Las quejas que se viven en Cataluña hoy han alcanzado a la factoría de automóviles de la firma Seat. Los distrurbios en la comunidad, que va a vivir este viernes su cuarta huelga general en menos de un par de años vinculada al proceso independentista, han obligado a la compañía a un paro de producción en la planta de Martorell (Barna), que va a durar el resto del día de el día de hoy y todo el mañana. Esta medida se ha impuesto para eludir el peligro de que los trabajadores no pudiesen asistir a su puesto laboral, y asimismo de que hubiese inconvenientes para percibir suministros. El presidente del comité de empresa del fabricante de automóviles, Matías Carnero, ha estimado que este paro técnico de día y medio, de las 3 líneas de producción de Martorell (emplazamiento donde se fabrica el modelo Seat Ibiza, Arona y León, aparte del modelo A1) implica interrumpir la producción de, más o menos, tres.200 vehículos. En esta línea, el presidente del comité ha apuntado que “Seat no está en favor de los convocantes de la huelga”, esto es, los sindicatos soberanistas -CSC y la IAC-, y que esta medida se ha adoptado con razón de “no poder asegurar la seguridad de los trabajadores de la firma en su traslado al trabajo y en el regreso a su hogar”. Los turnos suspendidos han sido, por tanto, el de la tarde y el a la noche de el día de hoy, aparte de los 3 turnos previstos para la jornada de mañana. Esto, ha remarcado el presidente, se trata de una medida “preventiva”, pues “no deseamos que nuestros trabajadores estén inmersos en los cortes de las carreteras”. Además de esto, Carnero ha subrayado que este paro de producción y de trabajo no afectará al sueldo de los empleados. «Como compañía tenemos la responsabilidad de eludir que nuestros trabajadores se queden bloqueados entre su domicilio y el centro de trabajo», ha afirmado. Concretamente, en los turnos de producción de Seat trabajan en torno a unos siete.000 profesionales, de los que dos.900 empleados trabajan en el turno de mañana, dos.300 en el de tarde y 1.600 en el turno a la noche, que en nuestros días opera con una línea. Con lo que se refiere al emplazamiento físico de la marca, en Martorell, engloba una producción de dos.200 automóviles diarios. Del mismo modo, desde la compañía han asegurado que este volumen de producción se prevé recobrar de acá a fines de año con las medidas de flexibilidad contempladas en el acuerdo colectivo, con lo que no tendría impacto en el cómputo anual. De esta manera, el suministro de piezas se va a ver frenado, si bien exactamente las mismas fuentes han matizado que se van a recibir los repartos puntuales que se puedan hacer, en función de las circunstancias, y la sede central de Seat continuará abierta. Así como Seat, otra de las compañías del campo del motor que se ha visto obligada a echar el cierre, provisionalmente, ha sido la compañía de alquiler de motocicletas eléctricas eCooltra. La firma anunció esta resolución mediante su cuenta de Twitter, una vez que ciertos participantes de la manifestación quemaron motocicletas de la propia compañía que estaban aparcadas en el centro de la urbe. Sin embargo, no concretó las unas partes de la urbe que dejaría sin servicio. En frente de ello, el concejal de Presidencia del Municipio de Barna, Jordi Martí, cifró el día de ayer en 320.000 euros el costo de los 250 contenedores que se quemaron en los altercados la noche del martes en Barna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *