Las tendencias se afianzan en la recta final de la campaña electoral. El Partido Socialista Obrero Español se sostiene bajo los resultados que logró en el mes de abril y no tendría posibilidad de formar gobierno a menos que optase por el camino que rechazó tras las últimas elecciones generales, mas además de esto debería transitarlo desde una situación de mayor debilidad. El pacto con Podemos y con los independentistas es la única salida a fin de que el aspirante socialista, Pedro Sánchez, se sostenga en La Moncloa, a menos que logre algún género de acuerdo con el PP. Ciudadanos (Cs), conforme la última encuesta de NC Report efectuada entre el 14 y el 31 de octubre, se caería hasta la intrascendencia, cayendo hasta empatar con ERC, por debajo, como es natural, de Podemos y de Vox. Con los efectos de los graves altercados violentos en Cataluña y de la exhumación de Franco ya afianzados en las tendencias, la radiografía electoral deja a los 2 bloques, izquierda y derecha, inútiles de formar gobierno por sí mismos. El Partido Popular es el único partido que gana en estas elecciones, hasta uno con dos millones de votos, lo que puede concederle entre 33 y 41 escaños más, que le ubicarían en la horquilla de los 99-107 miembros del Congreso de los Diputados. Mas ese efecto del voto útil desangra hasta tal punto a Ciudadanos que la encuesta le reduce a los 15 escaños. Albert Rivera perdería en estas elecciones prácticamente un par de millones de votos y un total de 42 escaños: un escenario inmanejable a menos que lo procurase administrar con su renuncia. En la capacitación naranja han intentado espantar los malos augurios electorales con el mensaje de que tienen un inconveniente de movilización que cambiaría de inercia en la campaña, mas hasta el momento ni tan siquiera una agenda que teóricamente sopla en favor de Ciudadanos, por la cuestión catalana o bien la crisis económica, ha servido para mudar las malas esperanzas a las que deben hacer frente en estas elecciones. Vox podría medrar entre 13 y 15 escaños, un salto fundamental en la trayectoria de un partido que aterrizó en el Congreso en las últimas elecciones generales y al que en el arranque de la precampaña se daba por amortizado en ciertos campos de la derecha. La encuesta está adelantando una recolocación del voto en este bloque en favor del Partido Popular, eminentemente, mas Vox asimismo mejoraría en más de 300.000 votos. El Partido Socialista Obrero Español gana en escaños, mas el bloque del centro derecha (151-161) supera a la suma del Partido Socialista Obrero Español y Podemos (146-154). El desempate en favor de la izquierda dependería de los partidos independentistas. En lo que se refiere a la opción de la abstención técnica del Partido Popular y de Ciudadanos, que prosigue fomentando el Partido Socialista Obrero Español, con estos resultados esa posibilidad semeja más lejana aún si cabe de lo que fue en el mes de abril. Un Partido Popular con más escaños, y, sobre todo, con Vox en alza, no podría obsequiarle en ningún caso a Sánchez el gobierno. Y Ciudadanos solo tendría un papel comparsa en cualquier negociación. El Partido Socialista Obrero Español volvería a ganar las elecciones el 10-N con el 27,3 por ciento de los votos y entre 114 y 122 escaños. En el mejor de los escenarios, conforme esta encuesta de NC Report para LA RAZÓN, perdería aun un miembro del Congreso de los Diputados. Con la reiteración electoral Sánchez pierde hasta 808.142 votos. Que se unen a los 779.145 que se deja Pablo Iglesias, al quedarse con 32 escaños, diez menos de los que tiene hoy día. En conjunto el costo para el Partido Socialista Obrero Español y Podemos de la administración de los resultados de abril y de su falta conforme es de más de un millón y medio de votos. Que habría que contraponer con las 859.000 papeletas que arrancaría Íñigo Errejón en su primer examen electoral, mas que solo se traducirían en 4 escaños. La operación Errejón no compensa en conjunto a la izquierda. Iglesias resistiría mejor de lo que registraban las previsiones de La Moncloa y si las urnas confirman esta tendencia, tampoco es previsible que se cumpla el pronóstico socialista de que el líder de Podemos renuncie a la demanda de un Gobierno de alianza que propuso en el mes de abril. No solo esto, sino aun es posible que recupere la demanda de estar en ese Ejecutivo. En conjunto la suma para Sánchez de la convocatoria electoral sería negativa tanto por sus resultados como por las opciones de acuerdos que le dejarían la noche electoral. Ni tan siquiera le saldría rentable la operación Errejón. A propósito, en el nuevo Congreso entraría con 2 miembros del Congreso de los Diputados la CUP, el separatismo más radical. ERC sostendría sus 15 miembros del Congreso de los Diputados y JxCat asimismo preservaría sus actuales 7 escaños. La participación en este último sondeo de NC Report baja cuatro con siete puntos respecto al 28-A, quedándose en el 67,1 por ciento. La histórica participación de las precedentes generales fue uno de los factores que favoreció a la izquierda. El espectro de la abstención por el hartazgo de los ciudadanos ante la reiteración de los comicios ha sido uno de los elementos que los partidos han tratado de enfrentar en las últimas semanas frente al miedo de que se pueda generar una abstención que bata récords. En lo que se refiere al trasvase de votos en esta recta final de la campaña, la primordial fuga de votos del Partido Socialista Obrero Español es a la abstención. En el Partido Popular, no obstante, es cara Vox, en un cinco con tres por ciento. Al tiempo que Ciudadanos es el partido que sostiene una peor lealtad de su electoral y su orificio más grande se lo hacen los votantes que vuelven al Partido Popular, hasta un 28,8 por ciento. En el juego de equilibrios esta balanza confirma que a Pablo Casado le sale más rentable sostenerse en el espacio de la moderación que competir por el voto más a la derecha con el partido de la ciudad de Santiago Abascal. Por su lado, Vox asimismo tiene en el Partido Popular su primordial fuga de votantes. La situación de los partidos PSOE. Con la reiteración electoral perdería algo más de 800.000 votos. La victoria en las urnas con el 27,3% de los votos no sería suficiente para garantizarle la gobernabilidad como ya ocurrió tras los comicios de abril. PP Es el único partido que mejoraría resultados con respecto a hace 5 meses. Recobraría hasta uno con dos millones de votantes que les abandonaron en el mes de abril y con la horquilla más alta de la encuesta se ubicaría al nivel del Partido Socialista Obrero Español. CS Si hay un partido que padece el golpe de la reiteración electoral es el que lidera Albert Rivera. La vuelta a las urnas les llevaría a caerse hasta los 15 escaños con una pérdida de prácticamente un par de millones de votos. Podemos A pesar de ser a priori uno de los partidos más perjudicados el 10-N, el sondeo de NC refleja que Iglesias resistiría y podría regresar a poner en una situación difícil a Pedro Sánchez el día siguiente para la negociación de un posible gobierno. VOX La encuesta de NC Report refleja de qué manera se recolocan los partidos en los 2 grandes bloques. En el de la derecha, la caída de Ciudadanos se traduce en una notable mejora del Partido Popular y asimismo del partido de Abascal, que sumaría hasta 300.000 votos a los que consiguió el 28-A. Más País El estreno de Errejón en unas generales está lejos, conforme el análisis de NC Report, de ser la enorme revolución en la izquierda. Un prudente resultado con 859.000 papeletas que se traducirían solo en 4 escaños y no resultarían definitivas en ningún sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *