La Feria Internacional de Turismo, Fitur, fue el epicentro de la política de España esta mañana, lo que pone en patentiza el respaldo de los políticos al ámbito más potente de nuestra economía, que tiene un peso de más del 12% en el Producto Interior Salvaje.El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, paseó por los diferentes pabellones de Ifema y lo hizo con un recorrido nada casual. Todo lo opuesto, puesto que más bien daba la sensación de que estaba estudiado al milímetro: como punto de inicio empezó en el estand de Cataluña, donde fue recibido por el director de la Agencia Catalana de Turismo, Patrick Torrent, y otros responsables de la Generalitat. Allá se detuvo en especial en el pequeño expositor de Tierras del Ebro, una de las zonas más perjudicadas por el temporal Gloria. Los promotores del expositor agradecieron el ademán si bien, según ellos, “no hay por qué razón interpretarlo de forma política, sino más bien en el hecho de que Cataluña es la primera comunidad de España que recibe más visitantes internacionales y la que produce más ingresos”.El viaje de Sánchez en Fitur prosiguió por Melilla, donde habló animadamente con un legionario y con un miembro de los Regulares que promocionan en este stand 2 carreras deportivas que organizan en la urbe sus respectivos cuerpos. En verdad, Sánchez les contó que ha corrido en alguna ocasión en Melilla y hasta se interesó por la que organiza la Legión.El presidente del Gobierno asimismo visitó el estand de Ceuta, ubicado al lado del de Castilla y León, donde en ese instante se hallaba, Pablo Casado, presidente del PP, al lado del de esta comunidad autónoma, Alfonso Fernández Mañueco. Pese a estar a pocos metros uno de otro, los 2 líderes nacionales no se han saludado.Los pasos de Sánchez le llevaron después con rumbo a Galicia, donde saludó y posó así como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, como las ministras Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, y Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo. Y por los pelos, nuevamente, Sánchez no coincidió con el líder del PP, en tanto que tan solo unos minutos ya antes fue quien habló en ese espacio al lado de Feijóo, como acto institucional del Día de Galicia en la feria.Por último, Sánchez asistió hasta el expositor del País Vasco, que ha recibido el premio al mejor estand de 2020 por su apuesta por la sostenibilidad. Más tarde, Sánchez participó en el foro de discusión del Consejo De España de Turismo, Conestur, donde dio un alegato en el que dejó clara su apuesta «por el diálogo con todos, incluyendo el ámbito turístico, que es clave para la economía nacional y que de una manera muy importante ayuda a propagar la diversidad de nuestro país». Específicamente, Sánchez confirmó que “el Ejecutivo trabaja ya con la Organización Mundial del Turismo (OMT) para arrancar la primera Cima Mundial de Turismo, tema en el que se marcha a implicar activamente en la próxima Conferencia Sectorial de Turismo”.El recorrido de Casado, por su lado, tampoco fue casual, en tanto que tan solo asistió a los pabellones de las comunidades cuyos gobiernos encabezan los populares, como la villa de Madrid, Galicia, Castilla y León, Murcia y Melilla, deteniéndose asimismo en los expositores de Benidorm y Ceuta.De nuevo, en pocos metros, Casado asimismo coincidió con la presidente del Senado, Pilar Llop, si bien tampoco hubo ningún ademán de saludo. Exactamente cuando Llop estuvo en el stand de Castilla-La Mácula pasó a su lado Casado de camino cara Murcia, sin que ninguno de los 2 se percatase de la presencia del otro.Por su parte, Núñez Feijóo aprovechó al límite la mañana en la feria, en tanto que además de esto saludó a Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mácula, y al de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quienes compartieron un rato de charla en el estand castellano-manchego.

Fuente: larazon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *