Es bien sabido que España es un país de dueños en el que muchos estiman que arrendar es “tirar el dinero”. No obstante, la coyuntura económica de buena parte de las familias de este país no pasa por su mejor momento, conque ¿cuántas de las que desearían adquirir una residencia podrían permitirse un préstamo hipotecario para financiar la operación? El comparador bancario HelpMyCash.com ha elaborado un fácil test con el que cualquiera puede revisar si reúne los requisitos precisos para acceder a una hipoteca.
¿Tienes ahorrado el 30% de lo que vale la residencia?
El primer requisito a fin de que el banco nos conceda una hipoteca es tener unos ahorros suficientes para cubrir el 30% de lo que costaría el inmueble que nos interese. Por servirnos de un ejemplo, si la residencia se vendiese por unos 150.000 euros, deberíamos contar con de unos ahorros (o bien contar con una ayuda familiar) de unos 45.000 euros.
¿Por qué razón es esencial tener esos ahorros? Primeramente, pues el banco no nos financiará todo cuanto nos cueste la vivienda. En la enorme mayoría de los casos, nos cubrirá un máximo del 80% de su valor, conque tendremos que abonar el 20% sobrante con fondos propios. Ciertas entidades pueden superar ese límite en ciertas ocasiones (si el valor de tasación es superior al de adquiere o bien si el inmueble pertenece al banco, por poner un ejemplo), mas no es lo más frecuente.
Seguidamente, pues para formar la hipoteca deberemos pagar una tasación de la vivienda, al tiempo que para escriturar y también anotar la compra y venta vamos a deber abonar distintos gastos de formalización (apreciaría, registro, impuestos y gestoría). Todas y cada una estas costas tienen un precio conjunto que equivale, generalmente, al 10% del valor de la casa o bien del piso.
¿Las cuotas de la hipoteca superarían el 35% de tus ingresos?
Otro requisito que hay que cumplir es que las cuotas de la hipoteca y de nuestros otros créditos no superen el 35% de nuestros ingresos. Por servirnos de un ejemplo, si entre los futuros dueños de la residencia cobramos unos dos.000 euros netos por mes, no podemos dedicar más de 700 euros a abonar las mensualidades de un hipotético préstamo hipotecario y de las otras deudas financieras que tengamos actuales (préstamos personales, recibos de la tarjeta, etc.).
Ese porcentaje del 35% de los ingresos mensuales es lo máximo que la mayor parte de los especialistas recomiendan dedicar al pago de las deudas financieras, si bien ciertos ubican ese límite en el 30% o bien en el 40%. En caso de superarlo, es muy poco probable que cualquier banco esté presto a darnos la hipoteca, puesto que va a existir un serio peligro de que acabemos sobreendeudados y de que no podamos abonar las cuotas.
También, es esencial tener un buen historial crediticio, o sea, haber pagado siempre y en todo momento sin inconvenientes todas y cada una de las deudas que hayamos contraído. Si el banco halla impagos nuestros registrados en archivos de morosidad, nuestra petición va a ser rechazada de forma automática.
¿Tu situación laboral es estable?
La tercera condición a reunir es que gocemos de una situación laboral estable. Si somos asalariados, eso significa tener un contrato indefinido (lo idóneo es que todos y cada uno de los titulares cumplan este requisito) y contar con cierta antigüedad en la empresa. Si entramos a trabajar en una compañía hace poco tiempo, el banco valorará asimismo que llevemos unos años desempeñando nuestra actividad, singularmente si nuestra trayectoria profesional es ascendiente.
En cambio, si somos autónomos, el banco nos va a mirar con peores ojos, conque deberemos demostrar que nuestro negocio es viable y que nos reporta unos ingresos estables y suficientes para hacer en frente de la hipoteca. Para esto, vamos a deber dar distintos documentos: las declaraciones de la renta de los últimos tiempos, las últimas declaraciones trimestrales del Impuesto sobre el Valor Añadido, etc.
¿Cumples estos requisitos? Estas son las mejores hipotecas
Cumplir todos y cada uno de los requisitos citados va a hacer, conforme HelpMyCash.com, que tengamos considerablemente más opciones de lograr financiación para adquirir una residencia (si bien la resolución final siempre y en todo momento va a depender del banco). En un caso así, podemos aproximarnos a diferentes entidades y consultar por las condiciones de sus hipotecas para compararlas y ver quién tendría la mejor oferta.
A tipo variable, por poner un ejemplo, podemos hallar ofertas tan atractivas como la de Openbank (desde euríbor más 0,79%) o bien la de Bankia (desde euríbor más 0,99%). Y a tipo fijo, las hipotecas de Coinc y de Bankinter, las dos con un interés del 1,79% a 20 años, asimismo pueden ser una buena opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *