La retirada de Naomi Osaka en el Abierto de Francia ha sido un hecho inopinado, siendo una tenista top y quizá la más requerida entre las grandes casas de tendencia del instante. Si bien esta circunstancia sea triste, ha sido quizá el planeta del tenis el que más enteros ha hecho ganar a la industria de la moda mundial en las últimas décadas, pese al devenir de sus protagonistas.

Osaka, la última estrella de Louis Vuitton en sus campañas de publicidad, ha dejado el campeonato francés por motivos sicológicos. No es extraño que una industria que pone en brete a los más renombrados atletas, el tenis, sea además de esto la fuente de grandes campañas de tendencia, puesto que la fama de los que participan traspasa fronteras. Sosiega Williams, Maria Sharapova y Anna Kournikova han sido a lo largo de años estrellas promocionales de primera importancia. El hecho de que Osaka haya dejado el campeonato parisino por inconvenientes relativos con la depresión es solo un detalle más de como el deporte y la moda crean sus juguetes rotos.

Mas la relevancia de los tenistas en la moda viene de lejos. Ya en los años 70 fue Bjorn Borg el primer atleta que ganaba más con sus ‘sponsors’ (Slazenger y Adidas entre otros muchos, si bien las raquetas Donnay le dieron desde 1975 unos dividendos de 600.000 euros por año que retuvo hasta 1983). Sus ganancias a base de estos patrocinios fueron superiores a las recibidas con los premios por ser el número uno mundial. Borg sentó cátedra y le prosiguieron McEnroe o bien Lendl, todos con el apoyo de grandes casas de tendencia deportiva y accesorios técnicos a sus espaldas.

Años después fue Roger Federer el enorme conquistador de la moda y la joyería, representando en sus campañas de publicidad a Nike y Rolex. Sosiega Williams aun ha protagonizado entre otras muchas campañas la de Stuart Weitzman, en la que la ha acompañado su hija Olympia, su ‘mini-yo’de 3 años. Sosiega jamás ha evitado la moda sino ha cooperado mano en mano con muchas marcas aun en el momento de concebir prendas femeninas y cómodas al unísono.

Campana de Roger Federer para Nike

© Nike
Mas quizá el que se ha llevado el gato al agua ha sido nuestro Rafael Nadal, que aparte de ser un genial tenista es un caso para el planeta juvenil deportivo. En Nike aun una parte de sus compilaciones llevan el nombre de Nadal (no hay más que bucear un tanto por sus webs de venta para poder ver las prendas de ‘The Nike Polo Rafa’).

Rafa Nadal para Nike

© Nike
Entre las marcas más reputadas del planeta, la primera del ámbito de las prendas y accesorios es Nike por encima de las próximas, Gucci, Louis Vuitton o bien Adidas. Esto prueba que tenis y moda marchan bien juntos.

Sosiega Williams al lado de su hija en la campaña de Stuart Weitzman

© Stuart Weitzman
Ahora que Osaka lidera la parrilla femenina tras representar a el país nipón en el O bien.S.Open de 2020, exactamente la misma tenista que ha letrado por el Black Lives Matter se ha transformado en la atleta mejor pagada del planeta a sus 23 años, y todo debido a la moda, a Louis Vuitton, a su singular perfil y los potentes ‘sponsors’ deportivos. Posando con el directivo creativo de Vuitton, Nicolas Ghesquière, aceptó sentirse honrada al transformarse en la embajadora de la marca en el planeta.

Naomi Osaka con el directivo creativo de Vuitton, Nicolas Ghesquière

© Louis Vuitton
Osaka, que representa al planeta anglosajón pese a su 50% nipón y su 50% afroamericano, ha explicado que una parte de su entusiasmo es dar la cara por una generación que termina de llegar al mercado y que pronto liderará la clientela de la presente industria de artículos de mucho lujo, con nuevos valores y una mentalidad diferente. El hecho de que se haya retirado por sorpresa del campeonato francés por depresión la transforma todavía más en un icono de la moda de los nacidos en este siglo, que valoran e inclusive admiran a aquellos que pasan por contrariedades personales y lo saben reconocer.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *