El síndrome de fatiga crónica, enfermedad sistémica por intolerancia al esmero o bien encefalomielitis miálgica es un trastorno que causa una sensación intensísima de cansancio que no se calma con el reposo. Sus iniciales son EM/SFC La causa no se ha determinado aún y es bastante difícil de diagnosticar por el hecho de que ciertos síntomas son comunes a otras enfermedades. El tratamiento se centra en progresar la calidad de vida del paciente. Este trastorno se da más en las mujeres, entre los 40 y los 60 años, que en los hombres.

Causas del  síndrome de fatiga crónica

No hay una causa identificada

No se ha identificado una causa específica que sea la que desencadena la enfermedad, mas hay una pluralidad de factores que se sospecha que pueden influir. Por servirnos de un ejemplo, uno de ellos es haber sufrido una infección viral en concreto ocasionada por ciertos virus como el de Epstein-Barr y el del herpes. La conexión entre infección y la aparición del síndrome de fatiga crónica no se ha probado fidedignamente, mas es una línea de investigación clara. Asimismo se sospecha que pueda haber relación entre la enfermedad y el hecho de tener un sistema inmunitario enclenque. Las personas con síndrome de fatiga crónica semeja que tienen niveles anormales de hormonas producidas por el hipotálamo, la hipófisis o bien las glándulas suprarrenales en sangre mas no se puede detallar su relevancia todavía.

Síntomas del síndrome de fatiga crónica 

Cansancio continuado 

Los síntomas más usuales de este enfermedad son:
– Cansancio continuado pese a haber dormido o bien descansado.
– Inconvenientes para dormir.
– La fatiga empeora con el ejercicio físico o bien mental.
– Dolor muscular.
– Complejidad de concentración.
– Mareas.
– Dolor de garganta.
– Cefalea.
Las dificultades del síndrome de fatiga crónica pueden ser depresión, aislamiento social, afectación al modo de vida que se ve muy limitado y incremento.

Diagnóstico del síndrome de fatiga crónica

Complejidad para diagnosticar 

No existe prueba clínica alguna que por si acaso sola pruebe la existencia de la enfermedad. El médico debe observar los síntomas detenidamente y precisa un cierto tiempo para asegurar que el enfermo sufre el síndrome de fatiga crónica puesto que los síntomas son compartidos con otras enfermedades como los trastornos del sueño, hipotiroidismo, inconvenientes de corazón y/o bien pulmones o bien trastornos de salud mental como depresión, ansiedad, trastorno bipolar o esquizofrenia.

Tratamiento y medicación del síndrome de fatiga crónica

La meta es progresar la calidad de vida, puesto que no hay cura total

La ciencia no ha conseguido localizar una cura para esta enfermedad, con lo que el propósito es progresar la calidad de vida del enfermo y calmar los efectos de este trastorno. Asimismo se busca eludir dificultades como que el enfermo desarrolle un cuadro depresivo.
Una de las medicinas que se pueden dirigir en ciertos casos es exactamente la gama de antidepresivos, que asisten además de esto a progresar la calidad del sueño y reducen el dolor. Paralelamente hay que efectuar ejercicios terapéuticos que combinan adiestramiento cognitivo con ejercicio ligero.

Prevención del síndrome de fatiga crónica

Hábitos vitales saludable

No hay unas medidas claras que eviten la aparición de este síndrome, mas es conveniente continuar una dieta equilibrada, no consumir alcohol en grandes cantidades, no fumar, tener buenos hábitos de sueño (no usar pantallas ya antes de irse a dormir, no leer ya antes de apagar la luz…), dormir 8 horas al día y efectuar ejercicio moderado de manera frecuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *