El consejero encargado del conjunto automovilístico Reault, Luca de Meo, ha presentado este jueves el nuevo plan estratégico del consorcio francés ‘Renaulution’, que tiene la meta de reorientar la estrategia de la firma cara la creación de valor y no tanto de volumen.

Tal y como ha indicado, Renault pretende reducir sus costos fijos en dos.500 millones de euros hasta 2023, al tiempo que para 2025 espera que se hayan reducido en hasta tres.000 millones, cifra superior a la anunciada el mes pasado de mayo, cuando afirmó que el fabricante reduciría sus gastos en dos.150 millones hasta 2023.

Además de esto, el conjunto galo asimismo pretende bajar sus costos variables y se marca la meta de prosperar en 600 euros el costo por vehículo hasta 2023, en tanto que su pretensión es «imponer una rigurosa disciplina de costos» y centrarse en la creación de valor y no en la carrera por el volumen.

De este modo, Renault espera reducir su capacidad industrial y pasar de generar cuatro millones de unidades en 2019 a unas tres,1 millones de unidades en 2025, 200.000 unidades menos que las anunciadas ya en el mes de mayo.

Para lograrlo, Renault se va a centrar en múltiples medidas, como la racionalización de las plataformas de sus modelos y de motores, pasando de 6 a 3 bases, con el 80% de los volúmenes del conjunto creados en 3 plataformas de la coalición Renault-Nissan-Mitsubishi, y de 8 a 4 familias de propulsores.

Renault espera imponer una mayor eficacia con sus distribuidores y orientar la presencia internacional del conjunto cara mercados de alto margen, como son América Latina, India y Corea, merced al aprovechamiento de su competitividad en España, Marruecos, Rumanía, Turquía y creando más sinergias con Rusia.

La firma tiene la pretensión de reducir sus inversiones y gastos en investigación y desarrollo desde alrededor del 10% de su facturación a menos del ocho% de exactamente la misma en 2025.

FASES

Este plan estratégico va a estar estructurado en 3 fases que se lanzarán paralelamente. La primera de ellas, llamada ‘Resurrección’, se extenderá hasta 2023 y se va a centrar en recobrar el margen y producir liquidez.

La segunda, ‘Renovación’, seguirá hasta 2025 y va a dar sitio a la renovación y el enriquecimiento de las gamas de modelos, contribuyendo a la rentabilidad de las marcas. La última fase, ‘Revolución’, empezará en 2025 y va a hacer bascular el modelo económico del conjunto cara la tecnología, la energía y la movilidad, transformando a Renault en vanguardista en la cadena de valor de las nuevas movilidades.

Entre sus objetivos financieros, Renault pretende conseguir más de un tres% de margen operativo con en torno a tres.000 millones de euros de flujo de caja libre entre 2021 y 2023. Para 2025, el conjunto espera un margen operacional de cuando menos el cinco%, con seis.000 millones de euros de flujo de caja amontonado y acrecentar en cuando menos en 15 puntos en comparación con 2019 el beneficio operativo del vehículo.

«El plan Renaulution consiste en orientar a toda la compañía del volumen al valor. Más que un cambio radical se trata de una profunda transformación de nuestro modelo de negocio. Hemos establecido una base sólida y saludable para nuestro desempeño. Hemos simplificado nuestras operaciones, empezando con la ingeniería, ajustando nuestro tamaño cuando era preciso», ha subrayado De Meo.

Este nueva organización orientada al valor y esta ofensiva de productos dejarán prosperar los costes y el mix de modelos.

Por marcas, Renault encarnará la modernidad y la innovación dentro y fuera de la industria automovilística, en los servicios energéticos, tecnológicos y de movilidad, por poner un ejemplo. Como una parte de la estrategia, la firma va a aumentar su mix de segmentos por medio de una ofensiva en el segmento C y robustecerá su situación en Europa.

Dacia y Lada, seguirán planteando productos accesibles, basados sobre tecnologías contrastadas y destinadas a clientes del servicio que procuran la «adquiere inteligente» subiendo en gama cara el segmento C.

Alpine reunirá los modelos Alpine, Renault Sport Car y Renault Sport Racing dentro de una nueva entidad global que se dedicará enteramente al desarrollo de automóviles deportivos exclusivos y también renovadores.

Mobilize va a ser una nueva entidad comercial con la meta de desarrollar nuevas fuentes de beneficio procedentes de los servicios de datos de la movilidad y de la energía, a favor de los usuarios de automóviles, y pretende producir más del 20% de los ingresos del conjunto de acá a 2030.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *