El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha avanzado esta mañana su pretensión de reanudar la ronda de negociaciones para su investidura «a fines de agosto o bien principios de septiembre». Sánchez ha efectuado este anuncio ya antes de reunirse con asociaciones del ámbito de la cultura. En este nuevo ciclo de contactos, el presidente ha adelantado 2 novedades importantes: lo va a hacer con aquellos conjuntos que sean «susceptibles de respaldar» su investidura y la conformación de un gobierno progresista, lo que de entrada deja fuera a Partido Popular y Cs, y ha abierto la puerta a negociar con los partidos independentistas catalanes, contra el criterio que hasta el momento venía defendiendo. No en balde, tras su despacho con el Rey en Palma esta semana, Sánchez insistió de nuevo en su voluntad de llegar a un pacto para ser ungido que no precisase del apoyo de las formaciones secesionistas con el propósito de no hacer reposar ni en ERC ni en JxCAT la gobernabilidad del país. Estas nuevas asambleas no van a tener sitio en los próximos días puesto que, conforme ha aclarado, la dirección del Partido Socialista dedicará este tiempo a «recopilar y sistematizar» las aportaciones de los colectivos con los que se ha reunido desde el 1 de agosto para presentar una propuesta «progresista» a los diferentes partidos. De esta manera y, desde las pistas que ha dado Sánchez en sus declaraciones a los medios, las negociaciones incluirán a Unidas Podemos, el PNV, ERC y JxCat, aparte de a los conjuntos que, hoy, más próximos están a respaldar una ocasional segunda investidura, como es el caso del Partido Regionalista de Cantabria y Compromís. El programa que trasladará a estos conjuntos no va a ser, ha añadido el presidente, «cerrado», sino más bien «abierto» y va a ser «susceptible de poderse negociar». En sus breves declaraciones no ha aclarado si en estas asambleas volverá a abrir con Podemos el discute en torno a un posible gobierno de alianza. No obstante, sí ha dejado entrever que no contempla esta vía en estos instantes y que su única apuesta pasa por un Ejecutivo monocolor, con ministros del Partido Socialista y también independientes. En este sentido, ha subrayado que procurará negociar «basándonos en los contenidos, a las políticas y a las propuestas, a lo que precisa la ciudadanía, que no es tanto charlar del continente sino más bien del contenido, de las políticas que deseamos arrancar los próximos 4 años». Preguntado por si acaso se plantea contactar con los líderes de Partido Popular y Cs para insistir en pedirles la abstención de sus conjuntos, Sánchez ha asegurado que lo intentará: «Charlaré con ellos para trasladarles su responsabilidad en la capacitación de un Gobierno pues no hay opción alternativa que no pase por el Partido Socialista». Con respecto a la negativa de Ciudadanos a asistir a cualquier otra asamblea a la que Moncloa les convoque, Sánchez ha sido concluyentes en el momento de afear este comportamiento al presidente de la capacitación naranja: «Oído cocina. No es preciso que me afirme solamente. Se niega a charlar con un representante lícito de los españoles. Es la manera que tiene de comprender la democracia el señor Rivera».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *