«Es tal y como si fuera Año Nuevo». Son palabras de Mark Zuckerberg, creador y presidente de Fb, que este miércoles debió comparecer para avanzar una serie de medidas para combatir las noticias falsas. En su intervención reconoció que el empleo de sus servicios, entre ellos, WhatsApp, se ha duplicado desde el instante en que se dictaminó la pandemia de coronavirus de Covid-19. Si bien las compañías de telecomunicaciones y energéticas aseguran estar preparadas, la verdad es que en los últimos días se ha disparado el empleo de internet y plataformas digitales. Ciertas de ellas, como Netflix, videoclub de contenidos en «streaming», ha comenzado a usarse de forma masiva.

Un escenario alarmante que ha llevado a la UE a solicitar a las plataformas de contenidos audiovisuales on-line como Netflix a reducir la calidad de imagen. En una charla que ha hecho pública en internet Twitter, el comisario europeo de Industria, Thierry Breton, ha instado a estas plataformas tan populares que propaguen sus contenidos en calidad estándar y no en alta definición para «prevenir una congestión de internet» mientras que dura el confinamiento provocado por la pandemia.

«Las autoridades públicas y empresas han puesto en marcha soluciones para hacer frente al trabajo a distancia. Universidades y centros de educación han preparado herramientas de enseñanza on-line. La gente que está recluída en sus casas, con lo que utiliza más aplicaciones de entretenimiento, como películas en ‘streaming’ o bien juegos multijugador online», apunta en un comunicado la Comisión Europea. Bruselas ha asegurado que estas medidas vienen dirigidas a resguardar y sostener los «mejores servicios a los usuarios» y hacerlo «sin interrupciones».

Hasta el momento, las compañías tecnológicas se habían mostrado optimistas con aguantar el lance de tráfico de internet derivado del estado de alarma decretado en abundantes países. Ahora, existe peligro de colapso. Los repentinos cambios conductuales de los ciudadanos europeos a causa del brote de coronavirus puede sobresaturar la infraestructura de red. Y eso provocaría que actividades como el trabajo a distancia o bien labores esenciales vean mermadas sus capacidades frente al empleo lúdico de internet.

«El comisario lleva razón al resaltar la relevancia de asegurar que internet siga marchando sin inconvenientes a lo largo de este instante crítico. A lo largo de muchos años, nos hemos centrado en la eficacia de la red, incluyendo el suministro de manera gratuita de nuestro servicio de conexión abierta a las compañías de telecomunicaciones», valoran a este diario desde Netflix.

La realidad es que, a pesar de los sacrificios contenidos para hacer frente al empuje del tráfico de internet, comienza a florecer la preocupación de que las conexiones de banda ancha familiares sean inútiles para aguantar el trabajo a distancia, las video llamadas, la educación a distancia y, su vez, el ocio electrónico. Las «telecos» solicitaron últimamente un «uso racional» y emplear «horas valle» para consumir contenidos multimedia, que consumen muchos recursos técnicos. La consecuencia es que «la demanda de la capacidad de internet se ha aumentado, y la distribución anormal del tráfico corre el peligro de poner la infraestructura de red bajo una enorme tensión justo cuando la precisamos para estar operativa al mejor nivel posible», avanzan desde la Comisión.

Las leyes sobre la neutralidad en internet que domina en Europa, un principio que rige internet desde sus orígenes, prohíben, como recuerda
«Financial Times»
, la restricción de los servicios digitales. En este escenario, el comisario ha hablado con el consejero encargado de la firma estadounidense Netflix, Reed Hastings, para solicitarle (al lado de otras plataformas de «streaming») que «cooperen» con los distribuidores de telecomunicaciones y «adapten el rendimiento» de la transmisión en vídeo. En la propuesta se contempla ofrecer provisionalmente una calidad básica de imagen en vez de Full HD o bien 4K que aguantan ciertas tarifas contratadas.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *