Renault España, sociedad que reúne las fábricas y servicios corporativos del fabricante francés, ha planteado una serie de medidas para elevar la competitividad de sus plantas, como, por poner un ejemplo, elevar la jornada, quitar pluses o bien ajustes en Sevilla, que los sindicatos consideran «inadmisibles«.

La dirección de la compañía y los representantes de los trabajadores han empezado este jueves las negociaciones del acuerdo colectivo, del que penden unos 12.000 de los 14.000 trabajadores que suma el fabricante galo en España. Concretamente, el acuerdo afecta a las factorías que tiene en Sevilla, en la que genera cajas de velocidades; Valladolid, una de motores y otra de ensamblaje (Captur), y Palencia, donde monta los modelos Megane y Kadjar. Además de esto, abarca ingeniería y servicios centrales (la capital española).

En un comunicado, Renault ha explicado que su propuesta recoge las medidas que considera precisas para progresar la competitividad y la flexibilidad de las plantas españolas, con el foco puesto en la reducción de costos salariales, el incremento de la jornada anual y mejora de la flexibilidad.

En la asamblea de la mesa negociadora, la compañía recordó las pérdidas registradas por el conjunto, que últimamente anunció cierres en su red de producción mundial (sin afectar a España) y que su consejero encargado, Luca de Meo, ha urgido a solucionar el inconveniente de sobrecapacidad de producción, reducir costos y priorizar rentabilidad sobre volúmenes.

«En línea con estos objetivos, la compañía ve preciso encarar un periodo de diálogo con la representación sindical que deje lograr un compromiso a fin de que Renault España vuelva a posicionarse al más alto nivel de competitividad de cara a futuras adjudicaciones», agrega la nota, que recoge Efe.

Elevar la jornada
Para conseguirlo, plantea que la vigencia del acuerdo se limite a un par de años (2021 y 2022), que la jornada de trabajo se eleve de 217 a 220 días, más 3 días de competitividad (ya existentes), y la consolidación de días de antigüedad sin generación de nuevos derechos.

Asimismo aboga por la creación de una nueva categoría de entrada -Especialista D, con sueldo al 90 % de la remuneración de Oficial de 3ª-; que los 5 primeros sábados de trabajo no acarreen plus o bien que las cuatro horas semanales de reducción de jornada del turno a la noche se cumplan en las fábricas de mecánica en el caso de necesidad.

La compañía plantea asimismo la posibilidad de recurrir a contratación por medio de ETT en Valladolid-Palencia como centro único de trabajo, la creación de un turno fijo a la noche y que este se realice por media jornada en el caso de necesidad o bien ligar la prima por resultados a criterios como el absentismo laboral.

En lo que se refiere a los pluses, Renault plantea rebajar un 15 % los de nocturnidad, festivo y turnicidad en rotación a dos turnos, al paso que plantea quitar el comedor social de Sevilla, fábrica que afirma que hay que amoldar a la «situación de sobrecapacidad prevista», lo que apunta a ajustes de plantilla.

Conforme fuentes de CCOO, los representantes de los trabajadores han rechazado frontalmente la propuesta de la compañía y le han pedido que la retire y presente una nueva plataforma realista que, al lado del mantenimiento de las 4 fábricas y la sede de la capital española, «permitan edificar el futuro y no dejarlo a cargo de la empresa».

En opinión del sindicato, la ambición y la avaricia de Renault es voraz y no puede castigar de este modo a los trabajadores, que han soportado 5 planes industriales en los últimos tiempos, por el hecho de que la plantilla ha cumplido con su trabajo y si la situación de la compañía es la que es «no es por ellos, si no por la mala administración hecha alén de los Pirineos».

Por su lado, la Unión General de Trabajadores-FICA ha calificado de «despropósito» el conjunto de medidas planteadas y ha asegurado que están prestos a proseguir peleando por la aptitud de las factorías, «pero sosteniendo la dignidad».

«Propuestas como las que se han hecho esta mañana en la mesa para la negociación nos semejan un insulto, y habitualmente tememos que son medidas que no aportan a la competitividad tan demandada por Renault, sino son fruto de los caprichos de algún industrial», ha añadido el sindicato.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *