Si una cosa nos ha aportado la pandemia en el campo de las telecomunicaciones es un criterio más exigente en el momento de seleccionar operador de internet. Ya no nos es suficiente con una velocidad de vértigo. Ahora conocemos de manera perfecta la diferencia entre los megas de subida y los de bajada, y tenemos alergia, absolutamente justificada, a todo cuanto no sean conexiones simétricas.

Tampoco estamos prestos a conformarnos con un servicio técnico eficiente, sino deseamos garantías de que los gastos de instalación, el alta de línea y otros procedimientos anteriores no nos van a concluir por salir más costosos que la cuota final. En este contexto en el que nos preparamos para dar la bienvenida a la revolución del 5G, ya no somos unos recién llegados al planeta de las nuevas tecnologías que se sorprenden con cada nuevo avance, ignorando toda la letra pequeña.

El día de hoy, cuando el acceso a la fibra óptica es más una necesidad que un privilegio, cuando nuestra casa es, al tiempo, oficina, instituto y cine, somos siendo conscientes de que los contratos tradicionales son cosa del pasado. De que hace falta algo más que un navegador que cargue veloz nuestras páginas frecuentes o bien un gestor de descargas que bata récords en el momento de bajar contenidos.

En resumen: en la temporada de la digitalización integral, demandamos planes integrales. De ahí que, poco a poco más, los extras que ofrecen las diferentes compañías se transforman en la diferencia clave en el momento de contratar sus servicios. Es justo en este punto en el que resalta singularmente Virgin telco.

Desde el mes pasado de mayo, en que penetró en el tablero de las telecomunicaciones nacionales, Virgin telco ha ganado fama de compañía flexible al límite en el diseño de sus tarifas; una virtud, a propósito, que era marca de la casa en su compañía matriz, Euskaltel. La filosofía de esta empresa es que el usuario solamente debe abonar con lo que utilice, y no aceptar el sobrecoste de bultos con servicios incluidos por fuerza, como acostumbra a ser el caso de las líneas de telefonía fija.

No obstante, si bien esta estrategia le ha reportado un éxito notable a lo largo de la pandemia, el mercado demanda movimientos todavía más valientes. Ahora que nos hallamos en plena segunda ola y las limitaciones de movilidad vuelven a ser parte del paisaje rutinario, lo que el enorme público busca es sencillez para comunicarse con sus seres queridos y una oferta de ocio variada, de calidad y de forma permanente actualizada.

Veamos ahora qué Virgin telco plantea en este sentido.

Planes cargados de extras
Para comenzar, hay que charlar escuetamente de las ofertas básicas de Virgin telco, que constan de 2 planes de fibra óptica. Primeramente, tenemos una conexión básica de 300 megas, ideal para las necesidades del usuario promedio (navegación, descargas, «streaming», etc.), que sale a solo 33 euros por mes con una permanencia de 12 meses.

Caso de que esta velocidad se quede corta, sobre todo a fin de que los juegos para videoconsolas y la reproducción de contenido 4K no se ralenticen, existe la tarifa de 600 megas por 39 euros por mes, con idéntico requisito de permanencia. En los dos casos se trata de conexiones simétricas y costos finales, sin altas ni otros gastos auxiliares.

Sabiendo esto, ¿cuál es el primer servicio extra que se puede contratar con Virgin telco? Uno de los más solicitados: las líneas móviles. Por solo seis euros es posible agregar una línea con 20 GB de datos, con opción a bonos de recarga por medio de la aplicación de la compañía. Si prefieres navegar sin límite, entonces la cuota asciende a 29 euros auxiliares.

¿Es posible agregar más líneas? Como es natural. Con Virgin telco tienes la opción de contratar hasta 5 líneas móviles, escogiendo desde la segunda si las quieres con 10 GB (nueve euros/mes), 20 GB (14 euros/mes) o bien con gigas ilimitados (37 euros/mes). Pasamos ahora a los bultos de T.V.. Son dos: Premium y Premium Extra, a ocho y 14 euros por mes, respectivamente. En el primer caso tienes más de 50 canales temáticos y función replay, al paso que el segundo ofrece un catálogo de más de 90 canales, incluyendo FOX, MTV y Disney Channel.

Además de esto, si esto no te basta, puedes contratar asimismo el Paquete Estrenos (nueve euros/mes) y el Paquete Segunda T.V. (seis euros/mes), para gozar de todos estos contenidos en un segundo TV en casa. Escojas lo que escojas en este apartado, te llevas asimismo un decodificador Android 4K de nueva generación, compatible con las primordiales plataformas de entretenimiento.

Y hablando de esto, y para acabar, Netflix tampoco se podía quedar fuera del repertorio de extras de Virgin telco. El plan básico, Netflix Fan, te da una subscripción al servicio y 10 GB de datos extra para tu línea móvil (en el caso de que la tengas contratada) por solo ocho euros por mes. Esta tarifa cuenta con 2 opciones de mejora.

Puedes ver Netflix en 2 pantallas y en HD por cuatro euros más, o en hasta 4 pantallas y en formato Ultra HD por solo ocho euros auxiliares. Por si no fuera suficiente todo esto, si contratas fibra y móvil ya antes del 23 de noviembre, te llevas seis meses de subscripción a Netflix absolutamente sin coste.

Fuente: ABC.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *