Las zigomicosis son infecciones fúngicas producidas por hongos filamentosos omnipresentes (están en el medioambiente, materia orgánica, acostumbra a o bien estiércol) que pertenecen a la clase Zigomicetos y que están divididos en 2 órdenes: Mucorales y Entomoftorales. Las infecciones ocasionadas por los Mucorales llamadas mucormicosis, son de veloz evolución con un curso clínico violento. El humano tiene una contestación eficiente y veloz en frente de los Zigomicetos con lo que estas infecciones fúngicas afectan esencialmente a pacientes con el sistema inmune desgastado.

Causas de la zigomicosis

Hongos de la clase Zigomicetos

Los hongos de la clase Zigomicetos están presentes en el medioambiente, suelo, estiércol y/o materia orgánica y la infección se genera por inhalación de esporas, por inoculación directa en una herida o bien lesión de la la piel o bien por ingesta de comestibles contaminados. Todos y cada uno de los hongos de la clase Zigomicetos medran con velocidad y esporulan abudantemente. Colonizan comestibles ricos en hidratos de carbono simples en tanto que su primordial fuente energética el es carbono de la glucosa. Medran de forma perfecta a unos 27 grados y en un entorno húmedo.

– Del orden de los Mucorales, que dan sitio a las mucormicosis están: ‘Absidia corymbifera’,’Apophysomyces elegans’, ‘Mucor indicus’, ‘Rhizomucor pusillus’, ‘Rhizopus oryzae’, Cunninghamella bertholletiae’, ‘Cokeromyces recurvatus’, Saksenaea vasiformis’, ‘Syncephalastrum racemosum’.
– En el orden de los Entomoftorales se encuentran: ‘Basidiobolus ranarum’ y ‘Conidiobolus coronatus/Conidiobolus incongruus’.
Las infecciones ocasionadas por los Mucorales se identifican por su veloz evolución, con destrucción de tejidos y también invasión de vasos sanguíneos. Los modelos de zigomicosis son:
– Zigomicosis rinocerebral. Se puede estimar como la más usual. Comienza en los senos paranasales por la inhalación de esporas y se extiende a ojo de buen cubero y cerebro.
– Zigomicosis pulmonar. Acostumbra a aparecer en pacientes con neutropenia.

– Zigomicosis cutánea. Aparece por inoculación del hongo en la piel. Es muy invasiva y compromete tejidos como: el tejidos celular subcutáneo, la grasa, el músculo, el tejido conectivo (facia) y el hueso.
– Zigomicosis gastrointestinal. Se presentan en casos de desnutrición extrema o bien en pacientes con enfermedades sistémicas graves como el Sida o bien el lupus eritematoso sistémico. Sobre todo invade estómago, colon y también íleon con invasión de mucosa, submucosa y vasos sanguíneos. Los signos con enterocolitis necrotizante en pequeños prematuros y en adultos lesiones tipo masa en el apéndice. Es de pronóstico muy grave.
– Zigomicosis esparcida. Se presenta en pacientes con el sistema inmune desgastado. Acostumbra a entrar a nivel pulmonar si bien asimismo puede hacerlo desde el tracto gastrointestinal, los senos paranasales o bien por medio de lesiones cutáneas. Puede llegar al cerebro, bazo, corazón y otros órganos.

Los primordiales factores de peligro para sufrir zigomicosis son padecer:
– Neutropenia.
– Hiperglicemia.
– Acidosis.
– Hemocromatosis.
– Diabetes no tratada. Cetoacidosis diabética.

Síntomas de la zigomicosis

Depende del género de zigomicosis

Conforme el género de zigomicosis los signos son:
– Zigomicosis rinocerebral. Congestión nasal, congestión nasal con sangre, dolor de cabeza retro-ocular, fiebre y malestar general. Puede evolucionar a edema periorbitario, visión turbia o bien pérdida de la visión y también, aun, necrosis en el paladar.
– Zigomicosis pulmonar. Los síntomas incluyen fiebre persistente tras administración de antibióticos de extenso fantasma, tos no productiva, dolor en el pecho, complejidad para respirar progresiva y veloz, dolor
– Zigomicosis cutánea. Los signos son: eritema y progresión a necrosis.
– Zigomicosis gastrointestinal. Los síntomas son: dolor, distensión abdominal, náuseas, vómitos aun con sangre, diarrea que puede ser con sangre y fiebre.
– Zigomicosis esparcida. Puede presentar los síntomas de todos y cada uno de los géneros de zigomicosis previamente descritas.

Diagnóstico de la zigomicosis

El diagnóstico precoz es clave

Frente a la sospecha de zigomicosis el diagnóstico, además del examen físico y la descripción de síntomas, debe incluir: evaluación de escupitajo, de secreciones nasales, muestras de sangre y de orina. Asimismo se pueden requerir muestras conseguidas por aspiración con aguja fina, biopsias transbronquiales, biopsias de senos paranasales, raspados de lesiones necróticas y biopsias abiertas. Los cultivos requieren una incubación mínima de tres a cinco días.

Tratamiento y medicación de la zigomicosis

Cirugía y terapia antifúngica

El tratamiento y medicación de la zigomicosis consiste en la supresión quirúrgica del tejido inficionado y el tratamiento intensivo con medicamentos antifúngicos. El pronóstico acostumbra a ser reservado en tanto que cambian dependiendo del área perjudicada y el estado de salud del enfermo.

Prevención de la zigomicosis

Eludir la posibilidad de infección por hongos

Las personas con factores de peligro de desarrollar una zigomicosis deben eludir la posibilidad de infección, por poner un ejemplo, emplear mascarillas que impidan la inhalación de esporas y resguardar las heridas en frente de la inoculación de los hongos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *