Las concentraciones de dióxido de carbono en la atmosfera registradas en el Observatorio de Mauna Alabanza, en Hawái, alcanzaron en mayo de 2019 el máximo histórico de 415 partes por millón. La Organización Meteorológica Mundial ha publicado asimismo una serie de datos que muestran que junio de 2019 fue el mes más caluroso de la historia, batiendo récords desde Nueva Delhi hasta el Polo Norte. Tal como Hilda Heine, presidente de las I. Marshall (país aliado de Taiwán) ha pedido al planeta, no merece la pena discutir o bien discutir si el cambio climático llegará, por el hecho de que ya sucede en estos instantes.Como miembro de la aldea global, Taiwán se esmera por combatir el cambio climático y resguardar la Tierra. En verdad, estamos desempeñando un papel imprescindible en la labor vital de legar un medioambiente sustentable para las generaciones futuras. A resultas de la situación actual política internacional, a Taiwán se le ha prohibido participar en la Conferencia de las Partes que se festeja bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). No obstante, proseguimos buscando la forma de hacer contribuciones a la comunidad internacional. Hemos aprobado la Ley de Administración y Reducción de Gases de Efecto Invernadero, estableciendo objetivos en un largo plazo para la reducción de este género de gases, y hemos elaborado las Indicaciones de Acción Nacional para el Cambio Climático, como un Plan de Acción de Reducción de Gases de Efecto Invernadero. Asimismo hemos elaborado un Plan de Acción del Control de la Reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero que cubre los ámbitos de energía, manufactura, transporte, desarrollo residencial y comercial, agricultura y medioambiente. Con una plan de actuación meridianamente precisada a la reducción de las emisiones nacionales de carbono, los puntos clave de este plan incluyen la promoción de la transformación de la energía; las ayudas a los fabricantes a fin de que conviertan sus empresas en verdes y bajas en carbono; el desarrollo del transporte verde y la promoción del empleo de automóviles bajos en carbono; la mejora de los estándares de ahorro de energía para los exteriores de los nuevos edificios; la ayuda a las granjas ganaderas para el reciclaje del biogás, y el fortalecimiento del reciclaje de metano de los vertederos de restos y aguas residuales industriales. Además de esto, la aprobación de un Plan de Implementación del Control de Gases de Efecto Invernadero, propuesto por los gobiernos locales, muestra de qué forma Taiwán está respondiendo al cambio climático de forma colectiva, desde un nivel central hasta los niveles locales. En los últimos tiempos, nuestro Gobierno ha hecho significativos progresos en el desarrollo del ámbito de las energías renovables, aplicando activamente políticas diseñadas para reducir la generación de energía procedente del lignito, incrementando la utilización del gas natural y fomentando el desarrollo verde. Para 2025, aguardamos que las energía solar y eólica generen 20 GW y sesenta y nueve GW de electricidad al año, respectivamente. Y asimismo ponemos en marcha numerosas políticas y acciones de ahorro de energía bajo nuestro Programa de Desarrollo de Infraestructuras con Visión de Futuro, y también ideas afines. Mientras que, nuestro Plan de Acción de Financiación Verde se centra en áreas como las finanzas, la inversión, la colecta de fondos y la capacitación de talentos, apoyando el desarrollo del ámbito de la energía verde a través de el impulso de incentivos financieros. En concepto de investigación y desarrollo tecnológicos, la política de tecnología verde de Taiwán cubre el desarrollo, almacenaje y ahorro de energía y la integración de sistemas; el aprovechamiento de materiales de futuro; la tecnología sostenible; el ahorro de energía avanzado; los sistema inteligentes y áreas afines, con el propósito de implicar a la industria con los frutos de la investigación en el planeta académico. Y desde el lanzamiento de nuestro satélite FormoSat-tres en 2006, Taiwán ha amontonado más de 10 millones de elementos de datos meteorológicos que ha proporcionado, de manera gratuita, a especialistas y también estudiosos de todo el planeta para su utilización en investigaciones científicas. Taiwán ha reunido a las agencias relevantes del Gobierno central para elaborar un Plan de Acción Nacional para la Adaptación al Cambio Climático, edificando un sistema resistente que responda a 8 aspectos del cambio climático: desastres, infraestructura básica, recursos hídricos, seguridad nacional, líneas ribereñas, energía y también industria, agricultura y sanidad. En el campo de la atención médica, ponemos singular énfasis en la higiene médica y en la prevención de epidemias, en la reducción de desastres y en la capacidad de restauración en el caso de urgencias y desastres, resguardando de este modo la salud nacional y dando prioridad a la protección de nuestros ciudadanos más frágiles. Un inconveniente global En concepto de conservación, sostendremos nuestros recursos de producción agrícola y biodiversidad, fortaleceremos los mecanismos de monitoreo y alarma temprana, robusteceremos los sistemas de rescate y seguro en casos de desastres naturales, y también integraremos las tecnologías diseñadas para acrecentar la resiliencia de las industrias agrícola, forestal, pesquera y ganadera. Asimismo estamos operando y administrando nuestras reservas naturales, estableciendo sistemas de monitoreo ecológico en un largo plazo y robusteciendo la conservación y el empleo apropiado de las especies nacionales y el material genético asociado. Todo ello con el propósito de resguardar la seguridad alimenticia y establecer prácticas de agricultura sustentable. Conforme Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, entre 1997 y 2016, ocurrieron en el mundo entero más de 10.000 incidentes climáticos extremos, que se cobraron incontables vidas. El planeta prosigue haciendo en frente de crisis climáticas, y este inconveniente global requiere una solución global. Esto quiere decir que cada persona, como miembro de nuestra comunidad global, debe participar y buscar una solución. Es injusto que Taiwán sea excluido de las organizaciones internacionales por prejuicios políticos. Nuestra exclusión contraría el espíritu de las convenciones climáticas implicadas, que instan a todas y cada una de las naciones a trabajar conjuntamente para combatir el cambio climático global, y también ignora tanto el término de justicia climática enfatizado en el Pacto de la ciudad de París como la relevancia de solicitar a todas y cada una de las naciones que adopten acciones climáticas. Esta violación de la Carta de las Naciones Unidas desgasta nuestro marco internacional y daña a todo el mundo. Taiwán es un amigo responsable y franco de la comunidad internacional y está presto a aportar su contribución. Nos agradaría compartir nuestra experiencia en materias como la buena gobernanza ambiental, la prevención de desastres y sistemas de alarma temprana, la actualización de tecnologías de eficacia energética y la innovación en alta tecnología y sus aplicaciones. Nos esmeramos por hacer del planeta un sitio mejor, y pensamos que Taiwán puede ser un asociado valioso en la contestación global al cambio climático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *