La tuberculosis es una infección ocasionada por ‘Mycobacterium tuberculosis’ o bien bacilo de Koch, una bacteria que compromete el sistema respiratorio al afectar a los pulmones. Está en el mundo entero y un alto porcentaje de los nuevos casos se encuentran, conforme datos de la organización mundial de la salud (OMS) en India, China, Indonesia, Filipinas, el Pakistán, Nigeria, Bangladesh y Suráfrica. Afecta, eminentemente, a los adultos en los años más productivos de su vida. El tabaquismo aumenta sensiblemente el peligro de enfermar de tuberculosis.
La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire al expulsar bacilos al toser, estornudar o bien escupir. Se puede tener tuberculosis latente; esto es, que han aspirado el bacilo mas todavía no han enfermado y no pueden transmitir la enfermedad. La tuberculosis se puede sanar y prevenir.

Causas de la tuberculosis

Bacteria ‘Mycobacterium tuberculosis’

La bacteria ‘Mycobacterium tuberculosis’ es alcohol-ácido resistente y resistente al frío, a la congelación y a la desecación; en cambio, es altamente sensible a las de calor, luz solar y luz ultravioleta. El desarrollo de la ‘Mycobacterium tuberculosis’ está subordinado a la presencia de oxígeno y el valor del pH circundante. Su multiplicación es muy lenta: se divide entre cada 16 o bien 20 horas y puede entrar en estado latente retrasando su multiplicación días o bien años. Su reservorio natural es el humano tanto el sano portador como el propio enfermo.
La tuberculosis se transmite de persona a persona a través del aire al expulsar bacilos al toser, estornudar o bien escupir. No obstante, el modo perfecto más simple de contraerla es mediante alguien cercano: una persona con la que se convive o bien un colega, por poner un ejemplo. La tuberculosis puede afectar a cualquier órgano mas la infección más frecuente afecta los pulmones donde causa daño tisular (tubérculos) y lugar desde donde se extiende, por vía sanguínea o bien linfática, a otros órganos.

Tienen más peligro de desarrollar la enfermedad las personas con el sistema inmunitario desgastado, quienes sufren diabetes, pacientes de enfermedad nefrítico grave, quienes sufren algunos géneros de cáncer o bien prosiguen tratamientos con radioterapia o bien quimioterapia, quienes prosiguen un tratamiento con inmunosupresores, quienes son fumadores o bien presentan malnutrición. Asimismo sensibilizan ciertos fármacos para el tratamiento de la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn y la soriasis.
Es población susceptible de contraer la enfermedad: el personal sanitario o bien de un centro asistencial, vivir en un país donde la tuberculosis es una enfermedad común o bien vivir con alguien inficionado.

Síntomas de la tuberculosis

Aparecen cuando la enfermedad está extendida

Los síntomas que delatan la presencia de tuberculosis aparecen cuando la enfermedad ya está avanzada y son:
– Fiebre.
– Sudoración.
– Pérdida involuntaria de peso.
– Expectoración purulenta.
– Tos. Puede ser con sangre.
Entre las dificultades de la tuberculosis se incluyen:
– Dolor en la columna vertebral. 
– Daños en las articulaciones. 
– Meningitis.
– Inconvenientes nefríticos o bien hepáticos. 
– Inflamación y edema en los tejidos que rodean al corazón que puede causar un taponamiento cardiaco fatal.

Diagnóstico de la tuberculosis

Muestras de escupitajo o bien prueba veloz

El examen físico, descripción de síntomas, auscultación con un estetoscopio, análisis de sangre y pruebas de imagen pueden ser la pauta que prosiga el médico. No obstante, frente a la sospecha de un caso de tuberculosis la baciloscopia de escupitajo, que examina las muestras de escupitajo bajo el microscopio, es una prueba eficiente desde hace bastante tiempo mas no deja determinar si hay farmacorresistencia.
Hay pruebas veloces que advierten, de forma simultánea, la tuberculosis y la resistencia a la rifampicina, que es la pauta de tratamiento más esencial contra la enfermedad. Estas pruebas veloces dejan, además de esto, advertir la tuberculosis pediátrica.

Tratamiento y medicación de la tuberculosis

Pauta de medicamentos a lo largo de seis a nueve meses

Frente a la tuberculosis activa la pauta farmacológica que se deberá proseguir, y cumplir, a lo largo de seis a nueve meses. El especialista va a poder valorar la evolución del caso dependiendo del estado de salud del paciente, la zona perjudicada, etc.. Los fármacos que se utilizan con más frecuencia para tratar la tuberculosis son: isoniacida, rifampicina, etambutol y pirazinamida.
Si el caso es de tuberculosis latente, tal vez solo sea preciso tomar solo uno o bien 2 medicamentos contra la enfermedad. Frente a la tuberculosis farmacorresistente se emplean fluoroquinolonas, una combinación de antibióticos, y fármacos inyectables, como amikacina o bien capreomicina a lo largo de entre 20 y 30 meses.

Prevención de la tuberculosis

Tratar la tuberculosis latente y resguardar a familiares y personas próximas si se sufre el tipo activo

El único género de tuberculosis infeccioso es el activo, cuando afecta los pulmones con lo que si se trata se evitará el contagio a otros. No obstante, las cautelas, frente a un caso de tuberculosis activa han de ser más pormenorizados singularmente a lo largo de múltiples semanas tras el comienzo del tratamiento hay que:
– Eludir salir de casa.
– Dormir en una habitación sin contacto con otras personas.
– Ventilar la habitación o bien estancia en la que esté el enfermo.
– Emplear mascarilla para cubrir la boca y la nariz. Mascarillas, pañuelos o bien lonas que se desechen, por haber estado en contacto con boca y nariz, han de ser desechadas en una bolsa hermética y eliminadas en la basura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *