La endometritis es la inflamación del endometrio, la mucosa y epitelio que cubren el interior del útero y donde tiene sitio, a lo largo de la concepción, el proceso de implantación embrionaria. Es clave no confundir la endometritis con la endometriosis. La endometritis ocasionada, en general, por una infección. Puede cronificarse.

Causas de la endometritis

Infección del útero por ETS, tuberculosis, vaginosis bacteriana o bien por un parto prolongado

La aparición de la endometritis puede acontecer por una infección o bien en enfermedad de transmisión sexual (ETS) como la clamidia, la blenorragia, tuberculosis o bien la vaginosis bacteriana. Asimismo está la endometritis puerperal tras un espontáneo, un parto, una cesárea o bien un parto prolongado; y la endometritis crónica que es la inflamación persistente del endometrio, que normalmente, es asintomática. En el caso de la medicina reproductiva advertir la endometritis persistente o bien crónica tiene relevancia pues puede ser causa de abortos involuntarios o bien falta de implantación embrionaria.

Existen factores de peligro para la aparición de la endometritis que son procedimientos como:
– Dilatación y raspado.
– Biopsia de endometrio.
– Histeroscopia o bien visualización de la cavidad uterina a través de una lente.
– Colocación de un dispositivo intrauterino (DIU).
– El parto.

Síntomas de la endometritis

Malestar general, fiebre, dolor abdominal y sangrado vaginal anormal entre otros muchos

Los signos que pueden apuntar la existencia de endometritis son:
– Malestar general.
– Fiebre moderada o bien alta.
– Dolor pélvico.
– Dolor abdominal.
– Sangrado vaginal anormal.
– Secreción vaginal anormal de fragancia y consistencia atípicas.
– Estreñimiento.
– Abdomen relajado.

La endometritis crónica es asintomática o bien tiene síntomas inespecíficos como hemorragias uterinas que no guardan relación con el periodo menstrual, flujo pestilente anormales y dolor pélvico.

Diagnóstico de la endometritis

Examen pélvico y otras pruebas

El diagnóstico se efectúa, generalmente, en la consulta ginecológica. El especialista efectuará un examen pélvico para advertir si hay sensibilidad abdominal en el bajo abdomen y minoración de los sonidos intestinales. Asimismo va a recoger muestras de secreciones del cuello uterino para advertir clamidia, blenorragia y otros microorganismos.
Asimismo se puede proponer conseguir una muestra de tejido endometrial o bien efectuar una laparoscopia. Además de esto, se efectuarán análisis de sangre para conocer el recuento de glóbulos blancos y cultivos de orina, en especial, en el caso de la endometritis puerperal.

Tratamiento y medicación de la endometritis

Reposo, hidratación y antibióticos

Reposo, tomar líquidos, tener una conveniente salud y también higiene sexual y antibióticos acostumbra a ser la pauta de tratamiento en frente de la endometritis. El tratamiento es clave, por poner un ejemplo, para prevenir un posible caso de infertilidad femenina; la aparición de un absceso; o bien una infección pélvica extendida.

Prevención de la endometritis

Higiene sexual para los casos de infección por ETS

Las medidas de prevención de la endometritis se centran en los casos en que su aparición depende de una ETS. Es clave sostener la abstinencia sexual hasta el momento en que se supere la nosología y sostener relaciones íntimas seguras a través de el empleo de preservativos de barrera bien puestos y eludir las relaciones íntimas de peligro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *