Ya entrados en el mes de julio, y con mucho trabajo y también incertidumbres de cara al próximo curso por solucionar, nos tomamos en esta sección un reposo de vacaciones de verano. Aguardamos haber sido capaces de aportar un pequeño grano de arena para trasmitir el anhelado sueño de los matemáticos de que esta disciplina sea bastante más que la aplicación rutinaria de algoritmos o bien la tortura de tantos escolares pasados, presentes y futuros. Estos conocimientos son tan útiles en otras ciencias y en nuestra sociedad por norma general, que es indispensable manejarse ligerísimamente con ellos para comprender el ambiente que nos circunda y subsistir en él.

La información científica -la matemática particularmente-, jamás caduca (se amplía, mas lo dicho prosigue siendo válido), con lo que las 39 recensiones de este curso como el resto de las publicadas desde el principio de la sección pueden recobrarse y releerse desde el propio diario en la sección ABCdario de las Matemáticas, o bien desde el portal DivulgaMAT de la RSME en los links indicados. Me agradaría dar las gracias a todos y cada uno de los participantes su sacrificio en la redacción, dedicando desinteresadamente una parte de su valioso y escaso tiempo en esta labor, a los lectores por entregarnos el suyo no menos apreciado en leernos y en su caso hacernos llegar educadamente sus consideraciones, y naturalmente al personal del diario que nos ha ayudado, aconsejado y dedicado su saber hacer con toda la paciencia y afabilidad del planeta. Esperemos hayamos estado a la altura.

Mas como el verano puede dar para mucho, me marcho a tomar la libertad de sugerir ciertas propuestas lúdicas mas instructivas para este periodo de reposo y aguardemos disfrute sin más ni más sobresaltos.

Ciertas lecturas os pueden hacer soportables los calores desde una terraza, una piscina, el mar, la montaña, o bien el salón de nuestra casa. Os indico unas prácticamente recién llegadas a las librerías.

Jugando con las Matemáticas, del Conjunto Alquerque. Catálogo de juegos (dados, dominós, cartas, de lapicero y papel, rompecabezas, entre otros muchos) y actividades diferentes, presentando sus fundamentos históricos y matemáticos, como pistas sobre de qué manera diseñar estrategias ganadoras. Sus autores tienen una dilatada experiencia en materiales educativos y recreativos (crearon el conjunto en 1998) siendo un referente en este tema.

Si les apetece meditar un tanto sobre ciertos aspectos de nuestra sociedad (por desgracia de actualidad; no hemos alterado mucho) y de paso conocer la vida y trabajo de una matemática inusual, Emmy Noether, paralelamente con otras mujeres matemáticas, echen una ojeada a El árbol de Emmy, de Eduardo Sáenz de Cabezón, con interesantes aportaciones de una selección de hilos de Twitter al cargo de los 3 chanchitos (Enrique Borja, Clara Dentera y Alberto Márquez).

Tampoco podemos olvidarnos del cine, que saben de qué manera me agrada. Reuniendo el trío lectura + cine + matemáticas, nuestro compañero José María Sorando nos recrea con una cuarta parte volumen titulado Matemáticas de Cine, en el que nos recuerda y también ilustra sobre ciertas películas y su relación con las matemáticas, encuadrándolas esta vez en diferentes aspectos que aparecen en el visionado y realización de una película: los espectadores, los personajes, los escenarios, las imágenes, los títulos, el guion y el “The End”( y con eso no desea decir que solo se traten películas norteamericanas, naturalmente). Y finalmente, un referente en el planeta de la divulgación matemática, con acertijos, cuestiones y reflexiones -no se pierdan la del final, la titulada Educación (el día de ayer y el día de hoy)-, del profesor Adrián Paenza en su último libro ¡Un matemático ahí, por favor!

Mas asimismo podemos, si deseamos, trabajar un tanto nuestros oxidados conocimientos (o bien tal vez no tanto) con ciertas propuestas de concursos muy accesibles. Desde el portal DivulgaMAT se nos plantean ciertas actividades. Para los amantes del cine y la cultura por norma general, el tradicional
Concurso del verano
en el que resolviendo ciertas cuestioncillas y haciendo caso de las pistas, se precisa descubrir la película (o bien películas) ocultas.

Para los más hábiles, en el
Reto del Verano
hallarán una propuesta de papiroflexia matemática la mar de relajante (o bien irritante, depende de lo manazas que uno sea).

En suma, no podemos decir que no tengamos motivos para proseguir informándonos y, sobre todo, pasar un buen rato este verano, merced a las matemáticas.

Aguardamos proseguir contando con todos a la vuelta, con el mejor ánimo y una sensacional salud.

Alfonso Jesús Población Sáez es maestro de la Universidad de Valladolid y miembro de la Comisión de divulgación Real Sociedad Matemática De España (RSME).

El ABCdario de las Matemáticas es una sección que brota de la cooperación con la Comisión de Divulgación de la RSME.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *