Test al estrés del personal de emergencias



Rosa ÁlvarezLEÓN
Actualizado:24/07/2021 00:56h
Guardar

Enviar noticia por correo electrónico
Tu nombre *
Tu correo electrónico *
Su correo electrónico *

En mayo de 2020 arrancó el trabajo. Se puso en marcha el proyecto europeo Sixthense en el que participa el Grupo Valfis de la Universidad de León junto a otras 20 organizaciones de nueve países. El objetivo -a alcanzar en un periodo de tres años- es la creación un modelo predictivo que permita evaluar y corregir el estrés al que se ve sometido el personal de emergencias (bomberos, rescatadores de montaña, etc.) durante sus intervenciones.
Este modelo, según explica José Antonio Rodríguez Marroyo, profesor del Departamento de Educación Física y Deportiva de la ULE e investigador del proyecto (junto a Belén Carballo Leyenda, José Gerardo Villa Vicente, Pilar Sánchez Collado y David Suárez Iglesias), consiste en una especie de «camiseta con muchos sensores» que facilitan información sobre el trabajador que, interpretada de forma conveniente, permitirá anticiparse y proteger su salud. «El fin es predecir su comportamiento, que mucho antes de que suceda una catástrofe se pueda detectar el peligro y que haya un ‘feedback’. Poder decirle que necesita parar o que se está deshidratado y debe beber agua, por ejemplo», explica Rodríguez Marroyo.
Hasta el momento, en este primer año han conseguido diseñar un modelo preliminar para anticipar la respuesta fisiológica al que han llamado «Alpha», mientras que en los dos siguientes las fases serán «más complicadas», apunta Rodríguez Marroyo. En el segundo año el análisis se centrará en el plano psicológico y, en el tercero, en la «evaluación en conjunto de lo psicológico, lo cognitivo y lo fisiológico».
Las pruebas experimentales se han realizado durante un año en el Laboratorio de Valoración de la Condición Física de la ULE, en colaboración con el grupo de investigación Joanneum Research, de Austria. Además, a finales del mes de junio los investigadores se desplazaron a Croacia, a la localidad de Rijeka, para probar el funcionamiento del modelo en una base de entrenamiento con bomberos croatas, eslovenos y austriacos. Todos ellos fueron sometidos a test específicos que simulaban actividades en las que eran puestos a prueba y, ahora, el investigador subraya que están «empezando a ver todos los resultados, a casar las respuestas» a la vez que tratan de detectar aspectos a mejorar.
Las pruebas se realizaron en condiciones ambientales controladas (humedad y temperatura) y los participantes llevaron su equipo de protección personal, que pesa aproximadamente seis kilos e incrementa su estrés térmico. Se analizaron diferentes niveles de estrés, y también se aplicaron diferentes pruebas psicológicas y cognitivas. Este trabajo permitirá seguir avanzando hacia las siguientes fases, si bien Rodríguez Marroyo reconoce que la pandemia de Covid-19 ha estirado un poco los plazos, que salvaron siguiendo estrictos protocolos de seguridad y practicando pruebas PCR a los sujetos con antelación.
Otro «aspecto relevante» que destaca el investigador tiene que ver con la manera en la que se llegará a producir ese «feedback» con el trabajador. Según dijo, lejos de señales visuales o sonoras, que cree que se ignoran en una situación de estrés, han apostado por la electroestimulación en los costados para hacer que el mensaje se entregue. Además, todos los dispositivos estarán conectados entre sí y a su vez con el centro de mando, que es el que decidirá la estrategia en función de los datos.

Siete millones y meses de trabajo

El proyecto Sixthense está financiado con un total de 7,2 millones de euros que cubre el programa europeo Horizonte 2020. La entidad coordinadora es Tecnalia Research & Innovation, aunque el consorcio del proyecto está integrado por 21 organizaciones en total procedentes de nueve países europeos que tendrán 36 meses para desarrollar el proyecto y cumplir sus objetivos. Entre ellas destacan las universidades de Aalborg Universitet (Dinamarca) y Technische Universitaet Chemnitz (Alemania), además de la Universidad de León; cinco organizaciones europeas de investigación y tecnología; dos grandes representantes de la industria y cinco socios PymeE con diferentes áreas de especialización.
También colaboran el Servicio de Rescate de Montaña de Serbia, la Asociación de Organizaciones de Rescate de Montaña de B&H, cuatro compañías de bomberos, un experto en rescate en incendios y expertos en gestión de riesgos.
Ver los
comentarios
Comentarios

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *