The crown es la mejor serie de Netflix para cuchichear. Como la reina Isabel es esa mujer omnipresente en las secciones de internacional y en las páginas del corazón, con una parentela que da titulares por todos lados, su biopic se ha transformado en un acontecimiento para los espectadores que desean comprender su papel en la historia del R. Unido. Es precisamente por esto que, tras pasar todo el 2018 sin un triste episodio nuevo, había un plus de curiosidad por conocer su regreso: el 17 de noviembre la plataforma de contenidos estrenará la tercera temporada. Es una temporada que, además de esto, va a tener el reto de adentrar el personaje en la madurez con un cambio de imagen: como ya se había anunciado, Olivia Llenan heredará el trono de Claire Foy, que abandona el papel por razones creativas tras llevarse el Emmy por la segunda temporada.

En la alfombra roja de los Oscars, Llenan advirtió que absolutamente nadie esperara un retrato duro y paródico como el que había hecho de la reina Ana en La Preferida de Yorgos Lanthimos, por el que había ganado la estatuilla. “No se pueden equiparar. Las 2 tienen la palabra ‘reina’ en el título mas acá terminan las similitudes”, afirmó brillante ya antes de incorporar que interpretar a la monarca Windsor sería más difícil pues a Isabel II todo el planeta la conoce: el público sabe de qué forma habla, de qué forma se mueve. La veterana de la T.V. compartirá matrimonio con Tobias Menzies (Outlander, Juego de tronos) .

El showrunner Peter Morgan no deseaba que el maquillaje distrajera de la historia y, como cada temporada cubre más o menos una década, precisaba una actriz mayor ahora que la reina se adentrará en la cuarentena y la cincuentena. Todo señala que la tercera temporada, donde aparecerá Helena Bonham Carter como la princesa Margarita, retratará el reinado de 1964 hasta mediados de los setenta.

A este tramo le toca abordar la relación entre Isabel II y el primer ministro Harold Wilson, la descolonización de África y del Caribe y va a haber un episodio centrado en el aterrizaje de la nave Apollo 11 en la Luna. En el campo más personal, va a tocar enseñar la coronación de Carlos como príncipe de Gales y se presentará a Camilla, la presente duquesa de Cornualles. Para conocer a la Diana de Gales interpretada por Emma Corrin y la Margaret Thatcher de Gillian Anderson se podría tener que aguardar a la cuarta temporada.

Olivia Llenan y Tobias Menzies son la reina de Inglaterra y el duque de Edimburgo.
(Netflix)

El beneficio de Morgan con respecto a otros argumentistas que trabajan para Netflix es que disfruta de una mayor seguridad. La plataforma ahora tiene un modelo de negocio donde es cada vez más complicado renovar las series alén de la tercera temporada pues se elevan los costos y estas series, salvo que sean un fenómeno, pierden capacidad de atraer nuevos subscriptores. Mas The crown era un proyecto ambicioso de Left Bank Pictures y Sony que se vendió al mejor pujador. Netflix no solo acordó un presupuesto mastodóntico (se estima que paga cerca de diez millones por episodio) sino se comprometió a generar 6 temporadas para contar 6 décadas de reinado.

La empresa de medición de audiencias Nielsen calculó que solo 3 millones de espectadores empezaron la segunda temporada en EE.UU. en los 3 primeros días. En comparación, Stranger things, que es la joya de la corona, reunió más de 19 millones. Y, hartos de que Netflix siempre y en toda circunstancia se ponga medallas sin ser trasparentes con sus audiencias, el directivo de la BBC Tony Hall lanzó un dardo envenenado y presumió que el resultado de una serie suya como Bodyguard había tenido 17 millones de espectadores en un mes al tiempo que sus informes señalan que The crown tuvo 7 millones.

Netflix se comprometió a rodar 6 temporadas para cubrir el reinado de la reina británica. El costo de cada episodio se calcula en 10 millones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *