El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha trasladado al jefe del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que su partido no apoyará ni se marcha a abstener en segunda votación para facilitar la investidura del líder socialista. Ahora bien, como ha hecho el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha ofrecido el apoyo de su partido para lograr grandes acuerdos de Estado. De este modo lo ha informado el propio Casado en una conferencia de prensa en el Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados para dar cuenta de la asamblea de poco más de una hora que ha mantenido con Sánchez, en la ronda de contactos que el aspirante ha comenzado este martes de cara a su investidura. En el encuentro, Casado asimismo ha planteado al aspirante a la investidura que está presto a explorar la aplicación de otras medidas alén del artículo 155 para asegurar que en Cataluña se cumplan unas «reglas mínimas» en un Estado constitucional como es España. En cuando a la opción de un posible Gobierno de colaboración planteada esta mañana por Pablo Iglesias, Casado ha considerado que es «lógico», mas ha pedido que se complete con los partidos regionalistas y no con los independentistas. En la conferencia de prensa tras su asamblea con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la ronda de contactos para la investidura, que ha durado prácticamente una hora, ha reiterado que el Partido Popular no va a abstenerse para facilitar esta investidura. «Si no sale en la primera vuelta, estoy seguro de que va a salir en la segunda», ha manifestado y ha reclamado que esta investidura se desarrolle «pronto» a fin de que se comience lo antes posible la acción legislativa y asimismo la de control del Gobierno que le toca al Partido Popular como líder de la oposición. Sánchez ha recibido a Casado, con quien acaba esta tarde su primera ronda de contactos cara la investidura, antes que mañana se empiecen las negociaciones del Partido Socialista Obrero Español con los partidos minoritarios. La asamblea ha comenzado a las 17:50, con 5 minutos de retraso sobre la hora prevista, y los dos líderes han posado sonrientes para los medios mientras que charlaban entre ellos, ya antes de sentarse a la mesa redonda en la que se desarrollan estos encuentros en el Congreso. El Partido Popular ratificaba ayer que no solo no va a facilitar la investidura de Sánchez con una abstención, sino la iba a «complicar» como líder de la oposición, puesto que se considera la única opción alternativa de Gobierno y no una partido «bisagra», como puedan ser otras formaciones. Ya en su último encuentro, el mes pasado de mayo en la Moncloa, Casado trasladó a Sánchez su negativa a abstenerse y también invitó a que lo haga Ciudadanos a fin de que el nuevo Ejecutivo no dependa de los votos de los partidos independentistas. Un mes después sostiene esta postura, si bien suponga ir a una nueva convocatoria electoral por el hecho de que el Partido Popular «no puede participar ni por activa ni por pasiva en un Gobierno del que no se sabe qué saldrá» y con el que sostiene diferencias «troncales», conforme el secretario general de los populares, Teodoro García Egea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *