De la nada, Carlos Sotelo creó Silence -ya antes Scutum- en 2011. Entonces una pequeña start up en el prácticamente inexplorado planeta de la movilidad eléctrica, el día de hoy se ha transformado en el primordial fabricante de automóviles con batería en España, y es una de las compañías mejor posicionadas frente a la nueva movilidad. Asimismo es el mayor productor de automóviles de 2 ruedas en España, tras el cierre, a consecuencia de la crisis de 2008, de las fábricas en Cataluña y Asturias de gigantes como Honda (que todavía genera unas pocas unidades de Montesa), Suzuki, Yamaha o bien Derbi. Un camino, el de la electrificación, en el que asimismo se ha centrado otro de los fabricantes del ámbito, Torrot, desde su refundación en 2015.

Silence empezó, mucho ya antes que los fabricantes automovilísticos, a acoplar sus baterías, en su planta se Sant Boi de Llobregat, y termina de acrecentar, de 90 a 120, la capacidad de su planta de Molins de Rei, lo que le dejará lograr una producción de 50.000 automóviles por año. «Hemos conseguido montar un equipo de profesionales, y incluso siendo una compañía pequeñísima hemos conseguido liderar este mercado», explica a ABC Sotelo, que apunta a que la pretensión de la compañía es elevar la apuesta hasta las 70.000 en 5 años. «Eso solo es a base de mucho esfuerzo».

Seat termina de anunciar el primer fruto de su cooperación con Silence, la moto eScooter 125, estrella de su nueva marca de movilidad MO. Un pacto con «muchísimo potencial», conforme Sotelo. «Seat tiene distribuidores en el mundo entero y para nosotros es una muy, muy grande ocasión poder medrar y cooperar con ellos. Para nosotros es una enorme ocasión mas asimismo un enorme reto, en tanto que los estándares de calidad son muy altos y debemos estar a la altura. Esperemos podamos estar a su lado muchos años».

En las grandes urbes españolas su producto es perceptible a través del motosharing de Activa, que ha impulsado al modelo S 02 a transformarse en la más vendida del mercado en lo que llevamos de año, por delante de superventas como la Kymco Agility City o bien la Honda PCX. La compañía de motosharing es, por el momento, su primordial usuario, si bien Silence planea fortalecer sus ventas al canal particular a través de el establecimiento de una red de tiendas insignia en las primordiales urbes, o bien Flagship Store, como las que tiene en once capitales españolas.

«A corto plazo Silence lo que debe hacer es tener un enorme producto, de mucha calidad, con mucha conectividad. Ahí tenemos incluso mucho camino por recorrer y estamos por el momento al comienzo de las posibilidades de los automóviles eléctricos», adelanta Sotelo. «Ahora además estamos en un reto fundamental, que es crear la marca. El primordial reto ahora es la internacionalización, en eso estamos concentrados».

La compañía está comenzando a poner sus semillas en Francia, en Italia, en Alemania. «Empezamos a tener aceptación con nuestros 3 modelos bien diferenciados: para flotas, para particulares. Eso hace que seamos interesantes para distribuidores en otros países. En el último año tenemos un equipo comercial potente. Tenemos un asociado con zonas en exclusiva que montan su Flagship Store con productos de la marca y que los habitantes de la zona puedan probar. Los eléctricos se precisan probar, ver que son reales, ver que son mejores en tanto que los automóviles de combustión. Esa es la estrategia de Silence: medrar con distribuidores locales que se amolden a cada zona».

Estas instalaciones están llamadas a tener un papel esencial en su visión de la movilidad eléctrica, basada en un sistema patentado de intercambio de baterías, que se llevan hasta un hub de recarga merced a unas ruedas y un trolley integrado, para eludir esperas. «Todo vira cerca de las baterías extraíbles que hacemos. Son las extraíbles más grandes del mercado, de cinco,6 kWh, con un sistema de extracción patentado, que nos resguarda de cualquier marca que nos quiera copiar», explica Sotelo, que sueña con hacer este intercambio de forma «totalmente autónoma».

El año pasado, la compañía acopló más de 10.500 paquetes de batería. «Estamos en pleno proceso de automatización para continuar mejorando capacidades. Tenemos un conocimiento y una tecnología esencial, con una batería muy potente y una larga vida. Tenemos ya automóviles con 4 años y más de 60.000 quilómetros que preservan más del 95% capacidad».

El empresario, un apasionado de las 2 ruedas «desde pequeñito», se curtió en 8 ediciones del Dakar africano, ya antes de entrar en el negocio de la distribución de motocicletas. Después dio el salto a la firma china Vmoto. «Ahí fue cuando ví que la motocicleta eléctrica era el futuro, que no se podía ir por las urbes haciendo estruendos y contaminando. Estuve un año viviendo en China y decidió procurarlo en España, pues sí veía que lo que se genera en el mercado asiático no está ideado para ser vendido en Europa. Creí que no sería tan bastante difícil desarrollar un vehículo eléctrico. Lo cierto es que ha sido mucho considerablemente más bastante difícil de lo que imaginaba», confiesa.

Pese a ello, piensa que el vehículo eléctrico «tiene mucho que decir en las ciudades». En España y en el mundo entero «más que urbes son metrópoli, en las que se han juntado las pequeñas poblaciones de alrededor en grandes áreas colapsadas. El que resolverá este inconveniente es un vehículo con poquísima huella, de 2, 3 o bien 4 ruedas. Como es natural cero emisiones y evidentemente con poquísima huella. Lo que no puede ser es que en un turismo de cinco metros el 90% del tiempo vaya vacio. Eso nos debería dar a todos pena. Hay un nicho fundamental en estos tiempos en los que se están ocasionando genuinos colapsos. Es un ámbito que tiene mucho sentido y está llamado a transformarse en el enorme ámbito de las ciudades: microvehículos, automóviles ligeros, acompañados de una poca huella. Una concepción en la que, apunta Sotelo involuntariamente dar más pistas, «caben otro género de automóviles que no sean únicamente de 2 ruedas».

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *