Conforme la OMS hay un millón de casos al día de infecciones sexuales que tienen tratamiento y cura. La asociación de España de dermatología y venearología asimismo ha advertido sobre el preocupante incremento de infecciones de esta clase. Una de las enfermedades transmisión sexual (ETS) muy habitual y que se considera la ETS más curable es la tricomoniasis o bien ‘tric’; una infección por el parásito protozoario ‘Trichomonas vaginalis’. Los portadores, hombres y mujeres, pueden ignorar que están inficionados pues la mayoría no tienen síntomas.

Causas de la tricomoniasis

Transmisión mediante las relaciones íntimas

La tricomoniasis se genera por la infección del aparato urogenital del humano por el parásito ‘Trichomonas vaginalis’. Se ha calculado que el periodo entre la exposición y la manifestación de síntomas cambia entre los 5 y los 28 tras la infección.

Los factores de peligro son:
– Promiscuidad sexual.
– Antecedentes de ETS.
– Antecedentes de tricomoniasis. Una de cada 5 personas pueden inficionarse otra vez durante los 3 meses siguientes tras haber recibido el tratamiento.
– Sostener relaciones íntimas no seguras sin preservativo.

Síntomas de la tricomoniasis

Secreciones, comezón y otros

En mujeres la tricomonisis es una forma de vaginitis o bien colpitis. Los síntomas acostumbran a ser:
– Secreción vaginal verdosa o bien amarillenta.
– Molestia a lo largo de las relaciones íntimas.
– Fuerte fragancia vaginal.
– Dolor al mear.
– Comezón, ardor y dolor en la vagina y la vulva.

En los hombres los síntomas pueden ser:
– Comezón en el pene.
– Ardor tras mear o bien eyacular.
– Secreción del pene.
Las dificultades de la tricomoniasis en mujeres embarazadas pueden ser: tener un parto prematura, bebé con bajo peso al bebé y transmitir al bebé la infección en el parto.

Diagnóstico de la tricomoniasis

Análisis de antígenos

Además del examen físico, la descripción de síntomas y la historia clínica el diagnóstico se consigue a través de el análisis veloz de antígenos y la ampliación de ácido nucleico.

Tratamiento y medicación de la tricomoniasis

Antibióticos

El tratamiento más habitual para la tricomoniasis, aun en embarazadas, es la prescripción de antibióticos: metronidazol o bien tinidazol. Los dos miembros de la pareja deben hacerse el tratamiento y si se ha mantenido relaciones íntimas con otras parejas es clave ponerse en contacto con ellas a fin de que asimismo se sometan al diagnóstico y al tratamiento.

No se debe tomar alcohol a lo largo de las 24 horas siguientes al consumo de metronidazol o bien 72 horas tras tomar tinidazol en tanto que puede provocar náuseas y vómitos intensos.
Lo más probable es que el médico requiera una nueva prueba tras las un par de semanas de haber recibido el tratamiento para confirmar la sanación y que no se ha producido una reinfección. Sin tratamiento, la tricomoniasis puede alargarse a lo largo de meses o bien años.

Prevención de la tricomoniasis

Utilizar conmutes

El empleo adecuado de los conmutes de látex, o bien del material conveniente si se es alérgico o bien alérgica al látex, es el procedimiento de prevención más conveniente mas siempre y en toda circunstancia hay que rememorar que los conmutes no cubren toda el área y todavía se corre el peligro de infección. Las personas que hayan sufrido un episodio de tricomonisis deben abstenerse de sostener relaciones íntimas (vaginales, anales o bien orales) hasta el momento en que los síntomas hayan desaparecido y hasta el momento en que se confirme que no se corre el peligro de transmitir nuevamente la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *