La descripción precisa de la fimosis es esta: estrechez de la abertura del prepucio que impide descubrir el balano total o bien parcialmente. Una de las rutinas del pediatra cuando visita a un pequeño es revisar que al retraer el prepucio el balano queda al descubierto. Si no es de esta manera, no cabe duda de que el prepucio no es suficientemente ancho y entonces hay fimosis. Este trastorno complica la higiene del pene y además de esto causa dolor en las relaciones íntimas.

Causas de la fimosis

Aparece en pequeños y asimismo en edad adulta

La primera causa de la fimosis es innata y se puede advertir de manera fácil en los pequeños. Mas los hombres adultos asimismo sufren esta enfermedad. Hay esencialmente 2 causas para la aparición de la fimosis en la edad adulta. En ciertos casos, hombres que siempre y en toda circunstancia han tenido estrecho el prepucio ven de qué forma se acentúa esta característica al empezar relaciones íntimas. La otra causa es la aparición de infecciones a menudo en la zona genital. La infección más usual es la balanopostitis (infección del balano y el prepucio). La hinchazón que produce causa la cicatrización del prepucio.

La fimosis puede ser innata y aparecer al nacer o bien aparecer en adultos. La fimosis se clasifica en 3 tipos:
– Puntiforme. Son los casos en que el estrechamiento del prepucio se genera solamente en la zona del agujero. La micción es bastante difícil.
– Cicatricial o bien adquirida. La parte externa de la piel del agujero del prepucio está dura. Puede ser ocasionada por infecciones (hongos o bien bacterias…), inflamación crónica o bien trauma en el prepucio. La micción puede ser difícil.
– Cancelar. El prepucio no se retrae absolutamente y forma un anillo alrededor del balano sin dejar ver el atravieso balánico.

Síntomas de la fimosis

Inconvenientes para mear

Los síntomas más frecuentes de la fimosis son:
– Relaciones íntimas dolorosas por el hecho de que el prepucio se retrae totalmente tras el balano a lo largo de la erección.
– Inconvenientes para mear.
– Infecciones como la balanitis.
– Adherencias en la zona que une el prepucio con el balano.
– Aparición de la parafimosis, que ocurre cuando el balano esta hinchado y se procura que pase por el anillo del prepucio, mas no puede regresar a la situación normal.
– Parafimosis que se genera cuando el balano está inflamado y se fuerza su paso por el anillo del prepucio de forma que este no puede volver a su situación normal todavía cuando no haya erección. Se considera una emergencia médica.  

Si la fimosis no ha sido tratada y no se prosiguen adecuadas medidas de higiene la fimosis, si bien se han dado poquísimos casos, puede derivar en cáncer de pene.

Diagnóstico de la fimosis

Exploración visual

El médico pediatra acostumbra a revisar si el pequeño tiene fimosis a través de una exploración física y visual. Si observa que el prepucio no se retrae tras el balano total o bien parcialmente, es que el paciente tiene fimosis.

Tratamiento y medicación de la fimosis

Intervención quirúrgica

El tratamiento frecuente es efectuar una intervención quirúrgica por la que el anillo del prepucio se fija en la parte trasera del balano. Esta técnica es la circuncisión. Asimismo existe la posibilidad, menos usual, de hacer una prepucioplastia, consistente en dejar el prepucio como está y ampliar el anillo prepucial.
En el caso de pequeños menores de 3 años se puede procurar el tratamiento con corticoides.

Prevención de la fimosis

Cuidar la higiene

Es más que recomendable lavar el pene con agua y jabón a los menores de 3 años. La enorme mayoría de fimosis desaparecen entre los 3 y 4 años. Cuando el pequeño ya tiene 3 años pueden efectuarse tratamientos con pomadas y acompañarlos de maniobras que no sean bruscas para procurar bajar la piel. El aseo debe incluir una limpieza esmerada del prepucio para quitar el esmegma, la secreción blanquecina y espesa de los órganos genitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *