Tres asesinatos y dos desapariciones en el norte de la provincia de Columbia Británica, una recóndita zona de Canadá fronteriza con Alaska (EE.UU.), están causando terror en el país de Norteamérica por el temor a la existencia de un asesino en serie.
La Policía Montada de Canadá descubrió el día de hoy, en una conferencia de prensa en Vancouver, el retrato robot de una persona que puede tener información sobre 2 de los fallecidos, mas ofreció pocos datos sobre los asesinatos y desapariciones.

Imagen del retrato robot ofrecido por la policía de un hombre que podría tener información sobre 2 de las 3 muertes
(DARRYL DYCK / AP)

Por el momento, las autoridades canadienses han indicado que nada semeja relacionar la muerte de la estadounidense Chynna Deese, de 24 años, y el australiano Lucas Fowler, de 23, el pasado 14 de julio con el homicidio de otra persona a unos 500 quilómetros al sur de donde aparecieron los restos de la pareja de turistas.
La Policía Montada tampoco sabe si estos 2 casos están relacionados con la desaparición el pasado viernes de Kam McLeod, de 19 años de edad, y Bryer Schmegelsky, de 18, que viajaban cara el territorio del Yukón en pos de trabajo. Lo único que la Policía ha encontrado tras 4 días de busca es el vehículo en el que viajaban los 2 jóvenes incendiado.

Una responsable de la Policía Montada de Canadá muestra el retrato robot del sospechoso

Una responsable de la Policía Montada de Canadá muestra el retrato robot del sospechoso
(DARRYL DYCK / AP)

Conforme han indicado familiares y la propia Policía canadiense, Deese y Fowler, eran una pareja de entusiastas viajantes que se conocieron en 2017 en Europa y que habían decidido viajar a Alaska recorriendo la pintoresca costa oeste de Canadá.
Tras prácticamente un par de semanas de viaje, la pareja llegó a las cercanías del parque natural Liard River Hot Springs, a unos 150 quilómetros de la frontera con Alaska. Mas la furgoneta en la que viajaban se estropeó un poco antes de llegar al parque natural y, si bien múltiples personas ofrecieron ayuda a la pareja, Deese y Fowler decidieron que no precisaban asistencia y que podrían solucionar el inconveniente mecánico. El 15 de julio, la Policía descubrió sus cadáveres tiroteados al lado de la carretera y cerca de la furgoneta.

La policía teme la existencia de un asesino en serie

La policía teme la existencia de un asesino en serie
(DARRYL DYCK / AP)

Más tarde, el 19 de julio, la Policía comenzó la busca en las cercanías de la localidad de Dease Lake, a unos 450 quilómetros al sur de Liard River Hot Springs, de la otra pareja (McLeod y Schmegelsky) tras descubrir su camioneta incendiada en la carretera.
No obstante, en lugar de hallar a los 2 jóvenes, la Policía Montada descubrió el cuerpo de otra persona, un hombre sin identificar de entre 50 y 60 años de edad.

Retrato robot

Por el momento, lo único que la Policía semeja tener es una gran idea de quien podría ser una de las últimas personas que charló con Deese y Fowler ya antes de su asesinato. El retrato robot dado a conocer el día de hoy por las autoridades es el de un hombre con barba, piel obscura y visera tipo militar que semeja conducir un vehículo de la marca Jeep.
La Policía afirmó que no considera al individuo como un sospechoso en la muerte de los 2 jóvenes turistas y que solo tiene interés en charlar con él por el hecho de que se le vio charlando con Fowler. Mientras que la Policía canadiense le encuentra, las autoridades han reconocido que la zona está en estado de alarma tras las 3 muertes y las 2 desapariciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *