Salamanca podría ocultar en sus supones uno de los tesoros geológicos más apreciados ahora por la humanidad: tierras extrañas. Bajo esta denominación se abarcan 17 elementos químicos: escandio, itrio, lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio. Sus propiedades imantadas y electroquímicas son esenciales para la industria de la tecnología. Específicamente, para productos como los teléfonos móviles o bien las baterías de los vehículos. De ahí que se han transformado en el objeto de deseo de todos y cada uno de los países. El día de hoy, la compañía minera australiana Berkeley ha comunicado a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV) que ha encontrado rastros de esta apreciada materia prima en tierras salamanquesas. La compañía ha comunicado que ha conseguido 3 nuevas licencias de exploración que cubren un área de 266 quilómetros. Conforme ha explicado, los análisis geoquímicos preliminares que ha efectuado desvelan rastros de la existencia de ciertos apreciados metales como estaño, tungsteno, litio o bien cobalto, estos 2 últimos claves asimismo para la producción de baterías para turismos eléctricos. Pero asimismo han determinado la probable existencia de las apreciadas tierras extrañas. Su comunicado ha provocado que sus acciones se hayan disparado en bolsa un 17%, hasta los 0,23 euros. Del valor tanto económico como estratégico que tienen las tierras extrañas da cuenta el hecho de que, en el marco de la guerra comercial que sostiene con EE UU, China ha conminado con reducir o bien aun interrumpir el suministro de esta materia prima al país que rige Donald Trump. La medida supondría un duro golpe para la industria de la tecnología americana puesto que China controla el 80% de la producción mundial de estos metales. A pesar de su relevancia, la producción de tierras extrañas en la Unión Europea es nula. En verdad, Bruselas las ha considerado como un propósito prioritario. En España, la compañía Quantum Minería asegura que en Castilla-La Mácula, específicamente entre Torrenueva, Torre de Juan Abad y Santa Cruz de Mudela, hay un yacimiento de tierras extrañas, que ha llamado como proyecto Matamulas. Su explotación, no obstante, ha sido paralizada por el Gobierno del socialista Emiliano García-Page con el apoyo de Podemos aduciendo inconvenientes medioambientales. La capacitación morada se concreta asimismo como un obstáculo para Berkeley en su otro gran proyecto en España, la mina de uranio al aire libre de la localidad helmántica de Retortillo. Esta explotación, ubicada a 40 quilómetros del área donde la minera ha efectuado sus nuevos descubrimientos, está pendiente de las preceptivas autorizaciones del Gobierno y del Consejo de Seguridad Nuclear, al que se incorporó un poco antes de las elecciones Francisco Castejón a propuesta de Podemos. Este físico y ecologista antinuclear se ha mostrado contrario al proyecto de Berkeley. La minera está pendiente de que el Tribunal Supremo resuelva su solicitud de anular el nombramiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *