A los españoles nos chifla viajar mas semeja que los próximos meses tendrán que soportar en casa. Arabia Saudí, El Salvador, Iraq, Israel, Kazajstán y Jordania ya han confirmado que no dejarán la entrada a viajantes provenientes de España, y se espera que los próximos días aumenten los países que nos incluyan en su lista negra. Mala suerte. Y si prosiguen las medidas, podría acontecer que llegue el instante en que ciertas comunidades cierren el paso si no es por causas mayores. Si bien estas limitaciones tan radicales aún no han pasado la categoría del rumor, semejante escenario debe contemplarse. Y de imponerse, es deber civil de todos y cada uno de los ciudadanos cumplirlo. No es este instante de gracietas. Las personas de mayor edad son pacientes de peligro en el coronavirus y el planeta entero está en tensión incesante frente a la avalancha de contagios que se aúnan cada minuto.Pero viajar es asimismo un virus, una infección poderosa en aquellos que han probado su sabor a libertad en el paladar. Lo afirmaba Michael Palin, actor del conjunto comediante inglés Monty Phyton: Una vez te pica el bicho de los viajes no hay antídoto conocido, y sé que estaría dichosamente inficionado hasta el final de mis días. ¿De qué manera podríamos hacer, entonces, para proseguir viajando a pesar de no poder salir de casa? La contestación es tan fácil que prácticamente se me atragantó cuando se me ocurrió redactar este artículo. Es el instante de buscar en la filmoteca de los viajes. Ahora se presenta una lista de países y zonas que vamos a poder visitar sin precisar aguardar a que pase el COVID – 19.

Japón

Hace poquitos meses conocimos que Netflix iba a añadir en su plataforma múltiples películas del Estudio Ghibli. La princesa Mononoke (1997), Mi vecino Toroto (1998) y El castillo flotante (2004) son ciertos de sus mejores títulos. Si bien se están anulando ciertos pedidos a domicilio, tal vez sea este el instante que procurabas para aprender a hacer sushi con la ambientación conveniente, y no hay una mejor que el anime nipón más delicioso. Cuentos de Tokio (1953) y Rashomon (1950) son 2 tradicionales dedicados a la sociedad nipona de la posguerra y los detalles de la naturaleza humana, de forma delicada detallados. Y para los más nostálgicos, qué mejor instante para desempolvar el exitazo de Tom Cruise en El último samurái (2003). Una visita al pasado más tradicional de el país nipón en compañía del capitán Nathan Algren, tal vez sea el ingrediente idóneo para sentirnos extranjeros en una tierra que deberá aguardar hasta el momento en que la visitemos.

Rusia

Aunque el gigante asiático no ha limitado la entrada a los españoles, sí que ha impuesto una cuarentena de 14 días para los que visiten su país desde el nuestro. ¿Qué hacer 14 días apartado? Pues ver películas, que al Internet no le contagiamos. Indispensable es El doctor Zhivago (1965), una película basada en la novela homónima de Borís Pasternak, que trata muy fuertemente los primeros años de la dictadura soviética en carnes de un dulce doctor tropezando en pos de su libertad. La serie Chernóbil, últimamente lanzada por la plataforma HBO, prácticamente semeja la opción mejor. Si bien está ambientada en Ucrania, sitio donde ocurrió el desastre nuclear, sí salen buenas dosis del Kremlin en la ciudad de Moscú y formas de abordar crisis internacionales como la que se nos echa encima. Otra alternativa es el conocido como procedimiento Tarkovski, consistente en efectuar una maratón cinematográfica de la genial compilación dirigida por el director de cine Andréi Tarkovski. Son tradicionales sin data de caducidad.

Gran Bretaña

Montañas, cordilleras de películas se han lanzado sobre esta tierra, asimismo es un destino frecuente entre los españoles. La apuesta más segura para zambullirse en la temporada victoriana es Orgullo y Prejuicio (la versión del 2005) y, si apetece un tanto más de humor y menos drama romántico, La relevancia de llamarse Ernesto (2002) es una amena parodia de los rigurosos cánones sociales de la temporada. Retrocediendo en el tiempo, a la Edad Media, obviamente va a haber que regresar a ver Braveheart (1995) y clamar libertad al lado de William Wallace desde el sofá de casa. Las locas, locas aventuras de Robin Hood (1993) y Los caballeros de la mesa cuadrada (1975) asimismo servirían para visitar el lado más cómico de la Edad Media británica. ¿Algo del Londres moderno? Quizá Notting Hill (1999) para los enamorados y Snatch, cerdos y diamantes (2000) para los más animados nos hagan el favor.

África

Toca ponerse serios. El continente es frecuentemente considerado como un solo y enorme país, y las consecuencias que han derivado de esta idea, llevaron a horribles instantes condimentados con breves gotas de dicha. De ahí que reunimos el continente con 4 películas de temática variada y un directivo senegalés para abrirnos la puerta al planeta ignoto del cine africano. Una preciosa forma de conocer el lado más fabuloso de África sería mediante Memorias de África (1985) y Yao (2018). Esta última es una tierna historia entre un escritor senegalés residente en Francia (Omar Sy) y un simpático pequeño cuyas circunstancias unen en Dakar para siempre. Mas el pasado obscuro del continente es imborrable. Para sentir en nuestras carnes, o bien por lo menos procurarlo, el sufrimiento de este lado más poco afortunado del planeta, va a hacer falta comprobar a conciencia Hotel Rwanda (2004), sobre el genocidio de Ruanda en 1994, y Un día más con vida (2019), película animada que cuenta las aventuras del reportero Ryszard Kapuściński a lo largo de la guerra civil de Angola. Se acaba el repaso con el directivo prometido: Ousmane Sembène, el talentoso cineasta senegalés que en la década de los sesenta rodó Mandabi, Borom Sarret y La Noire de…

India

Es entendible que no deseemos perdernos un segundo de sus colores a pesar de las limitaciones. De ahí que vienen Bollywood y Hollywood al rescate. Mi nombre es Khan (2010) y Rowdy Rathore (2012) son las opciones mejores de la productora india, 2 largos grabes que nos sostendrán ocupados por lo menos dos tardes. Y vistas desde el prisma occidental, las opciones de películas con temática india son bien evidentes. Lion (2016), El exótico Hotel Marigold (2011) y Slumdog Millionaire (2008) arrancan trazas de ternura y lástima por igual en los espectadores, tal vez de una manera menor mas no menos real de lo que haría a veces el país hindú. Como dato curioso, cabe a resaltar que el protagonista de estos 3 grabes es exactamente el mismo actor, Dev Patel. Aunque para los nostálgicos, como , tal vez falte alguna película que nos transporte a la niñez y a otros tiempos de la India por igual. Una que rebose de acción y de aventura. ¿Sandokán, el tigre de Mompracem? ¿Sería una buena opción? Puesto que sí, seguramente. Las aventuras del pirata indio en su lucha contra la colonización inglesa tal vez sean la mejor manera de lograr la excitación que no siempre y en toda circunstancia consigue el sofá de casa.

El Caribe

¡Alguno va a haber que se frotaba las manos con crema solar y se ha quedado en España con los brazos cruzados! Para ti asimismo tenemos películas, si bien el mojito te tocará hacerlo a ti. Primeramente va a haber que seleccionar un maratón pirata, así sea con la saga de Piratas del Caribe o bien la genial serie de Black Sails, acompañando al (capitán) Jack Sparrow o bien al capitán Flint en sus peligrosas aventuras por los 7 mares. Y si se busca compañía para el mojito, descubriendo los años cincuenta en la amena urbe de San Juan, en Puerto Rico, no hace falta buscar más pues Johnny Depp vuelve a salvarnos en Los diarios del ron (2011). La película cuenta las locas aventuras del cronista gonzo Hunter S. Thompson bajo el pseudónimo de Paul Kemp, y si bien consiguió críticas mixtas con su lanzamiento, desde entonces es buen retrato del turista americano cuando se pierde en el Caribe. Termina la lista caribeña un filme que lleva a la añoranza, El agente 007 contra el Dr. No (1962), en el que se puede ver a un muy, muy joven Sean Connery tomando el sol en las Bahamas.

Oriente Medio

Arabia Saudita y también Israel habrán podido darnos el portazo, mas eso no les librará de que conozcamos su deliciosa cultura. Primero va a ser indispensable fingirnos aventureros en tierras extrañas al lado de Lawrence de Arabia (1962) y cruzar el árido desierto de forma cuidadosa de no padecer una insolación. Para los más pequeños hay un extenso repertorio de películas animadas, tanto hebreas como árabes, y para esta ocasión tan singular elegiremos 2 inolvidables: Aladdín (1992) y El príncipe de Egipto (1998), que prosigue las aventuras de Moisés hasta sacar a los hebreos de la tierra de los faraones. Sobre Israel, si la busca pasa por los blockbuster de domingo por la tarde, 2 apuntes: Munich (2006) y Éxodo (1962). Si bien asimismo probablemente alguno desee aprovechar para informarse sobre los últimos años, más convulsos, en esta zona, y qué mejor compañía que la de Leonardo DiCaprio en Red de mentiras (2008) y la ganadora de 6 Óscar En Tierra Hostil (2008), 2 películas indispensables para conocer las 2 líneas de frente en el enfrentamiento musulmán. Un enfrentamiento que solo podría comprenderse absolutamente desde una postura abierta, entendiendo su cultura lo mejor posible. Con este motivo se podría ver Cometas en el cielo (2007), que cuenta el retorno de un escritor afgano a su tierra mientras que es controlada por el gobierno talibán.

Fuente: larazon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *