Más refinado y eficiente que jamás. De esta manera es el nuevo Scoopy 125 que se renueva en profundidad para superar la nueva regla EURO5 y de paso progresar las cualidades que le sostienen en los primeros puestos del mercado. Esta va a ser la quinta generación de un modelo que, desde su presentación en 1984, ha vendido más de un millón de unidades y que en España se ha mantenido en el top tres de ventas a lo largo de 17 años. El Scoopy 2020 mejora sus posibilidades y aumenta su capacidad de transporte, quizás la mayor demanda de futuros clientes del servicio.

El motor eSP+ tiene ahora 4 válvulas, mayor compresión, nuevo cigüeñal, refrigeración mejorada y diferentes medidas internas, que logran acrecentar la potencia y par, reduciendo el consumo (hasta 320 km con un depósito de siete litros) y emisiones.

Gran novedad es el control de tracción HSTC que siempre y en todo momento evitará algún susto y sostiene los frenos de disco con ABS en los dos trenes. Conserva el eficaz sistema Idling Stop, que para el motor en las detenciones, con un arranque inmediato al virar el puño de gas.

El chasis se ha cambiado buscando mayor comodidad y espacio bajo el asiento (un 55% pero capaz), pasando el depósito de gasolina a la parte baja de la plataforma. Ahora dispondremos de espacio para un casco integral y alguna cosa más y una nueva toma USB para el móvil. Las formas de la carrocería son más «afiladas», con el faro delantero en la parte baja del escudo. Asimismo es nueva la instrumentación digital de doble pantalla LCD con PC de a bordo y nuevas piñas de conmutadores. Se sostiene la Smart Key de arranque sin llave, con la novedad de poderlo ampliar (190 euros) a la apertura recóndita del baúl trasero opcional. El asiento no cambia de altura y se reduce el peso hasta los 133,9 kg.

Ya a los mandos es simple entender el éxito a lo largo del tiempo de este scooter. La rueda alta y el suelo plano son garantía de seguridad y comodidad en urbe. La primera impresión, solamente arrancarlo, es de enorme calidad de construcción, apenas vibra y es muy sigiloso. Se hace extraño circular en un la villa de Madrid con calles medio vacías, ya no es preciso recurrir a la enorme manejabilidad del Scoopy para ponerte primero en el semáforo. Se aprecia la mejora en aceleración y transmisión, es fácil dejar los vehículos atrás. Afirmaría que es aún más suave y fino de funcionamiento que el modelo precedente.

Frena realmente bien y el ABS es efectivo y poco intrusivo. Más difícil con este buen tiempo va a ser probar el control de tracción, mas ahí está y siempre y en todo momento es un factor de seguridad bienvenido. Los más puristas van a poder desconectarlo en la piña izquierda. Si se sale a carretera y siempre y en todo momento teniendo presente las restricciones de su cilindrada, cumple para desplazamientos próximos puesto que es capaz de llanear sosteniendo los 100 km/h, con una punta en ligera cuesta abajo de 115 km/h.

Ficha técnica

Motor: Monocilíndrico cuatro T 4V Inyección Refrigeración: Líquida Cilindrada: 124,8 cm3 Par: 12 Nm a seis.500 rpm Potencia: 12,33 CV a ocho.250 rpm Cambio: Variador progresivo Frenos: De disco con ABS de doble canal Neumáticos: 100/80/16 y 120/80/16 Altura asiento: 799 mm Peso: 133,9 kg Precio: tres.800 euros (tres.990 euros con Smart Top Box)

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *