Esquizofrenia es el nombre asignado a un conjunto de enfermedades mentales que se identifican por perturbaciones de la personalidad, alucinaciones y pérdida del contacto con la realidad. Ya antes se estimaba que el enfermo de este trastorno no podía tener una vida normal, mas hoy día la mayoría de los pacientes que prosigue un tratamiento pueden tener un cada día parcialmente normal.
La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que altera funciones cerebrales básicas como el pensamiento, la percepción, las emociones y la conducta.
Los avances en la medicina han tolerado desarrollar medicinas más eficientes y que generan menos efectos secundarios. El paciente precisa ser disciplinado y continuar el tratamiento a rajatabla y asimismo eludir determinados hábitos, como el consumo de tabaco, alcohol o bien drogas.

Causas de la esquizofrenia

Todos estamos expuestos

La esquizofrenia puede afectar a cualquier persona. Hombres y mujeres están expuestos a desarrollar esta enfermedad, si bien en el caso de los hombres los síntomas tienden a ser perceptibles ya antes, entre los 15 y los 35, al paso que en las mujeres acostumbra a aparecer en la franja de edad que va desde los 20 a los 40 años.
Las causas no están claras, mas la comunidad científica ha probado que existen determinados factores que predisponen a desarrollar esta enfermedad mental:
– Predisposición genética hereditaria.
– Haber sufrido un traumatismo craneal fuerte.
– Consumo de drogas de forma continuada.

– Vivir situaciones de agobio máximo.
La combinación de una predisposición genética al lado de factores externos puede producir un desequilibrio químico cerebral que afecta a los neurotransmisores, en especial a los dependientes de la dopamina y la serotonina. Y este proceso desencadena la esquizofrenia.
Se han definido múltiples géneros de esquizofrenia:
– Esquizofrenia paranoide. El paciente tiene ideas surrealistas y alucinaciones auditivas.
– Esquizofrenia catatónica. Falta de movimiento y expresión por la “desconexión” de la realidad. En los casos más graves el paciente continúa inmóvil (estupor catatónico) o bien con movimientos repetitivos (automatismos) a lo largo de días o bien semanas.
– Esquizofrenia desordenada o bien hebefrénica. Comportamiento irrefrenado no conveniente al contexto. El paciente puede reír o bien charlar fuera de tiempo, plañir sin causa aparente… El lenguaje es incongruente y desordenado.

– Esquizofrenia indiferenciada. El paciente no reúne síntomas específicos o bien sufre múltiples síntomas de la esquizofrenia paranoide, catatónica o bien desordenada.
– Esquizofrenia residual. Síntomas que deja un episodio precedente de esquizofrenia o bien síntomas resistentes al tratamiento.

Síntomas de la esquizofrenia

Percibiendo la realidad de forma distorsionada

Existen algunos síntomas que son comunes en los enfermos de esquizofrenia y que dejan intuir que la enfermedad se está desarrollando. Son síntomas que afectan esencialmente al pensamiento y a la conducta como:
– Desvaríos, alucinaciones y percepción anormal de la realidad.
– Tendencia a aislarse.
– Escaso control de las emociones.
– Lenguaje desorganizado.
– Aparición de ideas surrealistas.
– Complejidad de concentración.
– Lentitud en el pensamiento.
– Inconvenientes de memoria.
Otros síntomas pueden confundirse con depresión:
– Charlar con voz apagada.
– Charlar poquísimo aun de cosas esenciales.
– Falta de expresión facial.
– Complejidad para sentir dicha.
– Inconvenientes para planear y sostener una actividad.
– Complejidad para procesar la información y tomar resoluciones.
– Complejidad para prestar atención.
Lo común es que el paciente esquizofrénico no sea violento mas puede haber peligro si la enfermedad no se trata.

Diagnóstico de la esquizofrenia

Observación del comportamiento del paciente

El diagnóstico de la esquizofrenia tiene que fundamentarse en las conversaciones del siquiatra con el paciente como con la familia. De manera adicional, como complemento se efectúan otras pruebas para descartar otras enfermedades. Para diagnosticar la esquizofrenia, el médico no puede fundamentarse en análisis de laboratorio o bien pruebas físicas; tiene que llegar al diagnóstico basándose en el meticuloso análisis de la conducta del paciente.

Para esto, no solo tiene que examinar al enfermo sino asimismo ayuda poder charlar con familiares y personas que conviven diariamente con él. Hay una serie de cuestionarios que dejan valorar la situación del enfermo en todos y cada instante y, por lo tanto, observar su evolución negativa o bien positiva. La evaluación incluye:
– La apariencia.
– La actitud.
– La orientación.
– La actividad psicomotora.
– El periodo de atención.
– La memoria reciente y pasada.
– El funcionamiento del lenguaje.
– El juicio y la inteligencia.

Tratamiento y medicación de la esquizofrenia

Antipsicóticos y psicoterapia

La esquizofrenia no tiene cura. Se trata de una enfermedad crónica que precisa de tratamiento a lo largo de toda la vida del paciente. Este tratamiento incluye medicación y psicoterapia. Los fármacos asisten a calmar los síntomas al paso que las sesiones de psicoterapia pretenden asistir al paciente a entender su enfermedad. Hay que empezar el tratamiento a la mayor brevedad por el hecho de que ayuda en la labor de lograr que el paciente tenga una vida parcialmente normal.
El tratamiento no se debe interrumpir por el hecho de que provocará un agravamiento y requerirá hospitalización. Los antipsicóticos son las medicinas que se emplean frecuentemente para el tratamiento. En todos y cada caso el médico receta una pluralidad o bien otra de este género de medicamentos y decide qué dosis es la conveniente.

La esquizofrenia provoca en el enfermo cambios de actitud que complican tener la disciplina precisa para continuar el tratamiento. La mayoría de esquizofrénicos abandonan plenamente el tratamiento en algún instante y esto provoca prácticamente siempre y en todo momento una recaída que acentúa y agudiza los inconvenientes del paciente.
Aparte, se debe incluir un programa de educación familiar y habilidades para el manejo del enfermo; psicoterapia y terapias de grupo; y rehabilitación para sostener una rutina, conseguir un trabajo, continuar con los estudios y hacer una vida normal.

Prevención de la esquizofrenia

Hábitos saludables

No hay una forma eficiente de prevenir la esquizofrenia, mas está claro que hay que limitar el consumo de tabaco y alcohol y eludir plenamente el consumo de drogas. Una vez la enfermedad aparece es esencial tener disciplina y continuar unos hábitos vitales saludable, que incluyen horarios regulares, dieta equilibrada, ejercicio moderado y la prohibición de ingerir substancias excitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *