograrlo ha presentado la cuarta generación del modelo. El nuevo Tucson, que comenzará su recorrido comercial en Corea este mes de septiembre para después llegar a Europa y al resto de mercados, resalta por su diseño propio, medrando en tamaño, sorprendiendo por su aspecto robusto, innovaciones tecnológicas, y una extensa pluralidad de posibilidades mecánicas, con seis variaciones de gasolina, cuatro diésel, un híbrido y un enchufable.

La versión híbrida combina el nuevo motor Smartstream dieciseis T-GDI (con inyección directa de gasolina y turboalimentado) y un motor eléctrico de 44,2 kW, con una batería de polímero de iones de litio de 1,49 kWh. Se asocia a una transmisión automática de 6 velocidades (6AT) y está libre con tracción delantera o bien a las 4 ruedas. El sistema es el más potente de la gama del nuevo Tucson, con una potencia combinada de 230 CV.

híbrida de 48 voltios con el motor dieciseis T-GDI de 150 CV, que va a estar libre con la transmisión manual inteligente de 6 velocidades (6iMT) y con una transmisión de doble embrague de 7 relaciones (7DCT). Otra alternativa de forma perfecta equilibrada se fundamenta en el bloque dieciseis T-GDI de 180 CV, que se va a ofrecer con la transmisión iMT de 6 velocidades con tracción delantera y con la caja de cambios 7DCT con tracción a las 4 ruedas. Por su lado, el motor dieciseis CRDi con hibridación ligera de 48V y 136 CV va a llegar con la transmisión 7DCT y tracción en 2 o bien 4 ruedas.

Cuando no se asocia al sistema híbrido ligero de 48 voltios, el motor de gasolina dieciseis T-GDI Smartstream está libre con 150 CV, una transmisión manual de 6 velocidades y tracción delantera. El motor diésel dieciseis CRDi Smartstream se comercializa con 115 CV de potencia, una transmisión manual de 6 velocidades y tracción delantera.

Asimismo va a estar libre una versión híbrida enchufable del Nuevo Tucson con un motor T-GDI de uno con seis litros y 265 CV.

Desarrollado para transformarse en un icono
Aparte de la apuesta por la hibiridación y electrificación, el nuevo Tucson se ha desarrollado para transformarse en un nuevo icono de la marca. Presenta una carrocería más grande y ancha que su precursor. Su presencia más musculosa combina ángulos marcados y proporciones activas con superficies desprendidas. Inspirado en el prototipo de SUV Visión T de Hyundai, presentado en el AutoMobility LA de 2019, llama fuertemente la atención la parrilla delantera del vehículo, donde las luces paramétricas quedan ocultas. Cuando las luces están apagadas, la parte delantera del vehículo aparece cubierta de patrones geométricos oscuros, sin que se distingan las luces de conducción diurna led (DRL) que están integradas en la parrilla. Cuando se encienden las luces de conducción diurna la apariencia de cromo obscuro de la parrilla se convierte en formas similares a las de una joya.

Los paneles angulares de la carrocería también destacan como elemento de diseño en el lateral del vehículo, con unas aletas que en sus formas recuerdan a los vehículos de los años 70. En la parte trasera, los anchos grupos ópticos con detalles de luces ocultas paramétricas dan continuidad a este esquema de diseño.

En el interior, los diseñadores de Hyundai han intentado emular las formas de la cabina de un avión, con la instrumentación e indicadores distribuidos en una pantalla de 10,25 pulgadas tras el volante, y una pantalla multimedia también de 10,25 pulgadas integrada en la zona central del salpicadero. Los diseñadores de Hyundai han prescindido de mandos y botones, por lo que todas las funciones del sistema Audio Video Navigation (AVN), así como la calefacción, la ventilación y el aire acondicionado se controlan de manera táctil. Esto transforma al Tucson en el primer modelo de Hyundai con una consola central con pantalla táctil completa.

Mediante esta pantalla se accede a la última actualización del sistema Bluelink que ofrece una gama de nuevos beneficios y servicios como sendas conectadas, navegación de última milla y una nueva función de perfil como usuario. Además, por medio de la aplicación Bluelink los clientes del servicio pueden encontrar su vehículo, bloquearlo y desbloquearlo de forma recóndita, o bien acceder a información del mismo, como puede ser el nivel de comburente. Asimismo se puede acceder al vehículo sin llave, uilizando el «smartphone», o bien efectuar una maniobra de parking de forma recóndita cuando, por poner un ejemplo, el espacio para aparcar en batería es reducido impidiendo salir del vehículo una vez aparcado.

La evolución del diseño interior del Hyundai Tucson ha llevado a apostar por una pantalla de instrumentos más baja y a suprimir la carcasa exterior para lograr una superficie más ordenada. La parte superior del salpicadero envuelve a los ocupantes delanteros como «en un profundo desfiladero» con una línea de continuidad cara las puertas.

El nuevo Tucson se generará en múltiples factorías de todo el planeta, y va a ser la tercera generación del modelo que se generará en Europa, concretamente en la planta de Hyundai Motor Manufacturing Czech (HMMC) en Nošovice, Rep. Checa.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *