En las conversaciones que el Partido Socialista y Podemos vienen sosteniendo, la dirección del partido morado asegura haber constatado en su interlocutor una negativa a negociar nada. “El Partido Socialista está procurando por todos y cada uno de los medios no negociar y que Sánchez sea presidente sin negociar con ningún conjunto de la Cámara. Prueba de ello, es que no tienen prácticamente ningún apoyo”, aseguraba esta semana la portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Irene Montero. Sánchez, cuando menos hasta el momento, se resiste a la entrada de líderes morados «con peso político» como Iglesias o bien Montero en el próximo Consejo de Ministros. El enfado en el partido morado, no obstante, alén de los nombres y concierne al “paso atrás” que el Partido Socialista, conforme su análisis, ha dado con respecto a las políticas que tiene pensado arrancar su sale adelante la investidura de Sánchez. De hecho, el documento aprobado por la Ejecutiva del Partido Socialista como “punto de partida” para negociar con Podemos no contiene ciertos pactos que los dos partidos si incluyeron en el pacto presupuestario para 2019 que Sánchez y también Iglesias alumbraron en el mes de octubre del pasado año. Los socialistas han “borrado” las 6 primordiales demandas en el terreno económico y fiscal que Podemos consiguió arrancar al presidente en aquella negociación. Esos 6 pactos que ahora Sánchez ha dejado en el cajón son los siguientes: 1.- El Partido Socialista no hace referencia al pacto alcanzado con Podemos para regular el mercado del alquiler de residencias y establecer unos máximos en zonas singularmente “tensionadas” de grandes urbes como la villa de Madrid y Barna, en las que el “boom” de los pisos turísticos y la llegada de grandes capitales y de fondos extranjeros ha disparado los costes. dos.- Asimismo suprimen los socialistas la regulación del mercado eléctrico, con medidas dirigidas a terminar con el elevado margen de beneficios de las compañías del ámbito. La batería de medidas acordadas en el mes de octubre de 2018 entre Partido Socialista y Podemos estaba orientada a bajar la factura de la luz a las familias y las Pymes. tres.- Queda suprimida del documento con el que el Partido Socialista deseaba haber comenzado a negociar con Podemos las medidas de control fiscal sobre las Socimi y las Sicav, con el propósito de que estas fuesen usadas por empresas o bien particulares para abonar menos impuestos. cuatro.- Las dos formaciones acordaron elevar en un 1% el Impuesto de Patrimonio a las grandes fortunas, fijando en los 10 millones de euros el umbral para aplicar esta subida fiscal. Este pacto asimismo ha sido liquidado por Sánchez de su oferta. cinco.- Desaparece además la propuesta para dotar de más presupuesto y progresar las condiciones del bono social eléctrico, dirigido a las familias en situación de pobreza energética. seis.- El Partido Socialista sí incluye su predisposición a derogar una parte de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, como acordaron Sánchez y también Iglesias, mas el documento aprobado ahora por la Ejecutiva socialista, no específica qué aspectos específicos se suprimirían y recurre a una formulación difusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *