Un absceso es una infección y también inflamación por acumulación de pus en una cavidad. Por norma general la causa es una infección bacteriana. Puede ser interno o bien externo. Los abscesos son muy usuales en pequeños.

Causas del absceso

Aislamiento de una infección

Los abscesos pueden formarse en prácticamente cualquier una parte del organismo los generan infecciones, eminentemente bacterianas, como la ‘Staphylococcus aureus’, parásitos y materiales extraños. El sistema inmunitario dirige glóbulos blancos, leucocitos, eminentemente neutrófilos, cara el área inficionada a fin de que se amontonen en el tejido lesionado. Esto genera inflamación y pus que es la acumulación glóbulos blancos vivos y fallecidos, tejido fallecido, bacterias y otras substancias.

Hay múltiples géneros de abscesos:
– Absceso bucal. En un diente.
– Absceso gingival. En el tejido periodontal.
– Absceso abdominal. En la cavidad abdominal.
– Absceso hepático. En el hígado.
– Absceso pulmonar. En el pulmón.
– Absceso periamigdalino. En torno a las amígdalas.
– Absceso anorrectal. En la zona del ano y el recto.
– Absceso de Bartolino. En las glándulas de Bartolino ubicadas a los dos lados de la abertura vaginal.
– Absceso cerebral. En el cerebro.
– Absceso epidural. En la medula espinal, huesos del cráneo, columna vertebral o bien cubierta exterior del cerebro.
– Absceso mamario. Obstrucción mamaria. Puede ser una mastitis.

– Absceso cutáneo. En la piel.
– Absceso subcutáneo. Bajo la piel.
– Absceso del psoas. En el largo músculo lateral a la zona lumbar de la columna vertebral y la cavidad pélvica.
– Furúnculo.
– Abscesos en paladar blando. Puede ser un síntoma de SIDA positivo.

Síntomas del absceso

Inflamación y acumulación de pus

Los abscesos externos se advierten merced al enrojecimiento, inflamación y dolor que genera la acumulación de pus. Los abscesos internos

Diagnóstico del absceso

Examen físico, muestra y pruebas de imagen

El examen físico acostumbra a ser suficiente para diagnosticar un absceso externo; para identificar la causa se puede tomar una muestra de líquido. No obstante, para los abscesos internos se precisarán pruebas de imagen como una tomografía computerizada (TC) o bien una resonancia imantada (RM).

Tratamiento y medicación del absceso

Depende del género de absceso

El absceso en general se trata de drenar, en ciertos casos se requiere cirugía, y se prescriben antibióticos.

Prevención del absceso

Buena higiene personal

Las medidas de prevención se proponen, eminentemente, para los abscesos externos en tanto que acostumbran a ser ocasionados por carencia de una higiene conveniente o bien una herida no tratada. Una buena higiene de manos, lavándolas con agua y jabón a lo largo de unos 20 segundos, y personal, pueden ser realmente eficaces para prevenir una infección. Además de esto, asimismo es esencial sostener cortes y heridas limpios, secos y cubiertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *