Prácticamente un millón de retirados españoles no saben hoy si este año van a poder irse de vacaciones con el Imserso, cuyo programa de vacaciones lleva desde 1985 ofertando viajes económicos a las personas mayores. El Tribunal Administrativo dependiente del Ministerio de Hacienda ha suspendido la licitación del programa de turismo social 2019, admitiendo las medidas cautelares y temporales pedidas por el campo hotelero en su recurso, en el que demanda una mayor retribución por los bultos vacacionales. La patronal hotelera CEHAT presentó el pasado ocho de mayo la impugnación de los pliegos del Programa de Vacaciones de Mayores del Imserso, una resolución que habían adelantado a fines de abril, al estimar que como estaban planteados lesionaban gravemente sus intereses, les «ataba de pies y manos» y sumía en la «ruina» al campo para los próximos 4 años. Para los hoteleros, «el Estado hace un negocio redondo» con los bultos de vacaciones del Imserso, en tanto que «porque cada euro que invierte, recobra uno con cinco euros en término de Seguridad Social, retención de IRPF, Impuesto sobre el Valor Añadido o bien posibilidades de desempleo no pagadas». Conforme los cálculos de la patronal, unos 350 hoteles y 12.000 trabajadores podían verse perjudicados por esta situación. La suspensión de estos viajes, que dejan a las personas mayores viajar a costes muy competitivos entre septiembre y mayo, afecta tanto a esta temporada 2019-2020 como a la próxima, 2020-2021. Conforme denuncian los hoteleros, los bultos actuales suponen una rebaja de entre el ocho% y el 12% sobre los costes de mercado. Por este motivo, y para eludir pérdidas, demandan que el costo por persona y día debería situarse en el ambiente a los 25 euros, en frente de los 22-23 actuales en la banda más baja. Desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (del que depende el Imserso) apuntan que los viajes «no están en peligro» y apuntan que el tribunal se pronunciará de forma terminante en el plazo máximo aproximado de un mes. Sin embargo, fuentes cercanas al Imserso consultadas por LA RAZÓN dan por sentado que esta temporada se ha perdido ya tras la suspensión, puesto que estiman que no hay tiempo preciso para regresar a arrancar el programa. «El tribunal tiene un mes para poder ver si lo acepta o bien no, mas entonces puede solucionar cuando desee, e inclusive tomarse múltiples meses». En este sentido, exactamente las mismas fuentes aseguran que el inconveniente se debe a una «falta de diligencia por la parte del Imserso», y coinciden en que el dinero que reciben los hoteles, poco más de 20 euros por persona y día con pensión completa y alojamiento, es deficiente a fin de que el programa les resulte rentable. «Pensaban que los hoteleros iban a tragar y no han tragado. Habrán pensado que para perder dinero, es mejor no hacerlo», asevera. «Por primera vez en prácticamente 40 años dejarán a los pensionistas sin viajar». Además de esto, las personas mayores podrían no ser los únicos perjudicados. La suspensión pone asimismo bajo riesgo los 360.000 trabajos asociados a este programa. «Los viajes del Imserso se hacen en temporada baja, y si esas personas no van, los hoteles y las tiendas se quedan vacíos y deberán despedir gente». Para esta temporada estaban programadas 900.000 plazas para viajes de costa, interior y circuitos culturales. 2 de cada 3 pensionistas que participan en el programa cuentan con una pensión inferior a los 1.050 euros por mes. Al revés que los hoteleros, el Ministerio piensa que el costo de los bultos es conveniente, puesto que para su fijación se han «considerado los costes de mercado de productos afines en otros programas no subvencionados por el Imserso y programas autonómicos similares».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *