A TikTok le prosiguen medrando los enanos por culpa de la privacidad. Si la semana pasada el presidente de USA, Donald Trump, emitía una orden ejecutiva para vedar a la popular «app» china, ahora el diario «The Wall Street Journal» asevera que la plataforma de vídeos musicales empleó a lo largo de 15 meses un orificio de seguridad, existente en dispositivos Android, para acceder a la información de las direcciones MAC de los «smartphones» de sus usuarios.

Estas direcciones son identificadores únicos asignados por los fabricantes a la tarjeta de los dispositivos con conexión de internet, como es el caso de un «smartphone» o bien un PC, y dejan a una aplicación rastrear un dispositivo y también identificarlo. De esta manera, la lectura del MAC deja a los sitios con intereses promocionales conocer mejor a los usuarios y concretarlos.

Desde 2013, Apple no deja que ninguna aplicación sea capaz de acceder a este código, que, además de esto, es único en todos y cada dispositivo. En 2015, Android, propiedad de Google, hizo lo propio. No obstante, y conforme apunta el medio estadounidense, TikTok optó por saltarse esta limitación sacándole partido a un fallo existente en Android hasta el pasado 18 de noviembre de 2019.

Conforme con el medio estadounidenes, a lo largo de, cuando menos, 15 meses, la aplicación estuvo compendiando las direcciones MAC, como una extensa lista de datos personales, en el instante en el que se descargaba en un dispositivo y se abría por vez primera. Ahora cogía toda esta información y la mandaba de forma directa a los servidores de la (aún) compañía propietaria: la china ByteDance.

TikTok y su política de privacidad
Pese a su popularidad, sostenida en más de dos.000 millones de descargas en el mundo entero, TikTok lleva años en el ojo del huracán debido a sus políticas de privacidad. Y es que el servicio, basado en la publicación de vídeos musicales entretenidos, pone todo el contenido que se comparte en su interior como público. O sea, todos y cada uno de los vídeos que se generan se pueden preguntar por cualquiera que haya descargado la aplicación en el teléfono móvil; con independencia de la edad de quien la emplea. El algoritmo de jerarquización de la plataforma, además de esto, está desarrollado para ofrecerle al usuario los contenidos que mejor se amolden a su historial de navegación, aun sin haberse registrado anteriormente.

Además, la aplicación, que es propiedad de la compañía china ByteDance, compendia un enorme listado de datos personales. Conforme ha comprobado este diario, el servicio, creado en 2018 tras la fusión con Musical.ly, amontona información del historial de navegación, la geolocalización, el modelo de dispositivo móvil y también, aun, lee periódicamente hasta el portapapeles empleado en el instante en el que un usuario copia y queja. Se cree asimismo que se ha desplegado un plantel de «influencers» de forma artificial para producir todavía más adicción entre los usuarios británicos.

El primordial miedo de USA es que TikTok sea una herramienta al servicio del régimen marxista chino. De esta forma se manifestó el secretario de Estado Mike Pompeo últimamente cuando acusó de forma directa a la compañía de estar «cediendo información a los marxistas chinos». Si Huawei es considerado por el gobierno estadounidense como un instrumento con vínculos en el gobierno asiático, se piensa que esta «app» es otra pata más de esas angostas relaciones. Si bien aún no se ha podido probar. En verdad, la compañía dueña asegura que los datos se alojan en servidores fuera de China.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *