Quizá una de las primeras cosas que deberían proponerse los habitantes de las agraciadas provincias que han empezado ya el desescalamiento es echar un buen vistazo a su turismo. Y esta vez no (solo) para revisar la presión de los neumáticos, sino más bien para contrastar si en este periodo sin empleo algún animal ha podido aprovechar para establecer en él su nuevo hogar.

Quizás les parezca absurdo, o bien exagerado. Asimismo se lo parecía a Kelsey Snell, corresponsal de la radio pública de Norteamérica en el Congreso de USA. No obstante, cuando cogió su turismo tras estar unas semanas sin conducir, le brincó la luz de fallo motor, abrió el capó y se halló un nido de ratas dentro, en la contestación de su taller no había ni indicio de sorpresa: «Es la quinta que nos llama esta semana con exactamente el mismo problema».

Snell tuvo suerte: solo les había dado tiempo a mordisquear dos cables, y la factura en el taller ascendió a «solo» cuatrocientos dólares americanos, poco más de trescientos euros. No es inhabitual, no obstante, que pueda rondar los múltiples miles, si ciertos animales quedase atrapado por los abundantes objetos móviles del motor o bien la distribución.

Conforme explica el estudioso Michael H. Parsons, de la Universidad Fordham, a The New York Times, el vano motor es afín para las ratas a sus hogares ancestrales. Obscuro, caliente -cualidades que asimismo acostumbran a captar los gatos- y lleno de recovecos, los cables de los automóviles modernos han resultado además de esto ser un comestible genial para los roedores. «Las ratas consiguen un alto grado de confort sencillamente masticando», asegura Michael Deutsch, entomólogo, en declaraciones al mismo medio.

Los especialistas apuntan, además de esto, que la carencia de comestible por causa del confinamiento ha hecho que las ratas acrecienten su agresividad y su movilidad, en pos de lugares más ideales. Estos animales pueden trasmitir enfermedades como la leptospirosis, toxoplasma, hanta o bien salmonella, o bien aun Covid-19, si bien solo por contacto a través de las patas o bien el pelaje.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *