El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, presentará el día de hoy al consejo de administración de la compañía un nuevo plan prejubilaciones con exactamente las mismas condiciones que tuvo el ejecutado entre 2016 y 2018.
Lo que en compañía se conoce como Plan de Suspensión Individual de Empleo (PSI) contempla ofrecer la salida voluntaria a todos empleados de la compañía en España que tengan más de 53 años. Como el precedente PSI, la compañía ofrece la remuneración del 68% del salario salvaje y el abono de las cuotas de la seguridad social hasta la jubilación. De esta forma se lo hizo saber el día de ayer la compañía a los representantes sindicales, quienes calculan que cerca de cinco.000 personas podrían cumplir las condiciones. Otras fuentes conocedoras de las conversaciones confirman que se trata de una “cantidad significativa” de personas. En el precedente PSI se adhirieron al programa el 85% de quienes cumplían las condiciones.

Las salidas, entre octubre y diciembre

De entrada, las salidas se generarían entre octubre y diciembre del año en curso. Para esto, Álvarez Pallete debe conseguir el respaldo del consejo de administración para destinar la partida económica con la que costear este plan. Pues tanto el presidente de Telefónica como el consejero encargado, Ángel Vilá, han negado en diferentes ocasiones a lo largo de los últimos meses (la última en la conferencia ante analistas que tuvo lugar el mes pasado de julio) que Telefónica tuviese previsto acometer alguna reestructuración de personal. “Estamos muy cómodos con el dimensionamiento actual de la compañía”, ha llegado a decir Vilá. Y la justificación de esa postura era “que no existe ninguna partida en los presupuestos de la compañía para este año destinada a tal fin”. Esa partida es la que deberán liberar el día de hoy los consejeros.

Sobran unos perfiles, faltan otros

La acelerada pérdida de valor que la acción de Telefónica ha tenido en los últimos meses podría justificar el cambio de opinión del equipo directivo dirigido por Álvarez Pallete. Mas la verdad es que tanto fuera como en Telefónica todo el planeta está seguro de que la estructura de recursos humanos de la teleco no responde a las necesidades que demanda el mercado.
Fuentes sindicales llevan meses asegurando que “los empleados habían reclamado a la compañía que pusiese nuevamente encima de la mesa un plan de salidas en condiciones afines a las que se habían ofrecido en años anteriores”. En los últimos tiempos Telefónica ha pasado de ser una compañía centrada en ofrecer servicios de voz a una compañía de datos. De una compañía que tiraba redes cobre a una experta en fibra.“Estamos obsoletos en muchos campos”, han reconocido los empleados muy frecuentemente.

Plan de capacitación

Por la parte de la compañía, esta es una ocasión para procurar cuadrar un difícil círculo. Por una parte, actualizar su plantilla. Quienes conocen la propuesta que el día de hoy examinará el consejo aseguran que el PSI va acompañado de una propuesta de actualización de habilidades para quienes deseen continuar en Telefónica.
Si bien a absolutamente nadie que conozca ligerísimamente los mercados se le escapa que las bolsas acostumbran a premiar con subidas los planes de reestructuración de cualquier compañía. Va a haber que ver si el día de hoy asimismo ocurre. Todo va a depender de si este anuncio llega acompañado de otras medidas de refuerzo sobre las que los analistas han estado especulando en los últimos días como pueden ser las ventas de activos.

Una parte del acuerdo colectivo

Alén de la aprobación del consejo y de los mercados, el PSI deberá recabar el apoyo final de los sindicatos que a pesar de su buena recepción inicial explican que está incluido como uno de los 4 puntos clave de la negociación del acuerdo colectivo que se negocia desde julio y en el que punto más espinoso es los empleados desean eludir la disponibilidad de movilidad geográfica que demanda la compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *