Este martes 11 de mayo cambian los límites de velocidad en España. Mañana va a entrar claramente en vigor la modificación de los límites de velocidad en vías urbanas, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 10 de noviembre de 2020, que ha implicado una reforma en el Reglamento General de Circulación.

Los límites generales de velocidad establecidos cambian dependiendo del género de vía: en aquellas que dispongan de plataforma única de calzada y acera, el límite va a ser de 20 km/h; en las vías de un solo carril por sentido de circulación, el límite va a ser de 30 km/h; y en las vías de 2 o bien más carriles por sentido de circulación, el límite proseguirá siendo de 50 km/h.

La medida específica de establecer la velocidad máxima en 30 km/h en las vías de un solo carril por sentido tiene una aceptación parcialmente baja por la parte de los conductores, conforme los datos recogidos en el Barómetro Fesvial de Seguridad Vial y Movilidad.

Los 2 últimos barómetros Fesvial se han efectuado en el tercer mes del año de 2020 y en el mes de febrero de 2021 y en ellos se valora la opinión de los conductores sobre diferentes aspectos de seguridad vial y la conducción, entre ellos esta medida de reducir a 30 km/h la velocidad en ciertas vías urbanas.

Equiparando los resultados de los dos barómetros se patentiza que conforme se acerca la data de aplicación de esta medida, prevista para el martes próximo 11 de mayo 2021, el grado de desunión se ha aumentado en nueve puntos, pasando del 21%, en 2020, al 30,5 % en 2021. El grado conforme se ha reducido en una proporción afín desde el 51% en 2020 al 43,2% en 2021. El porcentaje de conductores que se muestran indiferentes con la medida se ha mantenido en torno al 26 % en los dos barómetros.

Fesvial estima que reducir la velocidad en esta clase de vías puede contribuir entre un 15% y un 30% en la reducción global de la siniestralidad, sobre todo en aquellos accidentes en los que están implicados los usuarios vulnerables: bicis, motos, ciclomotores, automóviles de movilidad personal y viandantes, como la gravedad de exactamente los mismos. El peligro de muerte por atropello de un viandante es nueve veces menor si se circula a 30 km/h que si se hace a 50 km/h. Además de esto, aporta otros beneficios como la mejora de la pacificación del tráfico, la reducción del estruendos y la polución, lo que aumenta la habitabilidad y sostenibilidad de las urbes.

«Es esencial efectuar acciones de sensibilización dirigidas a la población, como por servirnos de un ejemplo con mensajes por medio de los paneles de correo variable, campañas en redes sociales, debates en los diferentes medios, jornadas explicativas sobre las ventajas de reducir la velocidad, distribución de folletos en las estaciones de servicio, concesionarios de vehículos, talleres, etc., para asegurar su cumplimiento y contribuir a la mejora de la seguridad vial y siniestralidad urbana», conforme Javier Llamazares, directivo general de Fesvial. Últimamente la Dirección General de Tráfico (DGT) y la Federación De España de Ayuntamientos y Provincias (FEMP) han publicado una guía educativa y explicativa sobre la aplicación de los límites de velocidad en vías urbanas dirigida primordialmente a los municipios.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *